, , ,

3 de 8, 56 de 365

#nosqueremosvivas
Números, tan solo eso. Empiezo a convencerme de que para demasiada gente las mujeres asesinadas por violencia machista no son nada más, porque si se parasen a pensar en ello clamarían las calles reclamando justicia y sobre todo seguridad para las que aún estamos vivas.

Pero curiosamente el discurso neomachista, al que no le duelen prendas de calificar de feminazis a las feministas que se significan en las redes sociales o en la prensa por su cerrada defensa de una igualdad que en demasiados casos solo existe sobre el papel, va creciendo en proyección. Basta leer los comentarios en la prensa digital ante las noticias de violencia machista, algunos tan terribles que asusta pensar que quienes los suscriben pasean por la calle a nuestro lado.

La violencia contra las mujeres crece y no cabe alegar, como bien explica Miguel Lorente, que hay otras violencias, que hay otros colectivos, que hay...a las mujeres las matan sus hombres porque se niegan a dejar de serlo, como venía a explicar el Arzobispo de Toledo (única parte de su discurso que no causa sonrojo, vergüenza o rabia), porque los hombres tienen un problema y lo pagamos nosotras.

Las mujeres no somos de nadie, las mujeres somos personas libres, autónomas e independientes capaces de amar, de dar, de entregar pero también de decir que ya no más y esa realidad supone la semilla de horror.

Siglos de tradición machista, de historias de amor romántico, de un ideal de mujer que no existe juegan en nuestra contra, porque no todo el machista mata, pero sin duda toda la violencia duele y cada golpe abre más la puerta al definitivo, al que supondrá un número más en esa lista que debería ser una prioridad para una sociedad que quiere ser decente.

14 comentarios :

  1. Pues si sorprende.Pero mas sorprende que una sociedad con tantas herramientas educativas vea crecer esta plaga. ¿De donde sale esta violencia machista in crescendo? Esos siglos de tradición de los que hablas tal vez. O esa desigualdad laboral entre hombres y mujeres que hace que unas cuantas se vean sometidas a su verdugo. O esos comportamientos de ciertos programas y cierta prensa que parecen alentar esa tradición. O sobre todo esa política que es buena condenando pero pésima previniendo. Ni el mejor de los partidos hace política seria de prevención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La violencia machista no sale ahora, nunca se fue, lo que sucede es que ahora es más visible. A mi lo que sorprende es el rearme del discurso machista empeñado en que las mujeres feministas persiguen no la igualdad sino la supremacía.
      En fin, que sin duda la educación es la clave, pero no solo pensando en los peques sino en todos, cada día, en cada momento, ante cada incoherencia, y mientras tanto asegurarnos que quien quiere decir NO puede hacerlo sin riesgo a perder la vida.
      Un beso

      Eliminar
  2. Lei en un periodico que en cuatro ciudades alemanas con las "mismas características" grupos de mujeres fueron acosagas por imigrantes arabes y todo el mundo femenil lamzo la voz de protesta. En este caso es necesario puntualizar lo siguiente: estos hombres desde su infancia escucharon a sus maestros que toda mujer que se aproxima sin recato (mirando a los ojos y sonriendo) son prostitutas y que manosearlas no es pecado. Las autoridades estaban en la obligacion de informar a sus ciudadanas de este pensamiento oriental.

    Estoy convencido que el machismo es fruto de la enseñanza materna principalmente, siempre hemos escuchado decir que ellas deben respetarnos "Tú eres su marido y ella debe respetarte y obedecerte" Por otro lado la religion judeo-cristiana es esencialmente machista.
    El machismo no se elimina con leyes duras para los castigadores y asesesinos. La solucion esta en la enseñanza desde el prekinder hasta el bachillerato y repitiendo todos los dias como una oracion: "El que pega a una mujer es un cobarde y la mujer que no denuncia la agresion es una imbecil" Todos los dias en la mañana y en la tarde y antes de iniciar las clases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo tener información suficiente para valorar lo sucedido en Alemania, pero la excusa del pensamiento oriental...
      Yo no he escuchado nunca eso del respetar y obedecer pero estoy de acuerdo en que la religión católica es machista, como lo es la judía o la mahometana y seguramente todas las que establecen reglas de obediencia a una jerarquía que debe sostenerse en base a la amenaza y el miedo.
      Apoyo tu planteamiento educativo, junto con leyes claras y duras, pero no lo dejaría en el bachillerato. Y un mantra (sin juzgar de imbécil a nadie) como ese cada día.
      Besos

