, ,

La copa de las Cup

Hola soy tu menstruaciónLas que ya tenemos una edad recordamos aquel anuncio de Tampax que convertía tener la regla en una fiesta completa; nadar, montar a caballo, bailar…como si en vez de una pieza de celulosa fuese un talismán mágico y seguro que todas podemos hacer un esfuerzo para recordar mi primer tampón, un acto de rebeldía contra un sistema que determinaba que te pasaras cuatro días sin pisar la piscina por mucho calor que hiciera, so pena de informar al mundo mundial de que andabas en esos días, al acudir rigurosamente vestida.


Más tarde nos reímos con las primeras compresas con alas, aquella impertinente vestida de rojo a la que podías expulsar con el nuevamente mágico tampón, presumimos de envoltorios individuales decorados como alegres caprichos, nos preguntamos a qué huelen las nubes y asumimos con normalidad que la menstruación es de un hermoso tono de azul, cercano al agua de paradisiacas playas y que incluso, según veo ahora en la TV, vence a la mismísima gravedad.

Copa menstrual
Y mientras nos creíamos tan modernas, resulta que pagamos unos 1.600 euros al años en compresas y tampones (con el 10% de IVA a pesar de ser productos básicos de higiene) sin saber que hay otras formas, otras opciones, algunas como la copa menstrual (apenas 25 euros, con una duración estimada de 15 años y sin ningún tipo de riesgo) de las que nadie nos había informado.

Tiene gracia o no, que me entere cuando ya no me hace falta y gracias al encendido debate (por decir algo elegante) que se formó en Twitter hace unos días con una masiva participación masculina en la que destacaban los comentarios zafios, despectivos y groseros contra las representantes de las CUP en el Ayuntamiento de Manresa, y otros aún peores sobre las mujeres que trataban de dar réplica, convertidas en seres impuros, sucios y vergonzantes.

Mujeres de las CUP Valientes mujeres
Que la propuesta de dos ediles de las CUP de que los talleres de educación en salud sexual en los institutos no los den las comerciales de Tampax, sino el personal de los centros municipales y que se incluyan como otras opciones como la copa menstrual, las esponjas o la contención muscular, haya sido recibida con esa ola de rabia incontenida, me hace pensar que por muy modernas que nos creyéramos entonces, lo cierto es que casi todos los tabús gozan de buena salud, hablar de menstruación indigna y hacerlo fuera de los canales normalizados más, como si fuese algo prohibido, sucio, pecaminoso.

y cuando ya has terminado con unas...otras
La ordalía se ha centrado en la copa menstrual, imagino que porque no se han parado a analizar qué es eso del control del suelo pélvico para retener a voluntad el sangrado, que para ser eficaz debe empezar a practicarse a los 10 años y que probablemente hiciese innecesaria esa batería de compresas para las pérdidas de orina que también se han hecho un hueco en el mercado al 10% de IVA, claro.

El machismo adopta en ocasiones formas insospechadas.

(por cierto para quienes estén en edad, me ha encantado cómo lo explica Bettie Jander  Cuaderno de retales)

11 comentarios :

  1. Yo he leído calladito y calladito te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que a poco inteligente que sea una mujer, se las ingenia para tratar con éxito esos "inconvenientes". Los publicistas-hombres no tienen ni P... idea de cómo funciona el cuerpo de mujer. Cada una sabe buscar la manera de sacar partido a esos días. Tengo una amiga que busca hombres que les guste hacerlo en "esos días"... dicen que lo ven más intenso...Y cada una tiene sus trucos. Los supermercados están llenos de esas compresas, también para niños y ancianos. Mi abuela jamás tuvo pérdidas de orina, claro que ella sabía domesticar cada uno de los músculos de su cuerpo. Y crió once hijos sin compresas de bebés, a los dos años ellos ya sabían utilizar el orinal. Ahora se quedan en ese estadio compresil hasta los 3 o 4 años.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que abordar otros modos de vivir es imprescindible y no es sencillo si crees que no hay más opciones. Después de saber, ya cada una...
      Besos

      Eliminar
  3. Yo tengo la copa y la verdad no me gusta nada. Tengo amigas que están encantadas. Y sobre lo de los pañales de los niños, lo normal es quitarles el pañal a los dos años, de toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no me acuerdo de cuándo les quité los pañales...
      Sobre la copa, pues eso, saber, probar, elegir...
      Un beso

      Eliminar
  4. La CUP es vista por los catetos casposos (españoles y catalanes) como el diablo.
    A ver si en un par de generaciones van falleciendo todos estos catetos y este país puede levantar el vuelo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo del iva es sangrante,nunca mejor dicho.
    No me parece bien que las charlas para adolescentes las den representantes de las empresas,deberían hacerlo especialistas sanitarios.
    Lo mismo que para los temas de educación sexual.

    Respecto a la copa,no puedo opinar,no la he probado todavía.Pero tengo tres amigas que sí.Una de ellas está contenta con el resultado y a las otras dos no les ha ido bien (a pesar de seguir instrucciones e intentarlo e insistir,ya que habían pagado un precio).
    Supongo que hay de todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Leído, y tengo que reconocer que no dispongo de elementos de juicio. De entrada, se debería ser respetuoso con las diferentes opciones que cada persona elija.

    Aunque los de la CUP aquí ya llevan el sambenito de ser unos tremendos "frikis".

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar! muy interesante el blog que recomiendas. Como escribí allí el problema es la falta de información de algo tan natural y sobre todo, que el gobierno no haga como en Canada: desde el mes de julio, los tampones, compresas y copas menstruales están exentas de impuestos. La medida fue aprobada por el gobierno (conservador en aquel momento) y promovida por todos los partidos. Lo demás es hablar por no estar callados.
    Un abrazo amiga, gracias por tu afecto

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el enlace, Pilar :)

    Yo recuerdo esos anuncios. El de "Soy tu menstruación" me pilló ahí ahí, en mis primeras reglas. Imagínate. Y cuando yo preguntaba por los tampones me decía mi madre que eso para mí, no. Anda que no me ha tocado andar camino...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar