, ,

Realidad a medida

El precio de negar la realidad
Llevaba tiempo pensando cómo puede ser que haya quien no ve lo que para otros es simplemente obvio, cuando tropecé con una entrada sobre el tema en el Blog de Alberto Barradas, que él titula El peligro de negar la realidad.

En ella mantiene que se niega la realidad, entendida como aquello que muchos ven como tal, por varias razones: incapacidad para afrontarla, a veces de modo inconsciente; incapacidad para cambiarla, siendo esta una postura más consciente y que tiende a la manipulación e incluso por pura y simple conveniencia, siendo así una de las formas más comunes de la mentira.

Incorpora la idea de que el eufemismo es un modo sutil de negar la realidad y añade que este proceso produce a quien cierra los ojos un profundo estrés al sumirlo en una lucha profunda para mantener ante uno mismo y ante los demás que lo que es, no es. 

Me ha parecido especialmente interesante su afirmación de que cuando niegas la realidad también niegas su relatividad y te quedas sin margen de acción, negando la realidad se pierde su flexibilidad y se convierte en algo sólido e inamovible. Como consecuencia de este proceso, voluntario o involuntario, cualquiera que trate de hacerte ver es percibido como enemigo, cuando no como por loco y peligroso.


Si este proceso de negación o ceguera se produce en el entorno social, las consecuencias son una ruptura del contrato social, de la convivencia, arrastrando a la sociedad a la confrontación y al uso excesivo de la fuerza pública. 

Curiosamente tanto las personas como los estamentos sociales pueden mantenerse en este estado durante mucho tiempo, a pesar de sus 
demoledoras consecuencias, ya que la realidad, la cruda realidad muchas veces, duele y hace falta valor para adaptarse o tratar de cambiarla.


No quiero abrir los ojos
Lamentablemente parece no haber más remedio para abrir los ojos al ciego que dejar que se choque con la realidad a pesar de lo doloroso o violento que puede ser proceso, que además es inevitable.

Desde esta perspectiva se me ocurren muchas preguntas; el Partido Popular al negar que la corrupción sea sistémica entre sus filas ¿muestra su incapacidad para afrontar la verdad, para cambiarla o es simple conveniencia, mentira y manipulación?, cuando se plantea el problema catalán ¿se usa un eufemismo para negar la realidad de una sociedad dividida entre la secesión y la permanencia?. Y una más profunda, para la que no encuentro respuesta ¿es la realidad como yo la percibo o tengo miedo a entender que todo ha cambiado?

 ¿y tú?

19 comentarios :

  1. La relativa verdad es que todo está cambiando, ese permanente cambio, cada uno lo ve y lo analiza como le sale de los "wuevos" en base a la ideología en la que ha sido educado, o el miedo que te han metido, si encima tienes el poder en tus manos, "miel sobre hojuelas", puedes seguir mintiendo y metiendo miedo hasta que al contrario le salga por la orejas, bien domesticados, la ciudadanía come de tu mano, ¿hasta cuando se mantiene esa situación?, hasta que la situación de equilibrio (no tiene porqué ser a ras, el poder está en manos de muy pocos) se rompe ¿y que ocurre después? que otra realidad se hace posible y el circulo se cierra.

    No se si saludarte a mandarte a hacer puñetas, en menudo lío me has metido, llevo dos horas dándole vueltas a la contestación, es un tema tan interesante que escribirlo me está dando yuyu, te daría una mejor respuesta en un tu a tu con un café, cerveza o vino delante

    Un abrazo, a pesar del esfuerzo.

    ResponderEliminar
  2. Cada uno tenemos un punto de vista, eso está claro, la realidad? creo que cada uno tenemos un prisma para verla, pero no me parece que eso sea malo, hay muchas cosas en esta vida que son subjetivas, las objetivas son irrefutables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente sobre la realidad objetiva pivota, o pretente pivotar este pensamiento, las cosas son como son, a pesar de que nos negemos a verlas. No se trata de algo subjetivo sino de una realidad meridiana que se niega por incapacidad de asunción, de ajuste o por interés.
      El tiempo inevitablemente juega a favor de la realidad, por mucho que nos empeñemos en no verla, por miedo, interés...
      Lo subjetivo es otro ámbito mucho más complejo, pero es curioso cómo quizás cuando una realidad se está abriendo camino tendemos a verla como algo subjetivo, no lo había pensado.
      Un beso

      Eliminar
    2. ¿Cuales son las verdades objetivas irrefutables?.

      Eliminar
  3. Hace una vida que ataco los eufemismos como una mala enfermedad. Para mí el usarlos es como barrer debajo de la alfombra. Sigue lo malo pero se maquilla con palabras bonitas para que lo parezca menos. Pero la apariencia nunca es solución. El eufemismo político es de los más perniciosos. Pero ahí va a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, pero si lo piensas desde el modo que plantea este experto, el eufemismo requiere la voluntad de tervigersar una realidad admitida pero no asumida.
      un beso

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Jo, si es que pongo filosófica y me dejas....

