, ,

Kaka de luxe

Espe y Pecas cumplen lan ormativa
Si no recoges las deposiciones de tu perro en Madrid y te pillan pueden caerte de 751 a 1.500 euros de multa, pero aunque salga hoy en toda la prensa no es nada nuevo, lo peculiar es que si no quieres o no puedes pagarlo, el Ayuntamiento de Carmena está dispuesto a condonarte la multa por la realización de labores de limpieza, es decir por dedicar de cinco a diez horas de tu tiempo a limpiar Madrid.

Me parece una buena idea a la que sólo le pondría una pega; sería mucho más útil que la sanción fuese directamente la del trabajo comunitario y solo en algunos casos, pudiese ser condonado por una multa, porque quizás quien más necesite meditar sobre los derechos de los demás, el respeto al otro, y lo mucho que aporta disfrutar de una ciudad limpia sean quienes no tendrían problemas en pagar.

Ahora solo hace falta que la Policía local asuma esta función como importante, el Ayuntamiento destine agentes a la misión de pasear por las calles donde además de convertirse en el ogro de los sucios, puedan aportar normalidad, calma y seguridad, algo demasiadas veces alejado de lo que provoca toparse con la policía en tiempos de la ley mordaza.

Y si además se asegura de que hay papeleras adecuadas y suficientes puede que haya empezado a resolver un problema que va mucho más allá el foco de infección, de la rabia de pisar lo que no debías o de la imagen de sucia que tiene la capital del reino casi como si de un honor se tratase, me refiero a volver como sociedad al lugar que habitamos como niños, cuando tu madre o tu padre te hacían volver atrás a recoger el papel que habías tirado al suelo, o cuando tu madre (cuestión de edad, espero) te explicaba una y mil veces que no es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia.

Volver a un momento que quizás nunca vivimos en el que cada uno de nosotros era responsable, sin contar siempre con que otro se ocupará de limpiar, arreglar, resolver, pensar, decidir u organizar por mí, por un precio que aunque lo no parezca empieza a ser impagable.

Por cierto es curioso saber que las multas por este motivo cambia mucho según la ordenanza municipal que se aplique, así en Sevilla apenas alcanzan los 120 euros, sube a 166 en Málaga, en Alicante ronda los 200, en Zaragoza los 250, en Ferrol llega hasta los 300, en Plasencia se dobla hasta los 600, en Bilbao llegan a los 1.500 y en Barakaldo a los 3.000.

 ¿Cuál será el motivo?

30 comentarios :

  1. Bueno sobre la cuantía de las multas no tengo ni idea Pilar, pasa igual con los impuestos de rodaje ,etc
    solo te digo que yo tengo perro al igual que muchos amigos y todos recogemos los excrementos, vamos creo que es una cuestión de civismo, educación y salubridad , pero siempre habrá quién le de igual , aunque un día acabe pisando la propia

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una cuestión de civismo, de educación, de salubridad y, a mi modo de ver, de irresponsabilidad, como si lo que hacemos no tiene consecuencias o como si las consecuencias debe solventarlas otro, nunca nosotros y creo que es sintomático,
      La idea de que pisen la suya...

      Besos

      Eliminar
  2. La multa creo yo ira en función de lo limpio que quieras tener el pueblo. Bilbao en limpieza le da mil vueltas a Zaragoza, por poner un ejemplo, ya que es lo que yo más veo. En Zaragoza yo vivo en el centro, mercado central, y es una vergüenza lo sucio que está todo.
    Yo tmb he tenido perro y siempre con bolsas, eso supongo que va en la educación de cada uno. En mi caso no sería tan indulgente 3.000 de multa y 20 horas de servicios. Verás como recogían todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tiene que ver con el nivel cultural, con la valoración del espacio público y con la renta de las poblaciones, claro. Pero me sorprende muchísimo tanta variabilidad.
      Creo que para que funcione tiene que haber quien denuncie, es decir policía en las calles, una policía de cercanía, que pasee, que sea parte común y amable de la ciudad.
      Un beso

      Eliminar
  3. Yo también tengo perro, y la mayoría de la gente que conozco recoge los excrementos de sus mascotas. Me parece fantástico que se multe al que no lo haga o que impongan las sanciones que consideren adecuadas, pero para todos. Los que tiran papeles, los fumadores y sus colillas que se van por las alcantarillas y acaban en nuestras aguas y que, por cierto, no son biodegradables (al menos las cacas de perros si).
    El civismo para todos, que en la calle hay mucha mierda y no solo de perro. Y se me olvidaba a los guarros/as que escupen sus flemas en las aceras. Tampoco tengo por qué pisarlas.
    Un saludo, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, creo que lo de los perros es un tema que a ido avanzando, y del mismo modo creo que está empezando a pasar con las colillas, ahora que empiezan a aparecer papeleras para ellas.
      Todos deberíamos entender que el espacio público es el salón de tod@s.

      Un beso

      Eliminar
  4. Pongamos 10.000€ de multa, que mas me da si en la periferia de las ciudades no se ve un policía local ni en pintura, estos policías se encuentran en el centro, lugares donde se vive del turista, donde están los negocios de cachivaches y donde hay que presentar una cara bonita aunque el resto esté podrido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, debemos recuperar "al guardia" dicho con respeto y cariño, al que pasea por el barrio y forma parte de él.
      Besos

      Eliminar
  5. Falta mucha educación,en muchos aspectos,este es uno de ellos.
    Y los chicles que tiran al suelo y se quedan pegados? puajjj

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, nos falta respeto por el espacio común y responsabilidad por nuestros actos.
      Un beso

      Eliminar
  6. Tanto en este asunto como en las tasas de circulación de vehículos no existe un criterio único, cada ayuntamiento aplica el importe que cree conveniente.