      Eliminar
  3. El machismo mata siempre aunque no siempre deje cadáveres. Mata la autoestima, mata la posibilidad de decisión, mata el derecho de ciudadanía de sus víctimas. Y, a veces, asesina. Y mata a las mujeres por el único y exclusivo motivo de serlo. No agrede a los jefes, ni a los policías, ni a los jueces, ni a los bomberos. No mata a otros hombres. Mata a las mujeres porque lo son.
    Pero la mayoría de hombres prefieren no darse por aludidos y buscan la culpa en las víctimas o en otras mujeres. Las mujeres tienen ela enemigo dentro, dicen. Quizás, pero los hombres tienen a los asesinos en sus filas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta que no asuman la realidad de que comparten espacio, caña, trabajos, equipos y vida con asesinos y se vuelvan contra ellos, tendremos problemas. Nosotras ponemos las muertas, pero necesitamos la colaboración de todos los que no matan, ni personas, ni derechos, ni esperanzas.
      Un beso

      Eliminar
  4. Es un problema de educación, pero desde la cuna.

    Borrar siglos de machismo y de sumisión por la fuerza no es cosa de cuatro días, ni siquiera de treinta años. Exige un replanteamiento total de las relaciones sociales, empezando por la igualdad laboral, y acabando en la intimidad de la cocina de cada hogar, y dentro de cada cama.

    No va a ser una tarea fácil, hay que revisar muchas cosas. Pero hay que hacerlo con el esfuerzo de todos.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Sí,tristemente para muchos son sólo cifras.
    Cuestión de educación,sí,pero también de que mejoren los protocolos de protección,etc.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda las medidas de prevención son básicas, pero sin las de protección seguiremos regando con nuestra sangre sus calles.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Mientras quede alguien que siga justificando los hechos, culpabilizando a la mujer, encontrando mil excusas y además protegiendo a los hombres como si ellos hubiesen sufrido la misma lacra desde el inicio de los tiempos, no hay nada que hacer. Y las peores enemigas muchas veces están en nuestro campo.
    Personalmente me choquea mucho la etiqueta nazi empleada fuera de lugar y aquí por su empleo fuera de contexto, pero el mezclar churras con merinas está a la orden del día por falta de criterios propios, de análisis en profundidad, y sobre todo por seguir dándoles crédito a los que piensan que de todas formas lo que les ocurre y ha ocurrido a estas mujeres es porque se lo merecían, (vestimenta, no haber reaccionado antes, quedarse con ellos tanto tiempo, etc... y la lista es larguísima).
    Ojalá bastase sólo con educar en casa, ojalá.

    Este temita me pone de muy mala leche porque no avanzamos, no siento que se avance. Y me apena también.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que avanzamos, en conocimiento, en convencimiento, en espacios de libertad...quiero pensarlo porque si no, es demoledor. Creo también que debemos dar un paso adelante todas y cada una de nosotras y no dejar pasar ocasión alguna de poner el foco en todas y cada una de las actitudes machistas que presenciamos, vengan de donde vengan y sobre todo si vienen de nuestras filas, porque "no se nace mujer: llega una a serlo" que decía Simone de Beauvoir.

      Un beso

      Eliminar
  7. Te doy la razón en todo.
    Ahora es más visible.
    Pero siempre está.

    Besos.

    ResponderEliminar