, ,

De Q en Q y sigo sin aclararme

ellos pactan, tú pagas
Nos cuentan que lo importante no es con quien sino el para qué y el argumento parece bueno, pero no termina de sonarme redondo, es como si una nota discordante subiera un par de tonos por encima del ármonico, así que llevo días callada, rumiando lo que dicen unos y otros, leyendo lo que analizan los expertos y atendiendo las conversaciones en el tranvía o en el café.

Y hoy con el qué del PSOE en la mano, creo que empiezo a ver la luz, he leído la propuesta para una investidura o un gobierno, y no me parece mal, muy vago en muchos sitios, escandaloso incluso en algunos, pero en principio no me parece mal, digo más ojalá eso fuese lo que hiciera el próximo gobierno, me faltan cosas, pero al menos ninguna me parece especialmente sangrante.

Me cueste lo que me cueste, jaja
Pero antes de echar las campanas al vuelo, hago memoria, recuerdo el programa de Zapatero en las elecciones de 2008 y recuerdo que me gustó tanto que se llevó mi voto y luego vino la realidad, estalló la estafa crisis y hubo que hacer ajustes, hasta aquí normal, no todo se puede tener previsto y menos en estos líquidos tiempos que vivimos, pero estaba tranquila, sabía quien era, cuales eran sus principios, su historia, su compromiso con los votantes, pero no fue así, lejos de asumir que lo que le reclamaba Bruselas iba contra todo lo que representaba y poner su cargo a disposición, dejando que fuésemos nosotros quienes valorásemos si nos quedaban fuerzas, ganas o valor para plantar cara a la crisis sin arrojar a la calle a los más débiles, lejos de dimitir y convocar elecciones, se afanó en impulsar recortes y de la mano del Partido Popular se atrevió a manchar la Constitución con la declaración de prioridad de la deuda sobre las personas, "me cueste lo que me cueste", a él poco, arrellanado en su sillón del Consejo de Estado.

Rajoy corrupto o imbécil a elegir
Y recuerdo el programa electoral del Partido Popular (soy tan rara que hasta eso leo) y que no me gustó pero no me daba miedo, un giro al liberalismo y la cochambre casposa de la derechona, pero sin estridencias. Y también recuerdo cómo nada más hacerse con las riendas se afanó al corte y recorte contra los más débiles, se empeñó en trocear los servicios públicos para que sus amigos pudiera sacar beneficios y entre cuchillada y cuchillada recortó los derechos y libertades que teníamos por nuestros.

Dos programas llenos de qué convertidos en pesadillas

¿Será entonces el quién la garantía?, Pues tampoco, jamás hubiese creído a Zapatero capaz de tanto paso atrás y mira, pero no voy a confiar en quien cuando todo era posible apostaba por subirle el IVA al pan, por un contrato trampa que supone el despido a coste cero, por quien niega o soslaya la especificidad de la violencia machista, si no los quise antes, ¿cómo quererlos ahora? Pero ¿voy a confiar a ojos ciegos, como una adolescente enamorada en quien no ha tenido que verse ante decisiones de trascendencia jamás, y si de algo parece ir sobrado es de inflexible estrategia, aunque me gusten sus para qué y no me asusten sus quienes? Me pillan cansada, mayor, resabiada y aburrida de tanta parafernalia y tanto tiempo derramado.

voto en blanco
Si el qué no es garantía y el quien tampoco, ¿que saquen las urnas y nos hacemos un blanco Saramago? quizás sí, quizás ha llegado el momento de darle la espalda al Estado y tratar de sobrevivir en el pequeño mundo que nos rodea, o quizás, quizás sea el momento de ponerlos juntos, vigilando uno a otro, en tensión permanente, atados a un acuerdo y obligados a preguntarnos si la realidad no cabe en su papeles.

14 comentarios :

  1. Dejé de creer en los programas desde antes que Tierno Galván dijera que "los programas están para no cumplirlos" así que fíjate el tiempo que hace que no leo uno, me fijaba más en la ideología, y es aquí donde también me he equivocado, ya no hay ideologías, es tan fácil cambiarse de chaqueta como Pablo Iglesia hizo en el día de los Goyas. Ya solo pillo cabreos al ver a la gente pasarlo mal, cuando no llegan a final de mes o cuando no saben si el contrato de trabajo lo seguirán teniendo al día siguiente, incluso si después de muchos años de estudios superiores el salario te llega para emanciparte, estas son cosas que veo a mi alrededor, las que no veo pero siento, ya lo sabes, son mucho peores.

    Si te digo la verdad, hay veces que a ese Estado al que tu te refieres me entran ganas de pegarle fuego.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, si no sirve el programa y tampoco la ideología de las personas...esto es como disparar con una escopeta de feria y es pura suerte si aciertas.
      Saludos

      Eliminar
    2. Aqui, como en el resto del mundo, quien manda son las grandes corporaciones económicas.

      Eliminar
    3. Aqui, como en el resto del mundo, quien manda son las grandes corporaciones económicas.

      Eliminar
  2. A mi me parece que sigue la batalla de egos.
    Piensan en ellos, no en nosotros.
    Las encuestas, manipuladas, los donde dije digo Diego, el yo te apoyo pero YO tal...
    Y mientras, Europa mete miedo con la inestabilidad española y nuestra economía.

    ResponderEliminar
  3. Que sí, que sí, sin el poder absoluto y vigilándose mutuamente es mejor. Deja a uno solo hacer lo que quiere y por bueno que sea, se malogrará. Prefiero esta sana competencia. Que luchen todos ellos por nuestro cariño.

    ResponderEliminar
  4. No sé si tus argumentos son los correctos o n o pero lo que escribes me huele a verdad y no me importa unirme a tí en el discurso aunque tenga que asumir una parte de rebaja porque la realidad obliga.El futuro no lo conocemos y nos puede dar sorpresas, pero el pasado reciente sí y debiéramos estar vacunados para no volver a tropezar en la misma piedra., Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, no pretendo tener razón y menos resultar excluyente, sólo contar lo que veo, pienso y siento. Lo de tropezar, me temo que le hemos cogido gusto ¿verdad?
      Muchas gracias por tu comentario, siempre amable y ponderado.

      Eliminar
  5. Ni programa ni ideologías.
    Tanto estudiar en mi vida para llegar a la conclusión de que nos han engañado toda la vida.
    Si no cumplen lo que prometen en sus programas qué sentido tiene votarles?
    Y no nos olvidemos de que gobierne quien gobierne lo primero que hará es sacar las tijeras cuando desde Bruselas digan que hay que recortar entre ocho mil y veinte mil millones de euros.
    Todo quedará en nada.
    Y es que somos un país cada vez más pobre, con gente muy formada pero pobres, sin industria competitiva, sin I + D, sin mil cosas...

    El centro del mundo se va al Pacífico Norte.

    Aquí quedamos los futuros pobres.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría ser capaz de llevarte la contraria, quizás debemos asumir que los cambios, si los hay serán pocos y tendremos que seguir muy pendientes de que no descarrilen en la dirección equivocada.

      Eliminar
  6. Quizás no haya que esperar de los demás más de lo que nosotros somos capaces. De momento, parece que no somos capaces de defender lo que creíamos que eran nuestros derechos. Y ahí tenemos a dos titiriteros enviados a la cárcel por un juez conservador que aplica una ley elaborada para mantenernos callados. Y así estamos: callados. Obedientes y conformistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Callados, cobardes y cada día más dispuestos a autocensurarnos, es cierto, no podemos pedir que "los políticos" sean los héroes que no somos.
      Un beso

      Eliminar