, , ,

Malas traducciones

dimitir
No hace tanto tiempo corría un chiste sobre que en España los políticos pensaban que Dimitir era un nombre ruso y al parecer algo está cambiando, nos hemos hecho con el diccionario. Albricias, pero pocas que poco dura la alegría en casa el pobre, o para el caso, en un país que cada día tiene dudas para elegir al sinvergüenza de la jornada. Lamentablemente el diccionario no debe ser muy completo, apenas una versión resumida de las artes y estilos de la gestión y la vida pública, ya que no abarca el concepto Cesar, y esa debe ser la razón por la que la saludable epidemia (que esperemos se extienda más allá de la primavera preelectoral) de dimisiones es tan bien recibida por determinada prensa y sobre todo por aquellos partidos responsables de quienes están dimitiendo.

La dimisión es esa delicadeza que tiene tu superior, ese instante de gracia, esas pocas horas en las que el tiempo se detiene y debes elegir el modo de salvar el poco honor que te queda y perjudicar lo menos posible a tus compañeros de viaje. La dimisión es ese guante que de no ser recogido se transforma en un cese, en un fulminante cese. La dimisión es esa copa de cicuta, ese harakiri, ese lanzarse sobre el gladio, es intento de lavar con la sangre voluntariamente derramada la mancha sobre el honor.

Cesado
No es un motivo de orgullo, ni de fiesta o celebración, no eleva la categoría humana de quien se marcha (mucho menos si lo hace tarifando o mintiendo como Soria), la dimisión es el reconocimiento cuando menos de que ha quebrado la apariencia de honradez y rectitud que como la mujer de César debe ofrecer un cargo público, y en demasiadas ocasiones el reconocimiento implícito de una actuación indebida, un error, una sinvergonzonería, una mentira o un delito por demostrar.

Claro que si no puedes cesar a nadie, más te vale hacerle la ola al tovarich que dimite.

16 comentarios :

  1. Para dimitir hay que tener vergüenza, algo de lo que carecen los políticos. De este lado del charco no conozco ninguno. Ninguno conoce la vergüenza.


    Un abrazo Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no es cuestión de latitudes, a ambos lados del charco hemos dejado al lobo vigilando las gallinas.

      Un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Pues ya ves Pilar que la sinvergonzonería "no cesa", ya que se ha convertido en sinónimo de honra. "Le honra" (al mentiroso), decía la vicepresidenta del Gobierno en funciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sus gentes le reciben con aplausos, ¿no aprenderemos?

      Eliminar
  3. ¡Se van de rositas sin dar explicaciones!
    Y es que más bien parece un escaqueo que otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gesto vacío que se llena con la mentira.

      Besos

      Eliminar
  4. Una dimisión en otro momento...ahora cuando ya todos conocemos el funcionamiento de las puertas giratorias: Ana Mato, Lamela,... no me sirve. Que paguen como cualquier ciudadano la sanción correspondiente y devuelvan la que se han llevado defraudado al fisco. ¿Alguna vez lo veremos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no parece que la cosa camine por esos senderos, me temo.

      Eliminar
  5. Está comprobado que cuando gobierna la derecha las instituciones públicas quedan desvitalizadas, ahora y siempre. La corrupción que corroe al PP es peligrosa principalmente por la falta de pedagogía política que le ha acompañado pero a estas alturas, resulta inquietante la culpabilización automática de todos los políticos y el desprecio a la política porque la política es el único mecanismo para salir de la situación. Esa suposición de que todos son iguales, todos unos ladrones y unos corruptos dice muy poco de nuestra capacidad de organizarnos como sociedad. Los golpistas y dictadores se basan siempre en ese axioma para liquidar las libertades colectivas así que ojo cuidao.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El todos son iguales es el modo de manchar que más éxito tiene, el modo de que sigamos pensando que la política es el espacio de otros y así nos va-
      Besos

      Eliminar
  6. El Sr. Soria va por las televisiones dando lecciones de honestidad.
    Necesita un manicomio de forma urgente.
    Preferiblemente que el manicomio esté en Panamá.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manicomio dices, si es de los de principio de siglo, como si es en Tordesillas.

      Un beso poeta

      Eliminar
  7. Dimitir un nombre ruso y Cesar un nombre romano.

    ResponderEliminar
  8. Que te descubran, que te lo prueben y venga negar, además de poca vergüenza es soberbia.
    Lo que han debido apretarle las tuercas para que dimita...
    Veremos qué más nos ¿asombra?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá nos quedase margen de asombro, creo que la podredumbre es tal que la única sorpresa es quienes siguen aplaudiendo porque está claro que no ganan ¿que temen perder? Todo un misterio.

      Un beso

      Eliminar