, , , ,

Pensar para reaccionar

Pensadores de diferentes áreas del conocimiento teórico como Santiago Alba Rico, filósofo, Juan Romero, geógrafo, Andrés Gurruchaga, sociólogo, o Yayo Herrero, antropóloga, compartieron el pasado domingo análisis y valoraciones sobre el mundo que vivimos más allá de la urgencia diaria o el escándalo de la jornada en el programa A vivir con Javier del Pino, en la Cadena Ser (en este enlace el podcast)


En una amena y ágil conversación abordaron el capitalismo de saqueo; los penúltimos días; la revolución de las consecuencias; el crecimiento sin fin; la incapacidad del sistema, preso de su propia ansia, para abordar una respuesta a un futuro que ni siquiera imagina; el fracaso del sistema democrático; la desigualdad derivada de la lógica de explotación; la derrota de la política, y alzándose sobre el diario conteo de cifras de paro, proyectos de acuerdos aun más liberadores del mercado al que se ha reducido el mundo, relaciones interminables de implicados en blanqueo, contiendas postelectorales, deudas falseadas y recortes anunciados, parecen concluir que lo que llamamos crisis, acabó, y  estamos ante un nuevo modelo que se eleva sobre el neoliberalismo, pivota en la austeridad y carece de plan de contingencia.

Curiosamente hace unos días asistí a unas jornadas sobre La reinvención de lo social dónde se combinaba una suerte de ciencia empírica y complejísima practica para abordar temas como Invención y muerte de lo social, Lo social en el gobierno de la austeridad, La ciudad refugio frente a la ciudad fortaleza, La reproducción en el biocapitalismo, La ciudad de los cuidados o El devenir-común de lo público

Una batería de análisis del pasado para intentar comprender cómo hemos llegado aquí, frente a pinceladas de otro modo de hacer que busca desesperadamente un espacio para enraizar a pesar de quienes esperan convencidos a que los años buenos vuelvan, incapaces de asumir que el pasado no regresa.

Ideas diferentes para un mundo que cambia, un mundo sin fronteras para el dinero, un mundo que ignora el sufrimiento evitable de quienes no rinden suficiente para un capital en busca del crecimiento continuo. Ideas complejas, diferentes, apenas esbozos de una respuesta.

5 comentarios :

  1. La lucha es tan desigual que la distancia entre dinero y sociedad se está separando segundo a segundo, ¿hasta donde llegará?, no lo se, esto no es eterno, esa burbuja estallará igualmente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Toda idea es poca. Se necesitan propuestas así y muchas. Porque desde luego no estamos en la sociedad más miserable de la Historia, pero sí probablemente en una de las más infelices y tristes que han habido. Besos y feliz fin de semana. Dicen que toca sol así que ya sabes.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos un tiempo de desencuentro entre quienes se dedican a imaginar propuestas para una sociedad un poco menos injusta y quienes tienen la responsabilidad de gestionar la sociedad.

    ResponderEliminar
  4. Hay tesoro, las ideas mueven el mundo, pena que muchas nunca se lleven a cabo por falta de sensibilidad.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Pues contra un sistema basado en la explotación, que se blinda comprando voluntades de políticos a cambio de dinero y sillones en consejos, poco o muy poco se puede hacer.

    Estos días el Constitucional ha tumbado la ley de "Pobreza Energética" dictada por el parlamento catalán que garantizaba el suministro mínimo a las familias sin recursos.

    ¿ Se puede defender el beneficio de unos pocos a cambio de la miseria de muchos ?.

    Las cuarenta monedas de Judas siguen rodando y cambiando de manos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar