, , ,

Tirar la toalla

Estar pendiente de la actualidad, participar en mi ámbito en aquello que me parece importante, apoyar en la medida de mis posibilidades aquellas iniciativas que tratan de mejorar el mundo, mantener la mente abierta y tratar de comprender la motivación, no siempre cargada de doblez de quien actúa o defiende lo contrario que yo, confiar en los demás sin depositar fe ciega en nadie...este modo de vivir, con los ojos abiertos y el corazón al alcance comienza a pasarme factura y no sé si me quedan medios para pagar.


Contemplar de cerca (o de lejos porque nunca es clara la perspectiva) la realidad del mundo en que vivimos es amén de agotador muy triste, da lo mismo que se trate de lo local, (vamos por los 100 días de una huelga de autobuses que cada día pierde más sentido, salvo la búsqueda de daños colaterales), de lo nacional (asistir en silencio -reconozco contestarle alguna vez a la TV pero es puntual- al desfile de frases huecas y medias verdades de políticos sin valentía para reconocer sus limitaciones, cuando no para asumir sus vergüenzas, va a acabar con la paciencia de tod@s), lo internacional (el desfile de refugiados a quienes negamos refugio) o lo global (el planeta agoniza entre el festejo mediático de actos vacuos pensados para el lucimiento televisivo).

Y no es que las cosas sean como son porque no pueden ser de otro modo, es que no queremos cambiar, empeñados cada uno de nosotros en aferrarnos a lo que tenemos, negamos al otro, ya sea el próximo, el que cruza el mar con la guerra resonando en sus oídos, o aquel a quien ni siquiera permitimos tener voz, la posibilidad de un cambio, de un giro. Y se lo negamos a quienes nos preceden, incapaces de ver lo que es una realidad tozuda, el mundo en que vivimos, la tecnología de que disponemos, nuestra capacidad es tal que podríamos disfrutar de una vida decente, honrada y satisfactoria en cada esquina del planeta.

Quizás nosotros no precisáramos vaciar los armarios cada temporada, pero todo el mundo contaría con ropa para cubrirse más que dignamente, quizás este viejo y caduco primer mundo no tiraría cada noche toneladas de comida en buen estado, pero cada persona llevaría a su mesa más que suficiente, quizás...

Será la astenia primaveral disfrazada de lunes, será. Pero sólo tengo ganas de tirar la toalla, de volverme ciega y sorda.

14 comentarios :

  1. La primavera es muy mala, nos volvemos sensibles; además este año ha tenido un añadido que la hace más peligrosa, la primavera la sangre altera coincide con la Semana Santa, pero no solo, igualmente ha coincidido con la firma de mandar a freír puñetas a los refugiados que piden ayuda, seguimos sin gobierno ni asomo de tenerlo, viendo en las calles a unos personajes que parecen el Ku Kus Klan, no me sorprende que quieras tirar la toalla, quedarte ciega y sorda, a mi me pasa lo mismo solo que con el añadido de estar moqueando, ojos llorosos, estornudos y dolor de cabezón, en fin cosas de la primavera que por suerte solo dura tres meses.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que alergia no tengo ;)

      Eliminar
  2. NO te vuelvas ciega que sino no escribes. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues anda que te van a ayudar estos días de Semana Santa. Festivos en los que vas a tener tristes tardes de Domingo de Jueves a Domingo(en Cataluña añadimos el Lunes). En cualquier caso los bajones y las pájaras le vienen al mejor corredor en cualquier momento. Tú eres de las que se recuperan. Antes o después. Lo que ocurre es que a veces sujetas el mundo tú sola como Atlas. Deja que lo aguante otro-a un rato. Buenas vacaciones si puedes disfrutarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos creemos lo que no somos ¿verdad?
      En fin un mal lunes gracias por estar al otro lado.
      Un beso

      Eliminar
  4. En esa etapa de desgana y hastío ando yo últimamente. Posiblemente -y sólo digo "posiblemente" en mi caso sea porque ando inmersa en pájaras mentales por mi próxima revisión (que cada vez es más duro de llevar y asumir), o por esa primavera que mencionas, o por lo que sea, que no importa tanto el motivo si no la causa. Habrá que esperar que amaine el temporal. No queda otra. ¿O sí?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que solo ha sido un "nublao" y se nos pasa enseguida.

      Un beso

      Eliminar
  5. Si cierras ojos y oídos no sólo dejarás de ser útil a los demás, que te necesitan y mucho, también te perderás tu propia vida y en eso sí que nadie podrá sustituirte. En ninguna parte del contrato de la vida está escrito que fuera fácil, pero es la única vía que tenemos para cambiar lo que no nos gusta.
    Es lo que tiene llegar a mayor, ya ves, que llegas alérgica y escéptica total.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda bronca...vale, ya me pongo las pilas.
      Creo que me he saturado y necesito encontrar un modo de no dejarme arrastrar.
      Gracias

      Eliminar
  6. Últimamente me gustaría ser ignorante y pensar solamente en que me toque el cupón de los ciegos... Los años pasados tampoco fueron fáciles teníamos los mismos problemas o similares pero teníamos ganas de salir adelante, ilusión por mejorar las cosas. Ahora me pregunto ¿sirve para algo salir a la calle y protestar? parece que nos estamos acostumbrando a ver las noticias como si lloviera. Votamos y se ríen de nosotros. Los países ricos juegan a las cartas con las personas y las encierran entre alambradas. Decíamos a los hijos: "estudia" es la herencia que te voy a dejar y siguen triunfando los hijos de los ricos, a esos nunca les falta un buen trabajo. Te suben dos euros la pensión y te envían una carta donde encima se ríen de ti. Mi nieto para entrar en una guardería tiene delante a los gitanos y a los emigrantes, al final no hay plaza... y si puedes la pagas o los abuelos echamos una mano mientras los padres trabajan por un sueldo base y pagan impuestos. En mi casa se cambió el portero automático, todos tuvimos que pagar pero al marroquí que vive subencionado en el tercero hubo que darle una factura porque su parte la pagaba el ayuntamiento y quita las bombillas de las escaleras cada vez que se funde una en su casa.
    En fin amiga, que ya no sé lo que es bueno o malo. Lo único que espero es no perder la educación y la sanidad pública y que no me falte para una sopita caliente. Porque somos muchos los que vivimos haciendo números para llegar a fin de mes y el único orgullo es ser decentes mientras los ladrones se dan la gran vida.
    Un abrazo amiga y no pierdas la ilusión eres un orgullo para los que te leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te leo y me avergüenza soltar aquí que estoy harta y cansada de este mundo que no se parece en nada al que podría ser.
      Tomo nota y me repongo, un beso bien gordo.

      Eliminar
  7. Rendirse??
    Resignarse?
    Creo que me he equivocado de blog...
    :P

    Vengaaa!!!

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss, si es que era lunes y ...
      Bueno que me dejo de quejas y vuelvo al "tajo", es lo que tiene escribir a diario, no siempre encuentro el tono.
      Gracias, un besazo

      Eliminar