, , , , , , ,

La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco

En verano de 2013 descubrí a Jesús Carrasco con Intemperie (aquí la reseña), recuerdo que me recordó a Delibes y a su fuerza narrativa pegada a la tierra hasta convertirla en el personaje sin el que nada puede entenderse. 



Esperaba con curiosidad su segunda novela, casi tres años después quizás no se tratase del típico manuscrito previo, que nadie quiso publicar y que se publica aprovechando la estela de la fulgurante ópera prima. Se trata de La tierra que pisamos, una distopia o incluso una ucronía, dependiendo de quien pensamos que es el Imperio que se extiende desde las estepas rusas hasta África en los comienzos del siglo XX. Al estilo de los generales romanos a quienes se pagaba el retiro con tierras de conquista, en un pequeño pueblo extremeño viven Eva Holman y su esposo, ya limitado y dependiente. Cuando Eva descubre en su jardín a un extraño lugareño, se desencadena un proceso de reconstrucción que desmoronará su vida.

Los cuadernos de Eva, sus sentimientos, el pasado de Leva y el pasado que grita muda la tierra sobre la que se asientan se trenzan a lo largo de un libro terriblemente duro, que avanza lento hasta alcanzar el punto de no retorno desde el que nada sorprende al lector porque incluso la crueldad llega un instante en que deja de percibirse y si a Leva lo enmudece al lector le empuja avanzar deprisa hacia un final previsible.

El hiperrealismo de su rico lenguaje acartona una relación que no se produce, fosiliza en el horror una catarata de sentimientos que no llegan a desencadenarse, ni la belleza arruinada de los bosques del norte, ni la dulzura del abrazo de la tierra caldeada por el sol de la infancia alcanza a tocar a un lector falsamente atrapado por la paradoja del precio de la civilización.

Resuenan dolores antiguos (la matanza de Badajoz), el planeta agoniza en nuestras manos, la política, el totalitarismo, la negación del otro, el discurso único del vencedor y el despertar del engañado laten en esta tierra que pisamos, que quizás es demasiado extensa, porque quizás está demasiado muerta.

A pesar de todo, hay momentos, párrafos, palabras, instantes en los que apenas sucede nada en los que todo funciona, y te toca por dentro.



Anuncian los medios que la versión cinematográfica de Intemperie está en marcha, a bote pronto pienso en que no es una novela para ser vista, aunque reposo la idea y recuerdo las imágenes de La Novia de Paula Ortiz e imagino una tierra dura y seca capaz de acoger a un niño herido, quizás sí hay un modo de ver Intemperie.

8 comentarios :

  1. Pilar, sabes que me gustan los libros descriptivos de lugares y sensaciones pero "Intemperie" tiene olores, paisajes,sabores que por momentos resultan vomitivos. Llegué a sentir angustia... La novela me enganchó desde el primer párrafo y la tensión no se pierde. Pero sabes, cada día vemos a través del televisor como niños tienen que madurar de forma brutal y acelerada. ¿No te parece?. En fin, no estoy en situación de leer el libro que hoy nos recomiendas del mismo autor.

    Voy a empezar La chica del tren, de Paula Hawskins parece que es de misterio pero al menos no me erizará la piel supongo :)

    Un abrazo grande amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no te lo recomiendo Alondra, es innecesariamente duro. La chica del tren mucho más ameno, sin duda.

      Un beso preciosa

      Eliminar
  2. Yo leí el anterior viendo casi con envidia el manejo de la lengua y de su capacidad descriptiva. A veces se pasaba pero era un buen libro. Dificil pero meritorio. Veremos este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco como demasiado, casi me atrevo a pensar que es su primera obra, y a pesar del retoque que le haya hecho en estos tres años, sigue siendo un exceso sin que te aporte nada, más que una angustia que no es nueva.
      Quizás no lo he leído en el mejor momento.
      Besos

      Eliminar
  3. Pufffff
    pues a mi Intemperie me resulto cansina a más no poder
    lamento no compartir la euforia general por este autor.

    ResponderEliminar
  4. Estoy en él.
    Me fascina tanto a¡como el primero.
    Ya te cuento
    ;)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, no dejes de contarme tu impresión cuando lo termines.
      Un beso

      Eliminar