      Eliminar
  5. Tesoro, que profunda, para llamar a las cosas por su nombre, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan sencillo cuando cada cual llama al pan de diferente manera :)

      Eliminar
  6. Todo cambia y a una velocidad de vértigo.
    No nos daremos cuenta y estaremos bien atrás.
    Antes las cosas eran más estables y permitían análisis más profundos.
    Hoy no, la velocidad de la información, el ansia de la última hora de cualquier tema... todo nos desborda.
    Nunca vamos a llegar a la verdad de nada porque cosas que no imaginamos y que serán importantes ocurrirán de aquí unas horas y harán que olvidemos las que ahora mismo nos preocupan.
    Ese alud de información sin fin nos está insensibilizando.
    Y el PP, y el PSOE, y CIU, y otros lo saben muy bien.
    Nuestra capacidad de asombro tiene un límite y pronto ya nos dará igual cualquier caso nuevo de corrupción.
    Ellos lo saben y niegan la realidad esperando que pronto nuestros cerebros se acostumbren a que la corrupción puede ser incluso comprensible.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la velocidad y el exceso? de información hacen el análisis cada vez más difícil. Creo que a la corrupción nos hemos acostumbrado por saturación. Al fin y al cabo, no pasa nunca nada.
      Un beso

      Eliminar
  7. La realidad y el mundo están en constante cambio. Es como un toro de rodeo desbocado, y asumir los cambios es lo que nos impide caernos de la silla.

    La realidad corrupta del PP no es otra cosa que su propia esencia. Están en política para forrarse, y tambien porque fuera de ella, en la empresa privada, no durarían ni un semestre.

    El problema catalán tiene unos orígenes complejos, y la solución es mas compleja aún para la capacidad de nuestros políticos. Cierran los ojos buscando ignorarlo, pero cuando los abren, el dinosaurio sigue estando ante ellos.

    Y sobre la percepción de la realidad de cada individuo, podríamos escribir un tratado filosófico casi infinito, pero creo que no encontraríamos una respuesta cierta.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La filosofía ha dedicado mucho tiempo a delimitar qué es la realidad y creo que seguimos sin tener la respuesta y por ello es tan interesante parar de vez en cuando y pensar.
      Besos

      Eliminar
  8. Coincido con muchos argumentos ya expuestos pero también puede ser que aceptar la verdad suponga tener que tomar unas decisiones que no se pueden tomar, sea por falta de valor, sea porque supondría imponer unos cambios que van contra los propios intereses.
    O puede ocurrir que no se sea capaz de trascender, de ver más allá de lo que se constata directamente, de lo que se ven con estos ojitos y se atribuyan las acusaciones a maldad ajena.
    No olvides, finalmente, que todo depende color del cristal...
    Besos, filósofa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si asumes la realidad, debes darle respuesta y esto parece que es lo que nos atenaza. El cristal es una excusa cuando se usa negro y opaco, jeje.

      besos

      Eliminar
  9. Al pan, pan, y al vino, vino. La realidad política actual es una evidencia, y más si está probada y comprobada con hechos fehacientes, por mucho que no le "consten" a quienes están implicados en asuntos más que turbios (que son ya la mayoría), aunque en este país a nadie le conste nada... Mientras tanto vivimos en una nube, -un país sin gobierno, donde nadie quiere firmar ningún papel por miedo a verse implicado en algo anterior y paralizado totalmente- y todo son excusas, cuando la solución es bien sencilla y facilona, lo que sí que podemos constatar todos es que este sistema electoral es un desastre y hay que cambiarlo, pero ya, para que esto no vuelva a suceder (lo de dejarlos pactar...)
    Decía Chirbes que "cuando las ideas no te dejan ver la realidad, no son ideas, son mentiras" y en este trampantojo actual quieren intentar meternos, haciéndonos creer que hay varias realidades cuando sólo hay una, y con la única intención de deformarla y crear más confusión de la que ya hay.
    Soñar es mucho más apetecible en el estado actual, a dónde va a parar... sólo que no hay más ciego que el que no quiere ver, la gran mentira que quieren hacernos tragar, pero luego no lloremos... porque al despertarnos, la realidad nos va a doler, nos dolerá, fijo.
    Y bueno, es que la realidad personal o individual, y la realidad social, aunque parezca que sí, no van parejas o no tienen por qué asociarse..
    Besos, Pilar.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Cómo no optar por la lírica con el panorama que tenemos, pero no más que para tomar impulso. La realidad también la hacemos cada una de nosotras.
      Un beso

      Eliminar