, ,

El mago de Oz o la merma de Ciudadanos

El truco del mago de OZ
Sorprende la valoración general de los resultados de Ciudadanos, un partido que ha evolucionado desde una minoría autonómica a un partido nacional en menos de un año y que pasa en su primer intento de 0 a 40 escaños peleando contra un sistema electoral que perjudica y mucho a quienes entran desde posiciones rezagadas, como si hubiesen perdido algo.

Cierto es que los medios, muchos medios, demasiados medios habían conseguido elevarles a la categoría de segunda o como poco tercera fuerza en detrimento del PSOE y sobre todo de Podemos, partido con el que se les ha unido bajo la categoría de nuevos o emergentes, como si fuese más lo que les une que lo que les separa, olvidando cuestiones como el posicionamiento ideológico, el origen de sus miembros, el sistema de financiación propia…

Albert Rivera, lider de Ciudadanos
Iniciaron la campaña con el impulso de unos grandes resultados en las catalanas, pero su exposición en los medios, su falta de banquillo y que Rivera, el gran líder no arrasara en los debates les ha ido restando espacios, quizás porque vistos de más cerca, tras la pantalla o no hay mucho o no nos gusta lo que se ve. (Incomprensible sus declaraciones apenas 48 horas antes de las elecciones adelantando su apoyo silencioso al gobierno del más votado si se trata del PP, que quizás también le restó apoyos entre quienes prefieren el original a la copia)

Y es desde este análisis en el que se entiende la lectura en moderado negativo, el intento de ocupar un espacio al lado del Partido Popular que recogiese el desgaste de cuatro años de recortes no ha terminado de salir bien, juntos quedan por debajo no ya de los estratosféricos números del rodillo popular sino de la mágica cifra de la mayoría absoluta, los 176 que te permiten olvidarte de las Cortes y simplemente gobernar.

Objeto de deseo
Pero eso no significa que no hay un nuevo y potente grupo dispuesto a defender ideas diferentes, un grupo contrario a la consulta catalana, amigo de subir el IVA a los productos básicos, convencido de que un mercado laboral menos regulado permitirá crear más empleo y de que el Estado debe pagar para que el empresario ahorre, un grupo poco amigo de extranjeros, favorable a intervenciones militares y poco o nada sospechoso de feminista, que representa al 14% de los votantes y más que dispuesto a ser decisivo, porque sus líneas rojas parecen claras: la unidad de España, más allá todo es posible.

De hecho no conviene olvidar que presta soporte al Psoe de Susana Díaz en Andalucía y al PP de Cristina Cifuentes, sin que ni los EREs ni la Púnica les hayan supuesto problema alguno, una posición bisagra a dos bandas más propia de los nacionalistas a quienes tanto detestan.

5 comentarios :

  1. Y todos esos peros que le hacen un partido menos fresco y diferente de lo que se presumía les ha pasado factura. Al final Pablo Iglesias se ha beneficiado del voto de de los que han visto en Rivera más de lo mismo y han preferido un cambio más real con Podemos. Me alegra que la suma de Ciudadanos y PP siga sin dar mayoría absoluta. Resoplo aliviado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resoplemos juntos, pero con prudencia, queda mucho partido.
      (te echaba de menos)
      Un beso

      Eliminar
  2. Puaffffffffff puaffffffffff. Es la voz del Ibex 35.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las voces caben, el peligro es cuando se embozan.
      Saludos

      Eliminar
  3. Yo, como no entiendo nada de política, me pregunto ¿Y qué se hace ahora después de estas elecciones en las que todos ganaron y nadie puede gobernar?
    Abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar