,

Defensa cerrada

No tengo ninguna duda sobre el peligroso machismo que esconde que la postura de Ciudadanos ante la especificidad de la violencia machista, un negacionismo que tan solo puede auspiciarse desde una concepción pervertida de la igualdad, pero tampoco me duelen prendas en afirmar y denunciar el machismo con el que se ha tratado la figura de Inés Arrimadas, máxima representante de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña.

Todo comenzó con aquella impresentable foto de El Mundo en la que aparecía tan solo su torso presentando la cabeza del líder de su partido, Albert Rivera difuminado en el fondo.  

Tras el debate de investidura del nuevo President de la Generalitat, Carles Puigdemont, el Periódico de Cataluña publicó un  reportaje en el que los textos a pie de foto de las políticas (Arrimadas y Gabriel) se refería a su vestimenta y los referidos a los políticos a su discurso, e Inés lo denunció en Twitter. 

Curiosamente el volumen de personas que no solo no le mostraron su apoyo sino que le echaron en cara que se quejase ha sido impresionante, los motivos variados; tú partido no defiende la igualdad así que te aguantas, esto no es importante, tu queja es simple postureo... e incluso ha habido quien le ha dado la irónica bienvenida al patriarcado.

Qué se haya posicionado por la misma vía contra el asqueroso artículo de Antonio Burgos en el que se quejaba de que las independentistas fueran tiorras feas, no parece haber sido suficiente para que la red la tome en serio como defensora de la igualdad y el respeto a las mujeres.

Y me pregunto si somos más sensibles cuando la afrenta o el insulto lo recibe una de las nuestras y recuerdo el caso de las declaraciones de Arias Cañete sobre su cortesía en el debate con Elena Valenciano cuando ambos eran cabeza de cartel para las elecciones europeas y por la que le cayeron chuzos de punta desde cada esquina, o la indignación cuando Inda llamó gordita a Ada Colau en un plató de televisión.

No comulgo con las ideas de su partido y me molesta su destemplada política de igualdad aferrada al vacuo argumento de que no son precisas las cuotas porque los mejores lo son con independencia de su género y llegan donde quieren, no me cuesta detectar un tufillo machista en las declaraciones de su líder cuando se refiere a su hija, pero si recibe ataques por ser mujer, si la juzgan por su aspecto antes que por su discurso, quiero pensar que siempre va a poder contar conmigo.

14 comentarios :

  1. Estoy contigo, la defensa de la mujer no depende de las tendencias políticas, ni los colores de cada uno. Tan detestable es que llamen feas a las de la CUP como que traten a Arrimadas como una Barbie a la que sólo se puede aludir por su físico y no por su discurso. Ays...estas cosas me hacen pensar que aún queda mucho por cambiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho por cambiar, incluso en nuestra propia percepción.
      Un beso

      Eliminar
  2. y conmigo... y de verdad te digo, que siento que se haya tenido que dar cuenta del país en el que vivimos y de la falta que hace el feminismo de esa manera... es una de las nuestras, porque incluso las que se declaran antifeministas de palabra o acción, son mujeres y eso las hace de las nuestras... aunque les pese... y te juro que en mi comentario de hoy no hay ni ironía ni pretensión de ella... te lo digo como lo siento, porque las mujeres de este país no se merecen (nos merecemos) estas cosas...
    un placer como siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son siempre de las nuestras ;)
      Un gusto tu visita

      Eliminar
  3. hay veces, como en esta ocasión, que pienso que realmente el machismo no ha retrocedido mucho, solo se ha camuflado con el fondo del paisaje.

    También habría que hablar de la profesionalidad de determinados periodistas, que en vez de analizar el discurso de un personaje político, solo se quedan en lo superficial, en la imagen.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha vestido de moderno y se pasea altanero ante un enemigo inventado "las feminazis", pero siguen siendo igual de despreciables que siempre. Menos mal que creo que también comienzan a ser minoría.
      un besazo

      Eliminar
  4. Hola Pilar¡¡

    Un buen y reflexivo texto. Como dice mi tu anterior comentarista Rodricus el machismo está solapado, encubierto pero sigue en las raíces de nuestra cultura , no es sencillo erradicar aquello con lo que se han forjado cimientos de un humanismo tan deshumanizado desde la antigüedad. A veces se "disimula" porque es rechazado, otras se ve a las leguas.. sea en la política o en cualquier otra faceta y/o profesión .
    Si se pierden los modales, la forma y el respeto a un ser humano , ya no hay mucho que decir, si se por ser mujer puedes ser objeto de ataque, bufa, mofa lo que hay que hacer es mirar al frente de cara a estos personajillos y darles a conocer el valor que uno lleva en su interior
    Bueno , creo que divago, hay temas que me tocan , sean de política o no y me voy por los Cerros de Úbeda

    Yo también ya he puesto un sofá en tu casa, gracias por tu visita y tu huella, y de en una esquina nada todos en el centro porque para mi todos sois importantes, a parte de los afectos y lazos que se van forjando con el tiempo
    pd/ he visto que eres de ZaZ vaya ..me has recordado tiempos no muy lejanos en los cuales visitaba tu ciudad bastante a menudo
    Un beso y feliz noche de domingo
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por aquí, divaga a tu aire, lo mejor de un blog es el diálogo que se establece entre tod@s.
      Un beso

      Eliminar
  5. El feminismo procura la igualdad entre mujeres y hombres sin distinción; cuando se comete una injusticia contra una mujer, todas somos concernidas de igual manera que cuando se maltrata a una persona todas las personas debemos sentirnos afectadas. Da igual la ideología, incluso la actitud de la mujer, lo que no se permitiría en un hombre, ¿por qué habría de permitirse cuando afecta al una mujer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tremendo es que hay quien incluso no lo ve y más en el ámbito político donde se confunden aprecios con razones.
      Un beso

      Eliminar
  6. Y conmigo... pero sólo sobre este punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También en eso estamos de acuerdo.
      Besos

      Eliminar
  7. Y conmigo también, por supuesto, aunque tampoco comulgue con sus ideas, cosa que no indica más que salud democrática. Lo que dices no indica más que la enorme dimensión del enemigo que ocupa las mentes y deja salir en los foros privilegiados toda la pestilencia de sus ideas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enorme y pestilente, buena definición.
      Gracias por ser y estar.
      Besos

      Eliminar