, , , , ,

¿Fans de la política? ¿Hooligans de los partidos?

se acabó el pin-pon
Durante mucho tiempo vivimos de espalda a la política, la dejamos en manos de profesionales cada vez más opacos y solo ante claras muestras de desfallecimiento de un partido optábamos por el otro. Sencillo, ahora unos y luego otros. Acunados y adormecidos por la bonanza económica nos dejamos llevar sin posicionarnos más que cuando la realidad nos interpelaba muy directamente. Y funcionaba.

15 M
El estallido de la burbuja, no solo inmobiliaria, nos dejó mareados, asustados, rotos y sin referentes, aquellos a quienes habíamos encargado encargarse no parecían estar al mando de nada, más bien se mostraban como mareados capitanes de pacotilla al frente de barcos azotados por unos mercados dispuestos a seguir ganando siempre. Los primeros en reaccionar fueron los más jóvenes, que tomaron las calles y gritaron con rabia No nos representan!

La dureza de la crisis, la falta de soporte o apoyo para quienes de un día para otro lo habían perdido todo, la sostenida crueldad de los que llegaron al poder asegurando saber de qué estaban hablando, dispuestos a sacrificar siempre al mismo, auparon dos procesos; la creciente atención al espacio público y el crecimiento de los nuevos partidos.

De no hablar jamás de política a que no se nos caiga de la boca, de estar recluida a las páginas más densas de la prensa seria a copar horas de televisión en prime time, de la nada al todo, de la gran seca a la gran remojá, no tenemos medida.

muchos, demasiados????
Y ahora militamos en política con la misma fiereza con la que acudimos a los campos de fútbol y mucho me temo que con la misma falta de reflexión, mesura y calma, sin ser conscientes de que esto no es ser del Barça o del Madrid, que lo que decidimos no es si queremos que salga fulanita o menganito del Gran Hermando de turno. 

Parece que olvidamos que la política es la vida real, que lo que se decide en el Congreso afecta a tu realidad cotidiana: la educación de tus hijos, el sueldo de tu pareja, el tiempo de espera ante un problema médico, la atención o su ausencia ante la inmisericorde dependencia, los derechos que te amparan ante un contrato abusivo o el espacio que debe o puede ocupar la creencia religiosa de el de enfrente.

Sólo puede quedar uno
Y detecto en las redes, la prensa, la televisión un gusto por la simpleza, los lemas, las frases cortas y sonoras, las medias verdades dichas con aplomo y sobre todo un creciente ambiente de violencia y enfrentamiento, como si algo nos impulsara al grito de Sólo puede quedar uno.

Y no es cierto, nadie tiene la verdad absoluta, el otro no es siempre un estúpido o un corrupto, ninguna estrategia asegura el éxito, por muchos estudio económico que lo respalde, ni ilusión que despierte. Deberíamos recordarlo nosotros sobre todo cuando quienes aspiran a representarnos parecen tentados a olvidarlo empujados por un show que sólo quiere seguir vendiendo anuncios.

9 comentarios :

  1. Años atras criticaba a un partido politico, el que me escuchabaa me dijo: Facil es criticar, afiliate a uno y cuando tu partido haga disparates tendras que defenderlo o tendras que tragarte tu verguenza.
    Tambien existe gente que nunca participa en las elecciones, pero son buenos para criticar al gobierno de turno.
    Finalmente existe gente que critica a los politicos, pero esos criticones no participan activamente en partido politico alguno.
    SINO ERES PARTE DE LA SOLUCION, ERES PARTE DEL PROBLEMA.

    ResponderEliminar
  2. Ya hace tiempo que he detectado esta actitud de "forofismo" político. Sobre todo, en la zona donde vivo, el Bajo llobregat, una zona que formaba parte de lo que se llamó "el cinturón rojo".

    Cuando al PSOE se le empezaron a ver las vergüenzas y las contradicciones, la reacción de buena parte de sus votantes, fue esta, cerrar filas al grito de "manque pierda".

    Con el tiempo, esta actitud se transformó en pasotismo y abstencionismo, en vez de buscar ninguna alternativa.

    Del "cinturón rojo" ya no queda ni el nombre. El conformismo es la norma.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando se sienten los 4 partidos más votados y alcancen un acuerdo y lo cumplan, entonces creeré en la política.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Es que lo de "Estás conmigo o estás contra mí" forma parte de la vida, aquí tenemos una muestra de frases escritas o dichas por algún famosillo.

    Jesús: "El que no está conmigo está en mi contra" La Biblia - Mateo 12:30
    Vladimir Lenin: "Cada hombre debe elegir entre nuestro lado o el otro lado" - 13 de noviembre de 1920
    George W. Bush: "O estás con nosotros o estás con los terroristas" - 20 de septiembre de 2001
    Darth Vader (personaje de ciencia ficción): "Si no estás conmigo, entonces eres mi enemigo" Star Wars Episodio III

    Visto lo visto esta sociedad se ha dualizado; están los ricos y los pobres, ya no hay clase media, está la derecha o la derecha como dijo alguien (W. Buffet), "en la lucha de clase el capitalismo está ganando por goleada" o basta ver la elecciones de ayer al PSOE, en el campo del deporte pasa lo mismo, solo hay Madrid o Barcelona, el resto no existe. Voy a dejarlo, recordar esto duele.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué grandes verdades las de este post. Incluso en el PP me he encontrado a veces algunas verdades. Mi partido más opuesto ha hecho o dicho en alguna ocasión algo que me ha parecido razonable. Para escucharlo he tenido que apartar un rato las emociones. No significa que una verdad me vaya a cambiar el voto. Es sólo que hay que reflexionar bien sobre todo lo que nos dicen y hasta tener un algo de crítica hacia nuestro partido(yo no tengo algo que pueda llamar mi partido pero sí simpatías temporales por alguno). Esta sociedad sigue etiquetando porque la complejidad es demasiado para ella y tendemos a lo simple.

    ResponderEliminar
  7. Buenísima la viñeta "váyase Sr. Rajoy"

    ResponderEliminar
  8. "Nadie tiene la verdad absoluta" eso es.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Vamos a una radicalización y un enconamiento progresivo, no hemos aprendido a tolerarnos. Esa es una crisis peor que la financiera.

    ResponderEliminar