, , , ,

La vie en rose

taxi rosa
Leo en El Mundo lo contentas que están las mujeres con posibles que viven en El Cairo con la aparición de un nuevo servicio de taxi, el taxi rosa
(invento que ya existe en algunas ciudades sudamericanas e incluso en Londres, o Barcelona hubo quien se lo planteó), la gozosa iniciativa que cuenta con el apoyo explícito del gobierno establece varios requisitos tecnológicos como cámaras, cierres centralizados o alarmas y otros personales, las taxistas tienen que ser mujeres licenciadas universitarias con dos años de experiencia conduciendo por la ciudad y las usuarias deben ser mujeres solas o acompañadas de hombres, mujeres o niños que soliciten el servicio por teléfono dejando constancia de su número de DNI, ya están pensando en el diseño de la consiguiente App; el servicio viene a completar la actual oferta de autobuses específicos para mujeres. Casi todo el mundo parece encantado con la idea que sirve para reducir el acoso sexual que parece haberse desmandado desde la caída del régimen de Mubarack.

Bus rosa
Me pienso cariota y reconozco que ante el panorama, usaría el servicio si precisase coger un taxi y me aprendería bien cuando pasa el bus rosa para ahorrarme malos tragos y restregones asquerosos, y así me resulta más difícil afirmar que esto es un retroceso, que la creación de estos santuarios rosas transmiten mensajes muy peligrosos como que la que se sube a un taxi blanco y negro o a un autobús normal ya sabe lo que le espera así que poco quejarse o que el impulso de acosar sexualmente a mujeres es irresistible para cualquier hombre-hombre.

Caminar en paz
Suspiro pensando que Egipto está muy lejos, que aquí esas cosas no pasan tanto y que lo de un estadio de fútbol llamando puta a una mujer maltratada es tan sólo una extravagancia bética, pero no termino de verlo claro, si lo que hacemos es escondernos, ¿no les estamos dejando el espacio público a ellos, a los peores de entre los hombres?


¿Era esto La vie en rose?

29 comentarios :

  1. Yo soy muy animal para estas cosas; pero a las mujeres que se les maltrata, y asesinan, a las niñas que violan, a los ancianos que se vejan y humillan y a todo a aquel hijo de puta, que castiga brutalmente a los que son más vulnerables. yo les cortaba el cuello, y metía la cabeza en un taxis de esos rosas, para que les dieran una vueltecita por ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Drástico, sin duda, pero quizás...
      Un beso

      Eliminar
  2. No se, este tema me deja sin palabras bien sonantes claro

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. mmmm, la idea no es mala, pero como dices da pie a que en los otros buses este permitido, castigo al acoso sexual de todo tipo, y no buscar medidas que para mi parecer son populistas
    saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me divide, entiendo la necesidad, pero ¿rendirse ante la evidencia de su salvajismo? Tampoco me convence.
      Últimamente ya no sabría decirte qué es populista.
      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Vaya temita!
    Hay que luchar con todos los medios a nuestro alcance para acabar la lacra que estamos sufriendo a todos los niveles.
    Hay que tener cuidado vaya a ser que demos pasos hacia el gineceo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, si optamos por la segregación por miedo, acabaremos encerradas en casa.
      Mal plan

      Eliminar
  5. el tema es complicado... por una parte está la lucha (la nuestra no es ni lejos parecida a la de ellas, las mujeres del cairo, y en general de los paises árabes), el visibilizar el problema, el denunciar determinadas conductas que perpetúan el patriarcado (ya he dicho una de esas palabras que hacen saltar algunas alarmas, pero no pienso borrarla), que es lo que la conciencia nos dicta; y por otra parte está el instinto de supervivencia, que te dice que por muy feminista que seas, hay momentos en los que lo mejor es callar, o evitar ciertas calles, llevar las llaves en la mano antes de llegar a tu patio, y quizás coger un taxi o un autobús rosa donde estarás segura y no te sentirás incómoda...
    resumiendo: que no me gusta la solución, pero puedo entenderla... el problema, como apuntas, es el mensaje que, quizás inconscientemente se manda, de que lo que pase en los transportes no-rosas podría ser considerado culpa de la víctima por usarlos; y por otro, que no solucionamos el problema, sólo ponemos un parche...
    en fin... besotes!!

    pd. lo del estadio de futbol, si fuésemos un país serio, sería considerado enaltecimiento del terrorismo (delito muy de moda últimamente, imputable a unos titiriteros, pero no a unos energúmenos que nos ofenden, diciéndole a un tipo (y uso el término conscientemente) que hizo bien en pegar a una mujer...)
    pero al parecer a los padres (sé que estoy pesadita, pero no lo puedo evitar) que había en el estadio (que los había fijo), no se les ocurrió llamar a la policia... y claro, a nadie se le ha ocurrido cerrar ese estadio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguridad o libertad, una disyuntiva muy difícil de afrontar en soledad, me temo.
      Y sobre el fútbol, no digo más que me caliento.
      Un beso

      Eliminar
  6. Pues si.
    Le están dejando la "normalidad" a los hombres.
    Creo que en esos países, y aquí en algunos sitios, el estado tendría que legislar con fiereza de corsario.
    Siempre he pensado que no es necesario grandes condenas para reconducir, aunque sea a base de miedo, a los alcornoques humanos.
    Por ejemplo, si un guarro cualquiera se frota o toquetea a cualquier mujer sería suficiente con un par de años de cárcel real.
    O sea 730 días privado de libertad.
    Seguro que se lo iban a pensar la próxima vez.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena duro, pero estoy totalmente de acuerdo, dejarles el espacio por miedo es asumir que mandan ellos.
      Un beso

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Creo que ya lo conté alguna vez, en un tiempo las chicas llevábamos un alfiler bien gordo y el sobón de turno recibía un buen pinchazo. Claro que entonces ellos se quedaban calladitos al recibir su merecido, la gente del bus apoyaba y ahora, lo triste, es que en ocasiones se mira para otra parte.

