, , ,

Espíritu navideño o todo lo contrario

el Grinch
Apenas recuperada de los primeros excesos navideños le doy una vuelta a la prensa y compruebo que muchos de nuestros políticos y aún muchos más comentaristas se identifican bastante más con el Grinch que con los hacendosos duendes ayudantes de Santa Claus y no parecen dispuestos a la menor tregua o respiro, apenas recogidas las armas de la campaña se aprestan a dinamitar cualquier posibilidad de acuerdo entre diferentes, obviando que los iguales no precisan de tamaño esfuerzo (aunque haya espacios dónde pertenecer al mismo equipo tampoco garantice estar de acuerdo).

palabras cruzadas
Pienso en los regalos que habrán recibido la pasada noche y a pesar de que lo ideal hubiera sido regalarles a cada uno una parte de las piezas de un puzzle de 10.000 tampoco nos iría mal si se sentasen a disputar una partida de Los colonos de Catán o de Scrabble.

gnomos en colaboración
Cualquier cosa que les recuerde que lo importante no son ellos, sino nosotros, que a ninguno le hemos entregado las llaves el reino y que en estos nuevos tiempos toca ser mejores.

Ojalá tengan cada uno un par de cuñados de otro palo y hayan compartido cenas, comidas y sobremesas en las que con la placidez provocada por la abundante comida y dulcificados por el vino trasegado hayan abordado al filo el café y los turrones conversaciones reposadas, en las que se mezclan sueños imposibles y espacios comunes.

6 comentarios :

  1. Pasadas las celebraciones navideñas, nuevamente acuden a la memoria de la gente las inquietudes sobre lo que será el destino de nuestra democracia a partir de febrero de 2016. Si en el referéndum que ha sido convocado se impone el No, que muestra válidas posibilidades, es muy probable que la institucionalidad que nos rige dé un giro, donde no precisamente gane un partido de oposición en las elecciones presidenciales de 2019, sino que desaparezca ese síndrome del líder único que se impone desde 2006.

    El negocio del Movimiento Al Socialismo (MAS) -su estrategia, si se quiere ser más preciso- ha sido atacar furiosamente lo que se llamó la democracia ‘pactada’. Se dijo y se afirma hoy que el sistema de alianzas imperante hasta 2005 era inmoral y vergonzoso porque servía solamente para que tres o cuatro fuerzas políticas se turnaran en el poder, expoliando a la nación y poniendo bajo su planta a los otros dos poderes del Estado: el Legislativo y el Judicial. No obstante, está claro que con un partido ampliamente predominante, como el MAS, la situación no cambió, sino que empeoró, porque fue una sola tienda política la que provocó tantos o peores abusos que la censurada democracia de pactos.

    Se ha desacreditado que se haga alianzas políticas para gobernar, pero sin observar que es saludable para el sistema de derecho no dejar todo el poder a un solo partido ni a un único personaje. Si un partido gana con mayoría absoluta está bien porque es la voluntad popular. Pero no está bien que con el poder que le pueden otorgar dos tercios en la Asamblea actúe como un rodillo y quiera modificar la Constitución para favorecer a su jefe. No es bueno para el sistema que a fuerza de las influencias que otorga el mando se pretenda la eternización de un líder.

    Para que lo precedente no suceda es importante la actividad decidida de otras fuerzas políticas en los próximos cuatro años. Los políticos y la población tienen que quitarse el estigma de que hacer pactos para gobernar es malo. Se debe transmitir a la ciudadanía que no existe democracia más sana que la participativa, donde son varias las opciones para elegir, y donde, por tanto, se dará fin con el unipartidismo, que no es bueno.

    Hay que hacer votos para que, suceda lo que sea en el referéndum de febrero, se llegue a 2019 con partidos sólidos para disputarle la mayoría al MAS, con liderazgos fuertes, porque eso nos garantizará una democracia plena y segura.
    http://www.eldeber.com.bo/opinion/editorial/democracia-viene.html

    ResponderEliminar
  2. Je, je.

    Supongo que alguno se habrá llevado una buena "catilinaria" de su cuñado en la sobremesa navideña.

    O quizás no, dado lo serviles que somos con los poderosos en este país. No hay nada como un cuñado en las altas esferas para asegurarse un presente plácido y un futuro prometedor.

    De todas maneras, ha llegado el momento de la verdad, y de empezar a negociar de una manera realista. O eso, o repetir elecciones en Marzo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Van a tener que entenderse y ceder en cuestiones.
    Tanto dentro como fuera.

    Y sí, siguen pensando en ellos.
    Menudo panorama...

    ResponderEliminar
  4. Crees que se darán cuenta que lo importante somos nosotros y no ellos???

    Permíteme que lo dude.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Y esa cena en familia, cuando ha salido la pregunta y tu a quien has votado?
    A ver si se acaba ya y cada uno a su casa.

    ResponderEliminar