, , , ,

Fuerte para qué

Gran coalición
Estable, fuerte, seguro, confiable, suficiente, estos y otros parecidos son los adjetivos con los que se califica al preferido próximo gobierno por parte de quienes presionan para alcanzar un buen acuerdo; medios de comunicación, empresarios y Bruselas.

Llevando el agua a su molino, por lejos que quede el segundo y escaso que sea el líquido elemento, achacan la caída de los mercados al retraso en formar gobierno, como si la pájara del gigante asiático o la caída del precio del petróleo no fuesen motivos suficientes y no se tiñeran de rojo todos los parquets por muy estables, seguros, fuertes, confiables o suficientes que sean sus gobiernos.

fuerte para quéEs complicado encontrar un gobierno que cumpliese mejor con todos los requisitos que el que encabezó Rajoy tras las elecciones del 2011, una mayoría tan absoluta que ha permitido a su partido aplicar todas y cada una de las medidas que le han sido impuestas sugeridas por la troika y aún aquellas que le salían de sus propias tripas, porque en los únicos espacios en los que reconocía representatividad no encontró oposición ninguna y en el resto ya se ha preocupado de establecer su orden mediante la Ley mordaza, como si el agotamiento no hubiese sido suficiente.

Y ¿qué ha hecho con esa mayoría? ¿de qué nos ha servido a los españoles y españolas que si somos todos ante Hacienda? La crisis no dejó de afectar desproporcionadamente a los más débiles, el estado no extendió un paraguas protector sobre los colectivos más desfavorecidos sino que se replegó a costa de lo que solo los suyos no necesitan convirtiendo en negocio lo que era derecho y aumentando el déficit como nunca se había visto.

mayoría absoluta
Ese Gobierno fuerte que reclaman es responsable de tanto dolor y tanta pérdida, así que yo lo prefiero más débil, sensible, precario, dependiente del continuo acuerdo, de la negociación permanente y obligado a pensar y repensar cada paso, un gobierno atento a la realidad cotidiana de la calle.

18 comentarios :

  1. Precisamente porque un gobierno fuerte de derechas nos ha llevado a esta situación de crisis y de desesperación para muchos miles de ciudadanos, lo que yo quiero es un gobierno que siendo menos fuerte sepa negociar. No se si habrán leído las dos encuestas (país y sexta) en la que dicen que volveríamos a votar lo mismo, de ser así, ¿que hacemos?, ¿volverlas a repetir?, dejémonos de lineas rojas y que negocien mirando a la calle y a la situación de muchas personas que están desesperadas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo desde luego no voy a cambiar mi voto, y aunque prefiero un buen acuerdo a la izquierda no cualquier acuerdo.
      Saludos

      Eliminar
  2. DE acuerdo con eso que dices: así que yo lo prefiero más débil, sensible, precario, dependiente del continuo acuerdo, de la negociación permanente y obligado a pensar y repensar cada paso, un gobierno atento a la realidad cotidiana de la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿servirá de algo preferirlo? En unos días lo sabremos

      Eliminar
  3. Excelente reflexión que levanta el velo de la hipocresía de lo que nos quieren vender por "nuestro bien". Esos medios nos quieren hacer tragar el aceite de ricino con engaños. Otra vez como a niños. Tú lo has dicho. Hemos tenido el gobierno más estable y seguro posible. Y sólo ha servido para que ejerzan su tiranía absoluta. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es que es un discurso de miedo que va calando, aunque nos pueda parecer mentira funciona para presionar ahora y para hacerlo si nos toca votar de nuevo.
      Un beso (ya con President, ¿qué tal van las cosas a nivel de calle?

      Eliminar
  4. La manera de gobernar no depende únicamente de su fortaleza para imponer sino del propósito de imponerse. La derecha española ha gobernado siempre bajo la segunda premisa y no hay nada que nos permita suponer que de no tener mayoría sepa hacer otra cosa. El PSOE de 1982 tenía una mayoría absolutísima, que nunca más se repitió, y fue capaz de pactar muchas de las medidas que introdujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no son los números sino la actitud por eso Rajoy esta casi solo.
      Un beso

      Eliminar
  5. No parece que los cuatro partidos con mas votos tengan capacidad de negociación.

    Mas buscan imponer lo que piensan.

    Desde Podemos que -desde una minoría- quiere que todos asuman sus ideas hasta el PP que reparte puestos para seguir con esa política que nos ha llevado a donde estamos.

    No acabo de verlos sentados a negociar con capacidad de ceder en algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Guille.
      Si tienen o no capacidad de negociación lo veremos en no demasiado tiempo, este acuerdo si llega se cocerá a fuego lento. Negociar puede no ser ceder, sino acordar lo común y visto desde ese punto, suma a todos.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Esto depende de lo que puedan sacar o lo que pueden perder, ni más, ni menos, todo lo demás se las trae al pairo, perdón por la expresión, pero el que crea que van ha hacer algo sólo pensando en el bien común, que es lo que deberían hacer, va listo.

    Siento mi pesimismo, pero ni derechas, ni izquierdas me han demostrado otra cosa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos Odry que estamos a mediados de enero ya tendremos tiempo para el pesimismo ;)

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo. No quiero la prepotencia de los fuertes que aplastan con su rodillo de mayoría absoluta a los más desfavoreciddos.
    Gracias por pasarte por mi blog, gracias a eso te he conocido y también te sigo.
    Encantada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Tracy.
      Una minoría que requiera pactos, esa es la esperanza.

      Eliminar
  8. Ya veremos después de tanto cacao, sino se vuelven a repetir las elecciones, y esto ya sería sofocante, penoso y cansino.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que pensar en nuevas elecciones no me parece mal, pero una nueva campaña sería agggg

      Besos

      Eliminar

  9. La idea de que los pobres son pobres por su propia culpa es hegemónica cuando es defendida no sólo por los ricos, sino también por los pobres y las clases populares. En este caso son, por ejemplo, menores los costos políticos de las medidas para eliminar o restringir drásticamente las asignaciones sociales. La lucha por la hegemonía de las ideas sobre la sociedad que sostienen el pacto entre las izquierdas es fundamental para la supervivencia y consistencia de ese pacto. Esta lucha tiene lugar en la educación formal y en la promoción de la educación popular, en los medios de comunicación, en el apoyo a los medios alternativos, en la investigación científica, en la transformación curricular de las universidades, en las redes sociales, en la actividad cultural, en las organizaciones y movimientos sociales, en la opinión pública y en la opinión publicada. A través de ella, se construyen nuevos sentidos y criterios de evaluación de la vida social y de la acción política (la inmoralidad del privilegio, de la concentración de la riqueza y de la discriminación racial y sexual; la promoción de la solidaridad, de los bienes comunes y de la diversidad cultural, social y económica; la defensa de la soberanía y de la coherencia de las alianzas políticas; la protección de la naturaleza) que hacen más difícil la contrarreforma de las ramas reaccionarias de la derecha, las primeras en irrumpir en un momento de fragilidad del pacto. Para esta lucha tenga éxito es necesario impulsar políticas que, a simple vista, son menos urgentes y compensadoras. Si esto no ocurre, la esperanza no sobrevivirá al miedo. http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-290531-2016-01-18.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que análisis más preclaro, lo urgente tapa lo importante. Gracias por él.

      Eliminar