El infierno de Babel

Hablan y no callan, repiten mantras y amenazas, acusan y protestan, llenan de ruido esta primavera que oscila del invierno al verano como si fuese incapaz de decidirse. Pero se producen un extraño fenómeno, cada cual habla en su propio idioma, dirigiéndose tan solo a su público objetivo, el único capaz de asumir discursos incoherentes y artificialmente simplificados.

Babel
Trato de alejarme para tomar perspectiva y vienen a mi mente las imágenes clásicas de la torre de Babel, aquella construcción nacida del miedo a un nuevo diluvio, el primer intento de reaccionar unidos ante una amenaza global. Gentes de todos los pueblos trabajando en común, buscando un mismo objetivo: salvaguardarse de la crueldad ciega de un poder tan incomprensible y poderoso que ante la visión de una comunidad cohesionada entorno a una meta, optó por una estrategia que solo siglos después sería enunciada: divide y vencerás.

Infierno
Pero apenas se aposenta la idea de Babel en mi cabeza, surge su opuesto, la imagen inversa, el Infierno recorrido por Dante, una pirámide invertida que recorre con morboso deleite todas y cada una de las miserias humanas, encontrando en cada estamento un enemigo encarnando lo peor, curiosamente no encuentra el poeta en su terrorífico deambular parte de sí en cada estancia, como si las personas fuesen talladas de un solo material, de una sola pieza.

No creo que falte mucho para que seamos llamados de nuevo a dejar a un lado nuestras opiniones personales para por acumulación conformar una nueva voluntad pública, y no alcanzo a calibrar si se trata de una torre que amalgama las voluntades individuales o un camino de descenso del que tan sólo puede emerger uno.

13 comentarios :

  1. Hola Pilar, es la vida, la natural. Lo digo por lo de los ritmos.

    Paso a leerte...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  2. Sí, la primavera parece ir en consonancia con el momento político… La oscilación. Y no es para menos. No nos “jugamos” aquí, sólo, una opción de gobierno sino, a mi entender, la primera piedra de un cambio imparable en el tiempo, y mundial. ¿Sirve Francia de ejemplo?

    ¿Objetivo difuso e inalcanzable? En toda primera piedra no suele adivinarse el final de la construcción. No para muchos… Aunque creo que en lo que concierne a este país eso está mucho más claro. Quienes apuestan por ello, con visión puntual y a la vez global, lo tienen claro. Quienes reniegan de ello, por la pérdida de estatus, también. Y que conste que el estatus a perder también está tintado de izquierda y social… Pero algo deslavado e institucionalizado.

    Tienes razón en lo de que hablan y no callan. Y de cada cual habla para su público objetivo pero…, creo también que no todos los “públicos objetivos” están maduros para seguir tragando palabras sin sentido.

    Babel sí hay, pero es el “publico” quien tiene que saber discernir entre un lenguaje y otro. Y si no lo hace, cosechará el tipo de gobierno que se merece… Un tiempo más. Pues como digo, creo que el cambio es imparable.

    Un fuerte abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, no me cabe duda de que el cambio no puede detenerse, pero los tiempos de la historia se dilatan demasiado para los hombres.
      Un saludo

      Eliminar
  3. ¡Hola Pilar! Desde luego esto es un mareo de "Bla, bla, bla..." Lo peor es que de haber elecciones y costarnos un riñón y la mitad del otro, las cosas seguirán más o menos igual. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que las cosas cambien debemos hacer cosas diferentes.
      Un beso

      Eliminar
  4. Yo pensaba que no podían caer más bajo.
    Y me equivoqué.

    No todos, claro.
    Algunos mantienen la dignidad a pesar de que les ladren desde todas partes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Y volvemos a empezar, la vida es esa ruleta que gira y gira sin parar. A veces hay dejavus y este va a ser uno de ellos. Vamos a vivir otro momento histórico, segunda vuelta de elecciones, no se puede ser más desastre.

    ResponderEliminar
  6. Ahora mismo si lees ésto es porque sintiéndolo mucho (no lo suelo hacer, de verdad), es que entro de cuclillas para dar a conocer un concurso por si te interesase. El motivo es porque me haría ilusión que llegase a un grado mínimo de personas, y claro, si me paro a leer a todo el mundo en éstos momentos pues no sé si a una gran mayoría le podría llegar mi propuesta.

    Propongo dar uso de una nueva palabra, ''Criptear'''... y os animo a que participéis a éste concurso literario que he compuesto.
    http://noa1000words.blogspot.com.es/2016/04/i-concurso-nueva-palabra-criptear.html


    ¡Espero que guste!

    Noa

    P.D: Si te llega a molestar un poco o algo mi mensaje, por favor házmelo saber. Lo comprenderé. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noa no molestas, a mi me pillas sin mucho tiempo, pero ¿quien sabe?

      Un saludo

      Eliminar
  7. YO QUIERO PENSAR EN QUE ES LA FALTA DE COSTUMBRE LA QUE NOS TIENE EN ESTE IMPÁS EN EL QUE NINGUNO VE CLARO LA SALIDA Y TODO EL MUNDO SE COMPORTA COMO SI SU DISCURSO FUERA EL ÚNICO POSIBLE Y LOS DEMÁS NO TUVIERAN OTRA ALTERNATIVA QUE PLEGARSE A SUS ARGUMENTOS. DIALOGAR ES TAN SIMPLE Y SIN EMBARGO TAN COMPLICADO EN LA PRÁCTICA.... RECUERDA QUE SOMOS COMO NIÑOS Y NO VEMOS QUE ESTAMOS JUGANDO CON FUEGO. UN BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que nos quemamos, Antonio, nos quemamos

      Eliminar