, ,

Dos campeonas

Carmen Valero campeona del mundo
Este domingo dos mujeres aragonesas se hacen un hueco en la prensa, dos deportistas, dos campeonas, dos mujeres que puede que no se conozcan pero tienen mucho en común. Hablo de Carmen Valero y de Teresa Perales, la primera celebra estos días el cuarenta aniversario de su primer campeonato del mundo, la segunda valora participar en siete pruebas en la próximas paraolimpiadas de Río, mientras recibe el apoyo de grandes figuras del deporte a su candidatura al premio Princesa de Asturias del Deporte.

Ambas personifican historias de éxito y superación, ambas triunfaron, pero no puedo dejar de sentir cierta rabia por ellas. No sabía quién era Carmen hasta hace apenas unos días, no tenía ni idea de que fue campeona del mundo en dos ocasiones ni de que ella fue la primera atleta olímpica española. Y este es al menos el segundo año en que la candidatura de Teresa se activa, cuando su palmarés y su ejemplo son de tal trascendencia que si fuese norteamericana sería un personaje de talla mundial.

Puede que la historia de Carmen se explique porque en 1976 el deporte femenino era como poco irrelevante, como deja constancia el consejo previo a la carrera en la que ganó para España el primer título mundial que recibió del director técnico de la federación de atletismo: "con lo culonas y pechugonas que sois, haced lo que podáis" muy en la línea de premiar con un millón de pesetas al campeón masculino frente a las cien mil que regalaba a la campeona.

Supercampeona Teresa Perales
Que las 22 medallas olímpicas de Teresa no hayan sido reconocidas todavía por los Premios más prestigiosos de nuestro país, tiene difícil explicación y no quiero pensar que es porque es mujer, porque la natación tiene poca repercusión mediática o porque Teresa recorre el mundo seco en silla de ruedas; seguramente otros lo han merecido antes.

El cross y la natación les deben a Carmen y a Teresa momentos mágicos, pero nosotras les debemos el valor de romper moldes y no renunciar a aquello que las hace felices, más allá de los límites que otros dibujan.

11 comentarios :

  1. Todavía queda mucho camino en la paridad en el deporte, por desgracia.

    Hace unos días leí que algunas componentes de un equipo de Rugbi femenino habían sido agredidas por homólogos de un equipo masculino del mismo deporte.

    Solo la educación desde el pre-escolar puede cambiar mentalidades como estas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hemos cambiado mucho si comparamos cuántas mujeres hacen ahora deporte con normalidad, otra cosa es la valoración en la élite.
      Un besos

      Eliminar
  2. Aún recuerdo a Carmen Valero de cuando era 40 años más joven y amaba y practicaba el mismo deporte que ella, solo que como amateur. En cuanto a Teresa Perales, ya le hice en su día una entrada, es una gran deportista, especialmente para aquellos que ante cualquier pega se rinden.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He visto tu comentário nel blog NADATEDIGOTODOTELOCUENTO....y llegué hasta acá!
    Puedo seguirte?
    puedo comentar acá....
    Es porque mi blog tiene un contenido erótico... y tengo miedo que no te gustes mi presencia acá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Pequeños..." cómo va a molestarme tu presencia, por muy diferentes que sean nuestros espacios.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Pilar, ya no es que las mujeres estén marginadas, es que hay deportes, que por si mismos ya están marginados. Aquí todo lo que no sea fútbol o baloncesto no está reconocido. El equipo de gimnasia rítmica en todos los mundiales gana medallas, dónde lo dicen? dónde se les reconoce algún mérito?, eso si, en las olimpiadas se cuenta con sus medallas para no quedar mal... cuando no tienen ayudas ni subvenciones. Conozco una niña de Zaragoza que está seleccionada y si quiere ir a vivir a Madrid para estar con la selección, tiene que pagarse ella todos los gastos, así que está yendo y viniendo en AVE... triste pero cierto.
    Con la natación pasa parecido, y eso que antes nos ponían los mundiales en la 2, pero siendo mujeres, ya mejor me lo pones. Espero que Teresa gane el princesa de Asturias porque desde luego se lo merece con creces. En cuanto a Carmen, sus paisanos recordaremos todas sus hazañas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también tienes razón, aunque no soy capaz de recordar la última vez que vi una noticia sobre las chicas del fútbol. En todo caso el monocultivo futbolero es un exceso tal que dudo pueda seguir siendo considerado deporte.
      Un beso

      Eliminar
  5. Pienso como MARIKOSA, desgraciadamente para la inmensa mayoría fuera del futbol, baloncesto, fórmula uno y motos ni hay deporte, ni mundo, ni vida... los deportes mayoritarios, la música y cine comercial eclipsa a los deportistas, artistas y películas que se mueven fuera de los circuitos de masas o comerciales. Efectivamente, siendo mujeres aun más desapercibidas y si además, como la fantástica Teresa Perales es paraolímpica, invisible! por eso me alegrado infinitamente sabe que quienes han propuesto a Teresa para el príncipe de Asturias son compañeros deportista del calibre de Miguel Induráin, Rafa Nadal, Iker Casillas, Paul y Marc Gasol o Vicente del Bosque ... genial que por una vez, detrás de una gran mujer haya todos estos grandes hombres ;)


    Enhorabuena a estas dos grandísimas deportistas y gracias a ti por recordarlas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta ese modo de ver tras una gran mujer todos esos hombres ;)

      Sin duda el monocultivo temático del fútbol ningunea cualquier otro deporte, ojalá seamos capaces de darle visibilidad a quienes realmente practican deporte.
      Un beso

      Eliminar
  6. Tenemos un país repleto de campeonas que luchan,entrenan y se preparan para alcanzar sus metas de todo tipo y somos la sociedad y sus instituciones las que tenemos que ser capaces de valorar y reconocer el esfuerzo y trabajo de cada día. Hoy en día miles de niñas y mujeres practican algún deporte a diario y las familias saben muy bien el esfuerzo que esto comporta.

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar