, , , , , , ,

Ese plus de dolor

Arco iris zaragoza tanatorio
En este sábado festivo a la orilla del Ebro, acompañamos a una amiga en la despedida de su madre, una mujer valiente y fuerte atacada por una cruel enfermedad y que ha debido traspasar la última batalla con un plus de dolor innecesario que ayer sostenía sobre la rabia a sus hijas.


El temido final de una persona amada debería ser un proceso reposado y silencioso, una vez perdida la batalla, vivir la despedida casi entre murmullos, como la fantasía de un sueño del que no se regresa. Ni a quien abandona lo que conocemos como vida, ni a quienes sufrirán su pérdida se les debería poder condenar al martirio de apurar hasta las últimas gotas la terrible lucha de un cuerpo que se resiste, ya sin control, objetivo o intención a dejar de ser la persona querida.

muerte en calma
El miedo, la irresponsabilidad,  la soberbia o incluso la incomptencia de quien impone sus creencias sobre quienes sufren, añadiendo más dolor al dolor, no debería ser esa suerte de agravante que el sistema te imponga cuando enfrentas la pérdida de tu madre, no debería ser la nota amarga y disonante de un doloroso proceso que puede enfrentarse con calma, serenidad y amor.

¿Alguien será capaz de devolvernos en las salas y pasillos de nuestros hospitales públicos el humano derecho a morir en paz, si es ese nuestro deseo?

32 comentarios :

  1. Difícil, muy difícil mientras se mezclen en la praxis médica ideologías con cargas religiosas.

    En estos casos, estamos a expensas del criterio, de la ética o de los miedos del médico de turno, independientemente de lo inexorable y próximo del fin.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible al dolor de la pérdida sumarle el de un trance doloroso.

      Eliminar
  2. Es indignante que en pleno siglo XXI,con los medios que existen,tengamos que ver esos plus de dolor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede demasiadas veces y pasa desapercibido porque se sepulta con el dolor del fallecimiento y no se suele reclamar por las vías oportunas después,
      Un beso

      Eliminar
  3. Nos escandalizamos tanto de los yihadistas y de los radicales musulmanes que reclaman estados teocráticos que no nos percatamos de lo que tenemos al lado, a saber, partidos que legislan al dictado de catecismos y grupos de presión religiosos que imponen sus convicciones por encima de la ciencia y aun de la lógica. Esos mismos que luego nos perdonan por protestar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de terrible y de sencillo, sin que podamos olvidar la temible vuelta atrás que se produjo tras la cruzada contra el doctor Montes.
      Besos

      Eliminar
  4. Asi como la muerte llego en silencio, asi hay que dejarla que se vaya.

    ResponderEliminar
  5. De verdad que me enervan estas cosas y que sigan sucediendo. Todo en nombre del egoísmo, de la superstición, de la ignorancia y, por qué no decirlo, en nombre de un odio ciego contra todo lo que huela a querer hacer algo en esta vida ni que sea mínimamente diferente a lo que ellos predican.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nombre no sé muy bien de qué, quizás a veces tan solo de la falta de empatía o de respeto.

      Eliminar
  6. de verdad espero que alguien sea capaz de devolvernos ese derecho... siento mucho lo que cuentas... estas cosas no deberían pasar, pero por experiencia sé que pasan...
    un abrazo para ti y otro para tu amiga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es duro perder una madre, pero sumarle una agonía innecesaria, lo hace más duro.

      Eliminar
  7. Sí, ciertamente es dramática la experiencia que cuentas... Producto de una cultura e ignorancia a la vez que este país, entre otros, sostiene todavía.

    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Mi padre tuvo la suerte de encontrar al final de camino un médico que le ayudó (sin aparentar hacerlo); no puedo decir mucho más pero creo que se me entiende. Y de eso hace ya 27 años. Mi madre no tuvo tanta suerte a pesar de irse apenas hace dos... porque en las residencias de ancianos no hay nada para ayudarles. Repito: en las residencias no hay nada. Tremendo ¿verdad?.

    Veremos qué me depara la vida a mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos una asignatura pendiente sobre la libertad, sobre la decisión final que más allá de cambios normativos precisaran de profesionales bien formados.
      Qué nos depara a tod@s.
      Un beso

      Eliminar
  9. Tal como está la cosa creo que aún queda tiempo para que llegue, a pesar de ser una cosa a la que deberíamos tenerla superada en pleno siglo XXI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos tomar conciencia de la necesidad de no solo regular esta situación, sino de formar profesionales respetuosos con los derechos de los pacientes.
      Un saludo

      Eliminar
  10. A veces se acomodan tanto en sus profesiones que se olvidan del dolor que produce la perdida de un ser querido, se supone un escudo para poder realizar su profesión sin empatizar demasiado, pero una cosa es no empatizar y otra desdeñar.
    Un besote fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es complicado siempre, la familia se aferra a la vida, a la superación de la crisis hasta que se les informa de que no es posible. Y en ese momento duro y doloroso pueden encontrar o no la sensibilidad de hacer el paso lo menos doloroso posible.
      En fin que se suma dolor al dolor.
      Besos

      Eliminar
  11. La dureza de estos procesos hace con frecuencia que todo se deshumanice y al final para protegerse del dolor acaban provocando más dolor por la manera en qué tratan a aquellos que sufren.
    Creo que se debería trabajar más con la empatía, con la sensibilidad, con el dolor de los familiares y que se necesitarían más de estos conceptos en estas profesiones para ponerse solo un poquito en el lugar del otro que sufre.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Conxita, un placer tu aportación
      Sin duda, ponerse en el lugar del otro en buena parte de la solución.
      Un saludo

      Eliminar
  12. Hace 40 años, yo estaba en la Facultad de Teología de Granada y un profesor de Ética nos habló de este asunto y lo trató desde el punto de vista de haberlo vivido hacía poco, pues él, como sacerdote, se había tenido que enfrentar a sus hermanos médicos para que no prolongaran inútilmente la vida de su padre. O sea, que desde hace 40 años o más, en la Iglesia está clara la postura de evitar el esfuerzo terapéutico cuando ya no conduce a ninguna parte. Otra cosa es que haya grupos religiosos o autoridades de la Iglesia que actúan por libre, que son más papistas que el Papa e imponen lo que no es doctrina ni ideología general. Como ejemplo de lo que digo, está que también en Granada se dio uno de los primeros y casi únicos casos de de desconexión de un respirador y, aunque en esta información se dice que la desconexión se produjo en otro hospital por razones religiosas, en realidad fue por motivos legales, pero todo el proceso y la decisión se había realizado con el consentimiento de la dirección del hospital donde estaba ingresada, que pertence a una orden religiosa.

    Perdonad el comentario tan largo, pero es que se trata de algo que me afecta directamente, ya que hace años tuve que enfrentarme con un médico que quería para mi madre ese plus de dolor y la monja de la planta estuvo de mi parte en ese enfrentamiento para evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... El enlace no lleva a ninguna parte. A ver si así

      http://www.elmundo.es/elmundo/2007/03/15/obituarios/1173920650.html

      Eliminar
    2. Bienvenido a esta casa, Senior.
      Seguro que las altas instancias lo tienen resuelto, del mismo modo que la normativa tampoco ofrece problema alguno, otra cosa es la realidad. Al parecer no resulta tan sencillo encontrar un profesional que comprenda que la familia solo desea que el tránsito sea sencillo, indoloro, en calma.
      Gracias por el enlace.

      Eliminar
  13. ¿Se le negaron los cuidaos paliativos?, o simplemente no había personal especializado.

    He leído entre los comentarios que algunos médicos, jugándose el tipo, ayudan al buen morir, haberlos los hay en casi todos los hospitales, pero no es fácil, en esos momentos, atinar con las palabras justas, la palabra eutanasia le produce urticaria a la mayoría y se pueden jugar su profesión.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos en este caso no se trata de eutanasia, sobre la que podemos pensar otro día, sino simplemente de facilitar un tránsito en calma, sin dolor, un adiós sin sobresaltos ni inútil dolor.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Para estos problemas que pueden presentarse, está el Testamento Vital que todos deberíamos tener, pues no basta con que la familia sepa cual es nuestra voluntad, ya que luego prevalece la opinión del médico por encima de la de la familia y solo si está especificada la opinión del enfermo se atiende.

      ¡Ah! Y no es que importe mucho para el asunto que estamos tratando, pero soy mujer.

      Eliminar
  14. Una sugerencia Pilar.

    Esta mañana tenía en mi bandeja de correos varias respuestas tuyas a los diferentes comentarios dejados en tu blog, entre ellos el mío. Sin el nombre de la persona a la que te diriges nos obligas a volver a tu blog a ver que respuesta corresponde a cada quién. Bastaría ese detalle para simplificarlo.

    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Ernesto, desconozco porqué te envía a tu correo las respuestas a los comentarios, a todos los comentarios. No replico el nombre porque como ves, las respuestas se ubican bajo las preguntas, pero trataré de saber qué pasa y como solventarlo.
      Disculpas

      Eliminar
    2. No no, no es eso, Pilar. Tus respuestas nos llegan a todos a la vez porque hemos activado esa opción al dar a publicar. Es la carencia del nombre de cada uno, cuando respondes, lo que nos obliga a volver a tu blog. De hecho se hace así precisamente para no estar entrando a los blogs a ver si se nos ha respondido o no.

      Basta que pongas el nombre, como ya has empezado, para que todo vaya sobre ruedas...

      De nuevo un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
    3. No no, no es eso, Pilar. Tus respuestas nos llegan a todos a la vez porque hemos activado esa opción al dar a publicar. Es la carencia del nombre de cada uno, cuando respondes, lo que nos obliga a volver a tu blog. De hecho se hace así precisamente para no estar entrando a los blogs a ver si se nos ha respondido o no.

      Basta que pongas el nombre, como ya has empezado, para que todo vaya sobre ruedas...

      De nuevo un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar