, , , ,

Saber quién eres

Mujer disfrazada de hombre
Tras echarle un vistazo a las últimas encuestas y notar como cada día estoy más rodeada de ilusión naranja no puedo sino llegar a la conclusión de que somos hombres de clase media, por mucho que se empeñen Jordi Évole y Owen Jones (la encarnación rubia de Iñigo Errejón) en que somos clase obrera, o como se decía en tiempos de mi abuela gente humilde o que se tomen las calles con el emocionado grito de “nos queremos vivas”, si los politólogos tienen razón y apostamos en las urnas por quienes creemos que van a defender mejor nuestros intereses*, no hay más que hablar.

El Partido Popular puede seguir defendiendo su indubitada recuperación económica y Albert Rivera al frente de sus Ciudadanos seguir poniendo en duda el porcentaje de denuncias falsas en materia de violencia de género (por encima de los datos oficiales del Consejo General del Poder Judicial) y halagarnos con un hastag muy femenino (#Lasmujerespedimospaso) que no feminista, e impulsar una reforma fiscal que suba el IVA a los productos básicos y baje el IRPF a los más ricos, porque como somos varones de clase media no precisamos seguir luchando por la equiparación de derechos, ni por la participación en igualdad, ni por los mismos sueldos a los mismos empleos, ni por caminar por la calle sin soportar las babosadas de cualquiera, por ser libres de amar y dejar de hacerlo, ni por supuesto garantizar un Estado que proteja a los más débiles porque si son pobres, precarios, desahuciados, parados de larga duración, enfermos de hepatitis, ancianos sin posibles, discapacitados, madres solas, niños sin almuerzo, universitarios exiliados como mano de obra barata para Merkel algo habrán hecho y no nos toca a los demás mantenerlos a la sopa boba.

El único problema es que me acuerdo del resultado del test de la OCDE (aquí, por si te apetece hacerlo) y sigo teniendo espejos donde me miro, sin tener aún motivos para avergonzarme.



* Más allá de esta interpretación técnica, todavía hay quien cree que existe gente que vota pensando en un mundo mejor para tod@s aun cuando el sueño pueda salirle más caro que abandonar a la gente, incluso viva, en las cunetas y no se trata del mismo colectivo que cree en unicornios rosas.

18 comentarios :

  1. Desde que me he enterado que soy uno de esos pensionistas que Hacienda considera "ricos", noticia leída en el Confidencial, ya tengo claro que tengo que defender mis intereses de rico y esos solo los defiende una panda de mangantes y corruptos, tengo que, dado mi nuevo status, aprender de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estudiar ricachón ;)
      O a seguir peleando como cada día.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Creo que podemos abrió las puertas del bipartidismo pero ciudadanos se hizo con la clase media que es la más descontenta, y una vez conseguida esa imagen ya importa poco lo que digan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que tienes razón, a tod@s nos resulta más atractivo pensarnos altos, guapos y bien plantados, que sabernos en precario y peleando para no caer. Quizás seamos capaces de romper el hechizo.
      Un beso

      Eliminar
  3. Pues sí, según ese Owen Jones parece que somos la "clase media" y que nos dejan aparcados ahí con pocas posibilidades de maniobra....somos la infantería de a pie...con tendencia a in- prosperar hacia la pobreza... ¡ nos necesita! Todo está muy bien estudiado; el bipartidismo permanecerá... Decía el muchacho este que que lo que se pretende es enfrentarnos a nosotros mismos ¡somos los culpable! Madre mía...La casta sigue...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El discurso de Owen Jones es tremendamente lúcido, pero ¿nos gusta oirlo? Lo dudo y esa es buena parte del problema.
      Un beso

      Eliminar
  4. creo que hemos visto las mismas encuestas y que nos han hecho el mismo efecto...
    yo cada vez entiendo menos a este país a sus habitantes...
    pero en fin... mantengo la esperanza hasta el veinte de diciembre...
    la esperanza, digo, de que la gente entienda lo que ha pasado, lo que pasa y lo que pasará... sí, no creo en unicornios rosas, pero casi...
    besotes!! y como siempre un placer pasar por tu casa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vamos a rendirnos, al menos hasta el 20D y luego ya veremos.
      Un abrazo y gracias por estar

      Eliminar
  5. Lo que me pregunto es qué métodos han conducido a este adormecimiento general. Por qué los abuelos mantienen a las familias y callan. Por qué los padres mantienen a sus hijos en casa mucho después de la mayoría de edad y callan. Por qué los jóvenes bien preparados, universitarios o no, son explotados sistemáticamente y callan. Por qué los periodistas son explotados y manipulados y callan. Por qué los trabajadores ven cómo se les priva de sus derechos y callan. Por qué callamos todos. Por qué nadie es capaz de enfrentar a los responsables con sus responsabilidades. Por qué nadie ha dado una patada en los huevos a un solo culpable. Siquiera sea como desahogo. Son preguntas para las que no tengo respuesta. Ya lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿miedo? ¿falta de herramientas? ¿deseo de que todo pase? O como dice Nacho, "si no miras, no está"
      En cualquier caso es preciso despertar, luchar contra la idea de que "se puede"
      Un beso

      Eliminar
  6. ¿Clase media? Ja,ja,ja desde luego eso de poner palabras que no hemos dicho en nuestra boca debe ser una nueva táctica. Ahora nos meten en el "somos" y ya está, todos juntitos nos votamos. Aunque no seamos el "somos" sino el "ellos" o el "vosotros", ese grupo de gente que quedará en la cuneta(muy cierta tu imagen). Y sí, sobre todo vosotras, cuidado de a quién votáis. Hay algunos a los que ya se les ve el plumero anti-femenino o feminista, da igual. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que las mujeres seamos capaces de ver más allá de la "buena pinta" y seamos conscientes de que el yerno perfecto acaba siendo el cuñado insoportable.

      Un beso

      Eliminar
  7. Ya volvemos con esa entelequia que es la "clase media".
    Que yo sepa, cobrar una nómina, por buena que sea, es ser de la clase obrera.

    Una de las razones que nos ha "desclasado", o hecho perder la conciencia de clase a los obreros, son estos
    juegos semánticos, y aprovechar el afán que tenemos de sentirnos importantes individualmente.

    Así nos va.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso como nos cuesta entender que el lenguaje machista es responsable de mucho de nuestra realidad, pero comprendemos que el lenguaje está sirviendo para modificar nuestras percepciones de clase y con ello, nuestra capacidad de reacción.
      Mucho para meditar.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. PP, fachas viejos.
    Ciudadanos, fachas jóvenes.
    Ves haciendo la suma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suman tanto que me hiela los huesos, poeta, ¿podemos vencerlos?

      Un beso

      Eliminar
  9. Esto es un infierno como decía Stallone en la película de Rambo y lo seguirá siendo. Van a ganar los mismos, seguiremos lo mismo, y ellos seguirán riéndose. Pero como la gente los vota en lar urnas, y dicen que esto es una democracia, pues eso es lo que hay. Somos idiotas, que le vamos hacer.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, Rafa, tú decides que voto metes en el sobre. No bajemos los brazos antes de tiempo.

      Un beso

      Eliminar