    Este tema es un poco "apestoso", por decirlo así. Sería más lógico que los infractores tuvieran que rendir X horas de trabajo comunitario recogiendo heces abandonadas, que no pagar una multa en metálico. Y que al final de cada sesión, se "verificase" el resultado.Sería mas ejemplarizante.

    El problema en las grandes ciudades está alcanzando cotas insufribles. Me he sentido indignado al ver como el propietario de un "gran danés" ( 80 kilos de promedio) dejaba "abandonadas" las deposiciones de su mascota en mitad de una acera estrecha. A este habría que enviarlo a galeras como mínimo.

    Yo tengo dos perros fantásticos, un hermoso rollo de papel doméstico, y un barrio bien surtido de papeleras públicas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que es cuestión de respeto, de educación y de responsabilidad. Yo estoy contigo, me parece muuuucho más útil que limpien a que paguen.

      Besos

      Eliminar
  7. Para empezar diré que tengo una perrita... y estoy completamente de acuerdo con la medida. Es más: yo no condonaría la multa por servicios; sencillamente pondría las dos cosas.

    Pero también es verdad lo que dice otro compañero: ¿cómo se van a poner esas sanciones si no se ve siquiera la gorra de los policías?. Yo vivo en un barrio, a 5 minutos en coche del centro de la ciudad y hace AÑOS que no veo a un agente ni en broma... salvo que haya fútbol o algo parecido (es como cuando llueve que salen las setas... pero si no llueve...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen resumen, para que las multas o las condenas a trabajos comunitarios funcionen, es imprescindible volver a una policía que éste en el barrio.

      Un beso

      Eliminar
  8. El motivo puede ser lo aleatorio de cómo se levantó ese día el que legisló en el consistorio o de si tenía perro o no, o de cómo lleva lo de llevar perro. Y también cómo se levantaron los que votaron esa ley. Pero estoy de acuerdo en lo que dices. Trabajo comunitario por encima de todo. Yo estoy harto de los amos que quieren perro y disfrutarlo pero no así aceptar los deberes que conlleva. Y adoro los animales y hasta sé que hay muchos buenos amos concienciados porque trato con ellos. Pero como te salgan un par de incívicos en el vecindario ya sabes que tendrás que pasear especialmente atento-a al suelo. Porque no, esas cosas que se pisan no dan suerte. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Lo que sucede es que en Sevilla los perros cagan bolitas miserables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo maravilloso de Sevilla ¿no era la lluvia?

      Besos

      Eliminar
  10. Has despertado mi curiosidad por saber cuanto es la multa en Córdoba, aunque hace mucho y tiempo que no tengo mascota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo averigües puedes ir haciendo cuentas ;)

      Besos

      Eliminar
  11. estoy totalmente de acuerdo contigo en que quizás sería mejor pasarlo directamente a servicios comunitarios, porque hay quien piensa que con dinero se soluciona todo, y esa sería otra lección que no vendría mal que aprendieran...
    pero más que de multas es una cuestión de educación, de esa que en general, como país, no nos sobra...
    en fin... toda medida es buena si nos educa un poquito más...
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educación...cuánto depende de ella.
      Un beso

      Eliminar
  12. Lo de los perros será porque por algo hay que empezar pero no estoy segura de que ese sea el problema principal de Madrid. El problema, en Madrid y alrededores, hasta Algeciras o La Coruña, es la falta de civismo y de respeto al otro. Dejar la basura en cualquier lugar, aunque haya recipientes específicos; armar una fiesta en cualquier espacio público y a cualquier hora, sin pensar en las molestias que ocasiona; montar un botellón y dejar el sitio como un sembrado...
    Esas actitudes que tampoco son sancionadas de manera que todos acabamos pagando la mala educación de algunos, de muchos.
    Lo mejor de la medida de Carmena, la alcaldesa de Madrid admirable por tantas razones, es introducir el mensaje de que no todo se paga con dinero y que el cuidado de la ciudad es tarea colectiva. No soy muy optimista, pero me gusta. A lo mejor porque no tengo perro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea que me ha resultado atractiva, volver a pensar en que somos responsables, que no se trata de que otro venga a apañar tu destrozo, que es cosa de todos, en fin...

      Besos

      Eliminar
  13. A mi me parece que el motivo estriba en quee cada centro de poder actua como un reino de taifas y puede suceder como sucede de hecho que lo que aquí tiene una importancia de tres, a la vuelta de la esquina l+o tenga de ocho. Nos queda mucho por aprender y por coordinar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La coordinación merece una biblioteca entera, minusvalorada por todos es la clave en un mundo como el nuestro.

      Un saludo

      Eliminar
  14. Todas las medidas que se tomen con vistas a mantener limpias de cacas las ciudades deberían ser bien venidas, aunque a algunos les parezcan exageradas.Eso sí, completadas con otras en el mismo sentido, como la vigilancia de botellones y gamberrismos varios.
    Lo de "contribuir" a la limpieza de la ciudad en lugar de la multa me parece una medida muy pedagógica pero me temo que no va a tener mucho éxito.

    Muy sugerente la fotografía..jajajaja

    Saludos Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín, no me cabe duda de que Pecas no deja recuerdos en las calles de Madrid ¿eh?
      Tendrá éxito si hay policías que se ocupen de estas pequeñas cosas que afectan tanto a la vida diaria.

      Un saludo

      Eliminar
  15. Me parece muy bien que se pueda optar entre pagar o colaborar limpiando.
    A ver si entre todos logramos que las ciudades estén limpias.

    Besos.

    ResponderEliminar