, , , , , ,

La ciudad vieja

Calle Alfonso
Camino por la zona antigua de mi ciudad, no por el Casco histórico: esas manzanas cuidadas, repletas de monumentos debidamente acicalados con tiendas caras y negocios elegantes junto a tenderetes para turistas de mochileta con sus Vírgenes del Pilar fluorescentes, adoquines y frutas de Aragón, sino por uno de los muchos grupos de calles pequeñas y edificios viejos que han conformado desde siempre el núcleo de la ciudad.


Contemplo los edificios y adivino por la suciedad de las ventanas o el descuidado caer de las persianas, que camino entre carcasas muertas. Apenas quedan locales abiertos entre tanta fachada de pintura deslucida y desconchada, no me cruzo con vecinos porque no quedan, nadie habita estos muros agolpados unos con otros en calles de un solo carril donde no puede aparcarse un coche, diminutas plazas sin árboles ni bancos muestran el olvido y abandono de quienes una vez las poblaron.

Centro de Historias
Cuando me acerco a mi destino, un precioso edificio rehabilitado y reconvertido de convento a centro social, museo y biblioteca me sorprenden a penas unos cuantos portales de viviendas vivas, saludando con su ropa tendida y sus cortinas limpias, casas apenas distintas de las que he ido dejando a mi paso, pero que al calor de la actividad, de la inversión pública, de la vida en suma han apostado por resistir aportando vida a un barrio que trata de resucitar de la mano de jóvenes artesanos y familias venidas de muy lejos.

Arco sur
¿Quién decidió abandonar estas calles a su suerte y transformar las afueras en ciudad? ¿Alguien ha hecho las cuentas del precio de convertir las hectáreas en metros cuadrados? ¿De asumir el gasto en servicios y recursos precisos para ofrecer allí lo que siempre tuvieron los de aquí?

Como gotas en el desierto percibo los esfuerzos en rehabilitación de viviendas, reconozco algunos proyectos nacidos con ilusión que perdieron fuelle y apoyo, ¿cómo comparar una casa vieja con un piso nuevecito, por muy lejos que quede, decían los de la burbuja?

"lo viejo" Somos como las langostas que esquilman un lugar hasta que no queda nada y se marchan al siguiente. Cientos de casas abandonadas en el arcén de tiempos marchitos, en el centro, a un paso de los servicios, de la vida, a cambio de urbanizaciones muertas, sin calles, alumbrado o transporte donde han quedado atrapados en hipotecas imposibles quienes nunca quisieron irse lejos. 

Casas que necesitan cuidados, nuevos planos, instalaciones, ascensores, manzanas que piden a gritos ganar espacios que no se conviertan en solares vacíos, barrios que le dieron a la ciudad los hijos que necesitaba y que hoy agonizan, barrios que pasan de antiguos a viejos antes de convertirse en inmensos guetos vacíos.

12 comentarios :

  1. Con los centros históricos hay que tener mucho cuidado, aquí, en Granada un gran constructor de un casi pueblo cerca de Madrid, manifestó que le dejaban hacían apartamentos en la Alhambra, con los depredadores hay que andarse con ojo.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me refiero a lo que ya se ha consolidado como casco histórico, que ni mal resuelto, sino a esos barrios de siempre que se han ido abandonando a cambio de nada, salvo los listos de siempre, claro.
      Creo que el urbanismo deberíamos tomarlo más en serio, y hacerlo a la medida de las personas.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Habitar el centro tiene ventajas e inconvenientes pero crear ciudades concéntricas solo hace empeorar los problemas. No acabamos de encontrar el modelo de ciudad que queremos porque no atendemos tanto a las necesidades vecinales como a la plusvalía. Y así estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin una ciudad a la medida de los vecinos, nada es posible.
      Un beso

      Eliminar
  3. Yo es que soy de barrio.
    Entonces esos debates apasionados sobre los cascos históricos los veo con un poco de perspectiva. ¿Que es mejor tener unos juzgados incomodos y ruinosos en el centro que dan vida al casco historico o llevarlos a la expo y que por la mañana el casco parezca un cementerio?
    Ya no me meto en el tema de la noche. Cuando yo era joven (más joven jejeje) la noche de marcha en el casco era un atrayente turístico (incomodo, molesto y todo lo demás pero atractivo)ahora la gente pasa de largo y no tiene ni la tentación de parar a echar una cerveza en una ciudad que se cierra a las dos.

    Parece que tenga opinión pero te aseguro que le doy vueltas y discuto conmigo mismo porque no lo tengo claro. Lo dicho que me quedo en mi barrio prematrimonial y en mi barrio postmatrimonial.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que deba darse vida artificial a quien la pierde, pero a la vez hay cientos de familias desplazadas a barrios nuevos, sin servicios y sin sentido, a mitad de camino entre quienes solo piensan en dinero y quienes precisan un lugar para vivir y relacionarse, debe estar la solución, ¿quimera dices? seguro.

      Un beso, vecino

      Eliminar
  4. Pues yo soy del centro y en el centro me quedo. De hecho si mis padres hubieran decidido mudarse lo habría llevado fatal. Deberían rehabilitar y limpiar bien el casco, porque es bien bonito además de cómodo y funcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían pero solo piensan en dónde sacarán más y convertir hectareas de secarral o huerta en metros cuadrados de piso, les cunde mucho más.

      Un beso

      Eliminar
  5. Cuando he vivido en la ciudad,he preferido el centro.Esos barrios nuevos de edificios todos iguales parecen colmenas.
    Arreglé un piso antiguo y quedó muy bonito,y bajaba a la calle y tenía todo.
    Hace tiempo que no voy a Zaragoza...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo vivo en un barrio que cuando se construyó era de los de "las afueras". Hoy es como una pequeña ciudad, por lo que no tengo que bajar "al centro", porque aquí tengo de todo. No sé cómo andará el viejo barrio, ese que como ya ha dicho alguien, se llenaba de ruidos y cerveza cuando yo era joven, y de algarabía que siempre molestaba a los mayores. Supongo que andará muerto, porque la ciudad, mi ciudad, se cierra a las once de la noche en invierno. Y eso siempre es mucho cerrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho cerrar, pero será el frio ¿no?

      Y una pregunta, ¿te hubieses quedado en tu barrio inicial, si hubieses podido?
      Besos

      Eliminar