, , ,

Un banquero agazapado en el móvil

Fainé, el lado tenebroso de la caixa
Como si de un propósito de Año nuevo se tratase, los bancos han decidido conquistarnos y para ello se han lanzado al bombardeo publicitario masivo.

 Ahora resulta que el banco es tan, tan moderno que habita en tu móvil o incluso quizás no existe (por mucha comisión que te cobre) como en el anuncio que sentencia “me gusta un banco desde el que se pueden ver las puestas de sol, para gestionar mi dinero ya tengo mi móvil” del imaginbank de Caixa que pudiese sonar avanzado si no fuese porque el eje de su lanzamiento, con una presentación al estilo TED, fue una videollamada de Isidro Fainé ¿hay algo más loco que pretender ser moderno con esta grabación al estilo maestro del lado tenebroso de la fuerza? Aunque quizás esa relación con la Guerra de las Galaxias sea la clave y a mí se me escape.

En fin, que mientras suben y suben las comisiones por sacar tu dinero del cajero, reducen a golpe de ERE sus plantillas, desahucian lo mismo aunque ya no lo veas en la tele y lastran nuestras cuentas públicas, ellos, los bancos se maquean de millennials (nativos digitales de entre 18 y 33 años a los que no les gustan ni las hipotecas, los coches o los bancos) para conquistar a fuerza de Apps el pobre corazón peculio de una generación que se resiste.

Y así las cosas, las voces cargadas de rabia razón como el Justicia de Aragón que plantean esquivar a las entidades financieras de la gestión de ayudas sociales, al menos en tanto no renuncien a obtener beneficio de la miseria, revocan en el silencio de la indiferencia. 


No aprendemosLa desigualdad es apenas noticia a pesar de ocupar el top ten de las clasificaciones, es algo que le pasa a otros, a nosotros a los que nos vendieron de los beneficios de ser bankeros, nos van convencer de que lo ideal es que tú gestiones tus cosas mientras abonas religiosamente sus crecientes e injustificadas comisiones, hasta que un día te des cuenta de que no quedan oficinas, ni personal, solo máquinas que no protestan, no discuten y sobre todo no piensan. Porque podría suceder que entre sus empleados hubiese alguno harto de este juego de engañar al prójimo para enriquecer al jefe.

7 comentarios :

  1. Yo cuando vi una publicidad de City Bank no sabía si llorar o reír. Mi compañera defendía a un hombre que demandaba a este banco por contrato leonino por una tarjeta de crédito(estaba tan encadenado a un préstamo de 3000 euros como mucha gente a una hipoteca, casi de por vida). Como la ayudé buscando información supe de las barbaridades que pueden llegar a hacer y cómo te venden con sonrisas esas tarjetas de pequeños préstamos y cómo luego es igual que si le vendieras el alma al diablo. Esto es un ejemplo de tantos. Cierta canción punk de Los ilegales lo decía sencillo: "Das la mano al banquero, cuéntate los dedos". Pues eso. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mí padre decía, que los más ladrones del mundo, son los bancos y los seguros. Pero sin ellos por desgracia, hoy día no se puede vivir.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que dices es cierto, mas, teniendo en cuenta que vivimos en un sistema capitalista en el que necesitamos de dinero para desenvolvernos, aún no hemos sido capaces de inventar una alternativa honesta al banquero ladrón. Ni siquiera somos capaces de organizarnos para defendernos de sus usuras. Peor aún, elegimos para que nos representen a quienes protegen a los que nos roban.
    Igual es que somos tontos directamente.

    ResponderEliminar
  4. Tesoro, son lo que son y nadie los va a meter en vereda, para nuestra desdicha.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Bertolt Brecht - Robar un banco es un delito, pero más delito es fundarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dice mi poeta de cabecera "Vivimos en la edad de oro de lo gris".

    ¿Como puede alguien arruinar una entidad y marcharse a casa con indemnizaciones millonarias?

    No solo habría que hacer que renunciaran a ese dinero, sino que devolvieran parte del que han cobrado y pasaran un tiempecito por la carcel.

    ResponderEliminar
  7. Que ya se que no se puede vivir sin ellos, pero al menos no nos creamos que son majos por favor.

    Besos

    ResponderEliminar