, , ,

La clave de IKEA: llamar al montador

IKEA sin regalos Granados
Cuando mis hijos optaron por el divorcio amistoso, además de perder el cuarto de estar/plancha/consola/invitados nos tocó desembarcar en IKEA a la caza y captura del dormitorio juvenil del que ganó el sorteo de “cuarto nuevo”, así que tras el proceso de diseño y pintura y sin auxilio de Escuela de Decoración alguna, nos lanzamos al mundo del hazlo tú mismo convencidos de que sería una terapia familiar cuando menos interesante.

Y mientras montamos las estanterías, colgamos las cortinas, encajamos la mesa y la cama, la cosa no fue mal, recuerdo con cierto agobio el proceso de convertir aquella confusa marea de piezas de irrepetible nombre en una silla de estudio con ruedas que además sube y baja, pero lo conseguimos.

Así que cuando nos lanzamos con el PAX, armario de dos cuerpos y puertas correderas en altobrillo blanco(?) de casi dos metros y medio pensamos que lo teníamos todo controlado, al fin y al cabo que el nombre del mueble no sólo fuese corto y replicable sino que pudiese inferirse devenido del latín, sonaba prometedor.

el maletín de IKEA de Granados
Que casi nos cuesta el divorcio a nosotros o que tras cuatro horas las puertas se negasen a no ya correr sino simplemente deslizarse es hoy una anécdota de prueba superada en familia, de trabajo en equipo y casi un pequeño orgullo del que presumíamos hasta descubrir que si hubiésemos llamado a un montador quizás se hubiese olvidado en el altillo un maletín como el que se dejó en casa del suegro de Granados, si es que no aprendemos…  

10 comentarios :

  1. Jajaajaja...hay que llamar al montador siempre!
    Fíjate Granados...qué despistao...
    Morro tienen algunos para dar y vender.

    Besos Pilar,buen 2015!

    ResponderEliminar
  2. Busca, busca que lo mismo encuentras algo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. En mi casa se trabaja poco la marca pero, en cambio, este verano hemos tenido reiteradas visitas de fontaneros de dos ciudades distintas y juro por lo más sagrado que no sólo no han dejado ningún maletín sino que se han levantado una pasta gansa.
    Voy a tener que quejarme a doña Espero.

    ResponderEliminar
  4. Van de trola en trola...como esa en que se les ve besándose a todas horas a Granados y a la Espe... y ésta dice que no se conocen de nada...son tan sinvergüenzas que ya ni elaboran las mentiras.
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Armar esas cosas no... pero que facil es desarmarlas.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo también creo que ese desparpajo y ese sentido del humor nos enseña que ya les da igual todo. Hacen bromas, se burlan de nosotros en nuestra cara, están tan seguros de que el viento sopla a su favor que lo convierten todo en risa.A mí me gusta hacer reír voluntariamente pero no que se rían de mí. En fin... IKEA, eso sí, une mucho a las familias. Yo nunca he compartido tantas horas con mi padre como cuando montamos una estantería de libros en mi casa hace años. Afortunadamente sin divorcios.

    ResponderEliminar
  7. jajaja PILAR si es que todos deberíamos poner un montador de IKEA en nuestra vida que llegue con el maletín y se lo deje olvidado en le altillo del armario que monta ;) te diré que haya yo q soy una inútil integra he sido capaz de montar una cama de IKEA ... y ahora viene o mejor ¡ con u cuchillo! q ni destornillador tenía la amiga a la que ayude, todo es ponerse ;) muy divertida esta entrada y mira será cuestión de versiones al PAPA con aquello de q la familia q monta muebles de IKEA permanece unida ;)


    Un beso enooorme, mil gracias por todo lo que nos has informado aquí este año a mi y a todos TUS VIEJITO MARCHOSOS ( esto va por EMILIO MANUEL, q un día se dio por aludido y me da q de viejito tiene poco él, un besito t para él un ratito antes de volver a irme a pasar el fin de año a mi tierra ;) y

    MUUY MUY FELIZ SALIDA Y ENTRADA DE AÑO 2016, que te reserve a ti y a los tuyos todo lo mejor!


    Un beso grande y hasta el año que viene PILAR!

    ResponderEliminar
  8. yo soy tan mía que las estanterías (de momento sólo he montado estanterías) las monto sola... luego maldigo en arameo, me acuerdo de mí misma y de todos aquellos que me podrían haber ayudado, pero soy tan insoportable (lo reconozco) en determinadas circunstancias, que cualquiera que me ayudase, estoy segura de que dejaría de hablarme antes de acabar de montar la estantería...
    lo del maletín: sin palabras... me he enterado aquí, y aún no he procesado la información...
    en fin... siete millones han dicho que la corrupción no importa... sus motivos tendrán, aunque a mí se me escapen...
    besotes!! y un placer, como siempre!!
    y feliz año si no vuelvo antes de que se acabe!!

    ResponderEliminar
  9. En mi casa el montador se olvido un maletín, no veas que excitación al abrirlo pensando que hacer con un millón de euros, pero fue una cruel decepción, solo contenía facturas sin pagar y requerimientos de embrago, se ve que a los montadores de IKEA la vida les trata bastante peor que al suegro de Granados.

    Un cariño, Pilar.

    ResponderEliminar
  10. Si es que no sabéis....

    besos de Año Nuevo

    ResponderEliminar