, , ,

Lo que nos quieran vender

Cuando empezaron los recortes las reformas, que diría el Presidente Rajoy, nos dijeron que no había y mucha gente se lo creyó, simplemente porque la mayoría hacemos las cuentas del Estado como si fuesen las nuestras y cuando no hay pues no se gasta, pero era mentira, simplemente estaban pasando de lo público a lo privado, desmontando lo de todos para dárselo a unos pocos que se lo pueden permitir. 

La Avaricia de la IglesiaLo que mi santo viene resumiendo en van a vender hasta los mantos de la Virgen del Pilar, pobre mío tan listo para algunas cosas y tan tierno para otras, los mantos de la Virgen, como los bienes de las parroquias del Aragón oriental (principal lucha política de nuestro muy socialista Presidente del Gobierno de Aragón), o la Mezquita de Córdoba son y serán siempre de ellos, de los de la sotana revestida y el cepillo en B, los del Vatileaks I y II,  la “institución más antigua del mundo”, disculpad que me pierdo, a lo que iba, nos reformaron lo de todos para que mejorase el negocio para algunos.

Ahora, cuatro años después del principio del fin ya no es ningún secreto, cada día en los cortes publicitarios tenemos la prueba palpable de la maniobra, elegantemente vestida de publicidad de la buena, emotiva, sobria, sentimental, profesional, eficaz...
 
De dónde creéis que sale esa altruista preocupación por nuestra salud, esa salud que están dispuestos a proteger por un nada módico precio, tantas compañías antiguas y nuevas que hasta se publicita el comparador de seguros médicos, de dónde sino de nuestro miedo.

Universidad PrivadaY como la salud, la educación, ¿cómo no ahorrar para que tus hijos se labren un futuro en esos campus de película americana dónde cada alumno parece un aspirante a Rivera o una copia aún más jovencita de Arrimadas?, la seguridad ¿acaso solo a mí le dan miedo los anuncios de alarmas?, las pensiones, la dependencia, la vida misma.

Porque nosotros, los españoles récord mundial en seguros de decesos teníamos tan solo un seguro de coche y uno de hogar obligatorio para firmar la hipoteca, y hay tantos por vender, tantos miedos por explotar. Solo era preciso retirar la red protectora pública para que nada nos diferencie del resto y los que se queden en las cunetas el camino, pues eso la viva imagen de lo que no quieres para los tuyos.

11 comentarios :

  1. “LA RANA QUE NO SABÍA QUE ESTABA HERVIDA”:
    “Imaginen una cazuela llena de agua, en cuyo interior nada tranquilamente una rana. Se está calentando la cazuela a fuego lento. Al cabo de un rato el agua está tibia. A la rana esto le parece agradable, y sigue nadando. La temperatura empieza a subir. Ahora el agua está caliente. Un poco más de lo que suele gustarle a la rana. Pero ella no se inquieta y además el calor siempre le produce algo de fatiga y somnolencia.
    Ahora el agua está caliente de verdad. A la rana empieza a parecerle desagradable (los recortes, privatiza…). Lo malo es que se encuentra sin fuerzas, así que se limita a aguantar y no hace nada más. Así, la temperatura del agua sigue subiendo poco a poco, nunca de una manera acelerada, hasta el momento en que la rana acaba hervida y muere sin haber realizado el menor esfuerzo para salir de la cazuela.
    Si la hubiéramos sumergido de golpe en un recipiente con el agua a cincuenta grados, ella se habría puesto a salvo de un enérgico salto.”
    “Lo que nos enseña la alegoría de la rana es que siempre que existe un deterioro lento, tenue, casi imperceptible, pasa inadvertido y la mayoría de las veces no suscita reacción, ni oposición, ni rebeldía”.
    Una premisa muy importante sería la de tener conciencia de nuestro momento presente. Vivimos pensando continuamente en el futuro y esto hace que nos quedemos dormidos.
    Por lo cual debemos elegir: ¡Conciencia o cocción!!

    ResponderEliminar
  2. Una lección estupenda la que te ha dejado Chaly Vera. Para pensar y recapacitar largamente. Desde el principio de la democracia nos han estado robando, mintiendo, estafando...con razón lo dijo el jefe de la familia Pujol: "Si empiezan a agitar el árbol vamos a caer todos..." Pues sí, que caigan; aún no estamos muertos.
    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día me alegra más haber encontrado a gente tan estupenda como él, como tú y tantos otros y otras que pasan por esta casa y nos dejan su opinión.
      No estamos muertos, no lo estamos

      Eliminar
  3. Razón lleva Chaly Vera...
    Nos están "cociendo".

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Por una vez y sin que sirva de precedente voy a estar de acuerdo con el primer comentario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Por si a la rana le faltara un hervor te recuerdo los seguros de pensiones, esos tan interesantes para "complementar" tu pensión pública. Una panda de tiburones, de común acuerdo con nuestros benefactores gubernamentales, se están repartiendo el pastel. Y la ministra Báñez dando con el soplillo para que no se apague el fuego.
    Con la rana, no sé, pero con nosotros van a acabar con todos.
    Besos, guapa. Para que no sean todo desdichas, sepas que hoy nos hemos comido un cocido maragato con un vinito de uva mencía y nos hemos acordado de vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos recordéis en los buenos ratos es un subidón.
      Besos a los dos

      Eliminar
  6. Que conste que mi frase de "van a vender hasta los mantos de la Virgen del Pilar", tras una coma verbal (,) acaba: si fuesen suyos. Que no lo son, como bien dices. Con Educación y Sanidad ya tienen negocio para unos años. Los seguros, las pensiones, la Dependencia,... ya lo llevan bastante avanzado. TQ.

    ResponderEliminar