, , , , , , ,

Vergüenza e impotencia

Refugiados sirios
Marko Djurica. Reuters
Sólo en fin de semana consigue el drama de los refugiados hacerse un hueco en la prensa, apenas un par de minutos destinados a lamentar la tragedia de un pueblo que huye de la barbarie, la muerte y la guerra, un par de dolorosas imágenes y alguna reflexión sobre los menores que se están perdiendo en el camino del éxodo.


La información política habla de una Europa dispuesta a castigar (aún más) a una Grecia responsable de que lleguen demasiados y un grupo de mandatarios que hablan y hablan sobre cómo no perder nada y al ser posible ganar aún más en esta guerra en la que ya nadie entiende nada.

Y lo vemos, llenos de rabia, indignación y vergüenza, lo vemos en nuestros sillones de primera fila, como si fuese una película de esas tristes, muy tristes, pero nada más. Algunas personas, más valientes, más capaces, más coherentes con sus ideas marchan a las costas de Lesbos a echar una mano, una mano que parece tan solo una gota de agua en un océano cada día más teñido de sangre.

Unos futbolistas griegos paran dos minutos un partido para clamar en silencio por la barbarie que consentimos, pero tras darnos una palmadita en la espalda, cambiamos de noticia, cambiamos de canal.

¿Qué excusa pondremos a nuestros hijos y nietos cuando nos pregunten porqué no hicimos nada? 

25 comentarios :

  1. No puede haber excusas ante tanta barbarie, ante tanta tragedia
    Sólo hay que ponerse en la piel de tantos .... y pensar, pensar como una se sentiría en esa situación, en pensar en nuestros hijos pasando hambre, jugandose la vida en cada paso, en cada latido , creo , y digo creo porque una no sabe lo que es hasta que lo vive que mis gritos serían silenciosos pero de esos que rasgan el cielo por el dolor
    Vergüenza de esta casta, tan deshumanizada desde los albores de la humanidad
    no vale decir " en fin..." te aseguro que no sé que decir hasta eso me da vergüenza

    un beso y buen inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De qué nos sirve el dolor si no podemos cambiar nada?
      Desolador sentimiento.

      Eliminar
    2. De qué nos sirve el dolor si no podemos cambiar nada?
      Desolador sentimiento.

      Eliminar
    3. Cuanto más lo pienso, más tiemblo... Al sentir esa nada
      Pd disculpa que te conteste con esta cta desde el tf no me va la actual.

      Eliminar
    4. Cuanto más lo pienso, más tiemblo... Al sentir esa nada
      Pd disculpa que te conteste con esta cta desde el tf no me va la actual.

      Eliminar
  2. Con esta Europa, ¿no es mejor salir corriendo de ella?.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. El problema es que si las cosas siguen así ni siquiera ellos preguntarán porque serán tanto o más insensibles que nosotros. La sociedad de la información no inculca valores morales, solo informa. Y además lo hace mal o interesadamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De cabeza al desastre porque a algunos les salen laa cuentas, increíble.

      Eliminar
  4. Tendremos que dar muchas explicaciones y ninguna válida.

    ResponderEliminar
  5. Tendremos que admitir que sí, el humano es el peor animal del mundo

    ResponderEliminar
  6. No hay una explicación posible, salvo la desidia generalizada de los gobiernos.

    La igualdad,la justicia y la paz que impulsó el ideal de la Unión Europea se han desvanecido, y en su lugar solo queda la Europa del banco central, y de los negocios de los "mercachifles" que medran a la sombra de Alemania.

    Dan ganas de salir corriendo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. No tenemos excusa alguna, tienes toooda la razón, PILAR!
    Ni los gobiernos, ni nosotros como sociedad. Todos culpables.

    El reproche que se le hace a Grecia ya es el colmo del cinismo!

    Cuando el holocausto judío se reprochó al pueblo alemán haberse desentendido de lo que sucedía en los campos de exterminio, alegaron ignorancia. Hoy volvemos a desentendernos aun retransmitiéndolo por TV, con el agravante de que media Europa fuimos ellos ( refugiados) y hasta eso se nos ha olvidado. Somos escoria, fin. Ellos morirán de frío y nosotros de vergüenza. Yo, me doy vergüenza.




    Un beso avergonzadísimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se nos ha olvidado.
      Y eso aún nos hace peores, me temo.

      Eliminar
  8. Con lo que estamos viendo, aceptando y callando se entiende mejor la Europa de preguerra de los años treinta, el nacimiento y el triunfo del nacismo y los fascismos. Y tenemos una lección práctica de que los pueblos que ignoran u olvidan su historia están condenados a repetirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es la angustia, conocemos la historia y vamos camino de repetirla.
      ¿De verdad no podemos hacer nada más que mirar hasta que se nubla la vista?

      Eliminar
  9. A mí ya me lo han preguntado mis hijos.En su inocencia no les cabe en la cabeza que sucedan estas cosas y los adultos miremos hacia otro lado...

    ResponderEliminar
  10. Suscribo una por una las palabras de María. Como no queremos mirar, no vemos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El dolor a veces es un sentimiento estéril e inútil, sobre todo si está enfocado a terceros y a sus respectivas tragedias. Solo sirve para hacer gala de nuestro "buen corazón", rozando en la vanidad. Mostrarnos como seres sensibles que simpatizan pero que no hacen nada en concreto para ayudar, no sirve de mucho más que para inflar el ego propio. El mundo es de los que actúan.

    La crisis migratoria es compleja. Espero les ilumine pronto la mejor solución.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. y diez mil niños que entraron en europa solos y que no sabemos donde están... pasaría lo mismo si fueran niños europeos?...
    si los refugiados (junto con los de aquí, no lo olvidemos) violan a mujeres europeas, se abren las noticias con esta información y hay manifestaciones y alarma social, pero si son los europeos los que vete tú a saber que les han hecho a esos niños que no encontramos, entonces ni abrimos las noticias con ellos, ni hay manifestaciones ni alarma social...
    somos un asco, así te lo digo... un verdadero asquito...
    no sé como explicaremos a las generaciones futuras lo que permitimos...

    ResponderEliminar