, , , ,

Al límite del calendario de adviento


Este ha sido un adviento muy diferente, la política ha copado tantas horas que apenas me he dado cuenta de los adornos navideños y los preparativos (cenas, invitados, regalos, felicitaciones...) han ido resolviéndose sin apenas debate y como en un milagro mundano, amanece 24 de diciembre y está todo resuelto. 

Sabemos dónde cenamos (a pesar de las dificultades nos sentaremos todos los hermanos a la misma mesa) y lo que tenemos que llevar, tengo todos los regalos comprados, envueltos e identificados (sobre los riesgos de equivocarse hay mucho y divertido escrito), la mesa para Navidad se quedará puesta y la comida (en exceso como siempre) espera en disciplinada formación en la nevera y su ampliación (suerte del frío para guardar en la terraza lo que no cabe dentro).

A falta de saber si convenceré a los niños de lo divertidos guapos que están con esos jerseys de renos que compré en un arrebato el año pasado y de comprobar si entro en el vestido que me apetece ponerme, estamos casi dispuestos para celebrar la Nochebuena y no quiero ni puedo marcharme si dedicaros un momento a vosotros con quienes comparto un rato casi cada noche parloteando hablando sobre lo que pasa en este mundo extraño en el que vivimos, sois una parte importante de mis días y os deseo, también en estos todo lo mejor, que disfrutéis con las personas que os quieren, que el recuento de los ausentes se compense con el de las nuevas presencias y que sea realmente una buena noche en la que más allá de lo establecido realmente os sintáis queridos.

Y como regalo os dejo una preciosa luna llena para que esta noche sea aún más mágica.

6 comentarios :

  1. Gracias por el regalo, te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Un precioso regalo si tenemos en cuenta que ya no habrá otra como la luna de esta noche hasta dentro de treinta y pico años.

    Besos luneros, y Felices Fiestas, guapísima.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, las fiestas me gustan a la vez que me resultan agotadoras como un día laboral pero mi parte infantil las recibe con gusto. Espero que las tuyas sean maravillosas. Feliz nochebuena y feliz navidad.

    P.D. Me he perdido la luna, por despistado. Y lo malo es que la luna no es algo que le puedas ir pidiendo así como así a la gente.

    ResponderEliminar
  4. Ya nos tocaba a todos sentarnos a la mesa tranquilos, hacer recuento y descansar después de un mes de diciembre en el que no hemos parado.

    Felices fiestas, Pilar.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ Felíz nochebuena !!. Seguro que ese vestido te sigue sentando bien, la compañía será grata, y la alegría de la noche será compartir mesa con aquellos que nos quieren.

    Un beso, y felices fiestas.

    ResponderEliminar