, , , , ,

Preguntas arriesgadas

el otoño se marcha, se acerca el inviernoAfirma la sabiduría popular que no debes hacer una pregunta si no conoces la respuesta y si bien no parece un gran lema para avanzar en innovación y desarrollo, ni siquiera para descubrir nuevas formas o placeres, cabe afirmar que es una gran divisa para no salir de la zona de confort, para no correr riesgos, que se habla mucho de viajes asombrosos y destinos por dibujar pero todos añoramos nuestra manta y su sofá.

Lo que nadie parece saber decirte es qué hacer cuando la pregunta que llevas años declinando con su conocida respuesta cosida a pespunte, cuando esa cantinela sencilla y pegadiza al modo de niños recitando la tabla de multiplicar de repente se rompe, cómo seguir adelante cuando la respuesta hecha no encaja en el hueco de la pregunta retórica.

Ya no es posible volver atrás, tragar la pregunta formulada al descuido, sin ánimo de saber nada nuevo, la respuesta nueva, desconocida, disonante rompe el equilibrio sobre el que se asienta tanto que el silencio que la precede parece capaz de tragarlo todo.

De nuevo a la intemperie, sin red.

15 comentarios :

  1. Debemos hacer la pregunta, aún sin saber la respuesta. Y cuando esperamos la respuesta y no llega, hay que buscarla,
    aunque temamos que no nos gustará.

    Lo otro, es correr en círculos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No suena muy bien esto, por lo que parece. :(

    En todo caso, hay preguntas que se hacen porque la incertidumbre y el vivir en vilo es peor y nos atormenta. A veces necesitamos la respuesta para saber a qué opciones atenernos. Para poder, en fin, seguir con nuestra vida aunque sea una vida distinta a la que teníamos, para no estancarnos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si sabemos la respuesta, ¿para que preguntamos?, a veces, la sabiduría popular se equivoca. Las preguntas nunca son arriesgadas, pueden ser inoportunas pero arriesgadas y peligrosas son las respuestas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Lo malo es que no tenemos respuestas para tantas preguntas.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. En preguntar lo que sabes
    el tiempo no has de perder. ..
    Y a preguntas sin respuesta
    ¿quién te podrá responder?

    Don Antonio Machado, que tanto sabía de palabras y silencios.

    ResponderEliminar
  7. conozco esa sensación cuando una querría retirar la pregunta pero la respuesta ya ha sido dado y ha abierto un abismo al que es imposible no mirar... habrá que recoser esa red, con otras certezas... con esas certezas que esa respuesta, estoy segura, no ha sido capaz de romper...
    hoy te mando un abrazo...

    ResponderEliminar
  8. No puedo estar más en desacuerdo con esa frase de la sabiduría popular. Es incoherente respecto a esa misma sabiduría popular que dice que preguntando se va a Roma. El problema de las palabras es que sirven para un argumento tanto como para el otro. Yo me quedo con la que me interesa. Hay que preguntar a los demás y a uno mismo. Y buscar. El excesivo confort nos hace débiles y más tontos. Aunque sea maravilloso. Buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  9. Hacer y hacerse preguntas siempre es bueno, incluso cuando creemos tener la respuesta, porque eso significa que dudamos hasta de nuestras propias respuestas y dudar es un ejercicio sanísimo para ejercitar el pensamiento, o al menos eso creo yo, aunque también en eso tengo mis dudas.

    Un cariño, Pilar.

    ResponderEliminar
  10. Yo pregunto para saber y si la respuesta no es de mi gusto, me pregunto el por qué.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Una cosa es la pregunta retórica que no necesita respuesta porque en ella va implícita y otra es preguntar por lo que no se sabe. Yo siempre lo he tenido muy claro: en las preguntas está la verdad. Las respuestas pueden ser muy diversas, dependen de lo que nos quieran ocultar. Pero si nos referimos a lo que está pasando en este momento, yo creo que en el Gobierno de Rajoy nadie sabe jugar al ajedrez...porque una jugada puede tener muchas respuestas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Estás muy críptica hoy.
    Dicen que uno es amo de sus silencios y esclavo de sus palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. También conviene que nos miremos con manga ancha para que nuestras reflexiones, nuestras afirmaciones o nuestras negaciones permitan la duda que es el fundamento de cualquier conocimiento. Tenemos que valorar la duda y aprender a dudar para percibir el deseo de traspasarla y ver la luz tras el túnel. Un beso

    ResponderEliminar
  14. El mundo está hecho de miles de preguntas sin respuesta...
    Bss.

    ResponderEliminar
  15. Tengo que darle la razón a Toro, estaba muy oscura hoy, es lo que tiene cuando escribes desde el sentimiento y lo haces a cara descubierta.
    Gracias a todos y a todas por estar aquí.

    ResponderEliminar