    -Hombre, esa mujer puede ser tu madre, tu hermana y desde luego no es un objeto.

    -Mujer no te calles, plantale cara y ponlo en evidencia, algunos huyen cuando le pillan y les dejan en ridículo.

    Cuando llegará el día que se ponga de moda el significado de "respeto" ¡todas las personas son valiosas, tienen los mismos derechos innatos!!!!!!

    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y cómo se inculca el respeto?
      Gracias por tu visita y comentario, un beso muy gordo Alondra

      Eliminar
  9. Si somos iguales, si defendemos y si luchamos por la igualdad , a no entiendo a que viene ahora ese separatismo, toquen a quien toquen ( hombre o mujer) soben, hablen groserías o lo que sea , mejor denunciar y no callar y por supuesto no girar la cabeza cuando algo "raro " se ve o se intuye ... a este paso cada vez mas avestruces en el reino de los "ciegos"
    Un beso Pilar y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que el miedo no es el mejor consejero y no es lo mismo defender una idea que apostar tu integridad en ello.
      Complicado,
      Un beso

      Eliminar
  10. Pues a mi no me parece eso una buena solución, porque eso es como justificar los malos comportamientos y verlos como naturales. Yo creo más bien que eso es un negocio de alguien que ve oportunidades en todas partes. Es como si te dijeran: si sales a la calle llévate un guardaespaldas para que no te pase nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El negocio es obvio, tanto como el miedo, el abuso y la falta de control de quienes se sienten amos del espacio público, no es fácil ser una heroína cada día, supongo.
      Un beso

      Eliminar
  11. En lugar como El Cairo, y en estos momentos, creo que es una buena idea la implantación de este servicio.

    Aquí y ahora, creo que con la adecuada aplicación del código penal hay mas que suficiente.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el Código Penal en manos de según que señoría parece un peligro últimamente ;)
      Un beso

      Eliminar
  12. Hoy es un taxí, mañana será un autobús, luego se pedirá que las mujeres vayan por un lado y los hombres por el otro; un gran error, fomentamos la diferencia y la discriminación, lo que hay que tener claro es que hay dos principios claros y fundamentales el de igualdad y el de respeto mutuo, que cuando una mujer dice ¡¡no!!, quiere decir ¡¡no!!, y cuando se sobrepasa ese margen la ley debe de caer sobre quien lo comete, ¡¡ahh!! la educación ocupa un lugar muy importante en esas dos reglas, si no se enseñan desde la propia casa, desde la escuela, la administración, las empresas, etc..., poco se puede hacer y solo se nos ocurrirá pedir taxis de color rosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que NO!
      Pero cuando no se cortan y el entorno aplaude, de poco sirven las palabras, ¿verdad?
      Un beso

      Eliminar
  13. Pues sí, mejor sería condenar verdaderamente a los que usan el espacio público para saltarse la ley que apartarles la tentación como si fuera sólo eso, una tentación (y no un bajo instinto o algo directamente ilícito). La intención del taxi rosa debe ser buena, un parche ante una situación descontrolada. Pero lo que pasa con los parches es que cubren pero no arreglan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien definido, un parche para una herida enorme.

      Eliminar
  14. Una vez más, en vez educar en contra del machismo, volvemos a darle la razón. Creo que hay un problema de base muy grande, no sabemos educar en el respeto y esta es la muestra, o la consecuencia de ello. Vuelvo Pilar, con otro blog, pero vuelvo. Un abrazo muy grande paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que educar llega tiempo y mientras...
      Me alegra mucho tu vuelta ;)

      Eliminar
    2. A riesgo de que se me crucifique por pensar distinto, a mí, en lo personal, no me parece una idea taaan mala. Con una excepción: que el taxi color rosa sea una opción y no una imposición sobre la mujer al volante. ¿Ahí radica el meollo del asunto, no?

      Eliminar
    3. Esta es mi casa y aquí no se crucifica a nadie Julio David, de hecho son más que bienvenidas las ideas diferentes que enriquecen el diálogo.
      Yo no tengo claro que sea una idea ni buena ni mala, como has podido leer me cuesta pensar en que la segregación por motivos de seguridad sea una buena idea, pero no creo que dudase en usar el servicio si me encontrase allí.
      Sobre la imposición de la mujer al volante, obviamente la conductora de este taxi es mujer, esa junto a que no pueden usarlo como clientes hombres solos es la clave, un modo de evitar que sean agredidas.
      Gracias por tu aportación

      Eliminar