,

Nervios de madre

estudiando
La impotencia se cura con confianza, o al menos eso me digo cuando me quedo escuchando el silencio que sale de cuarto del pequeño convertido en una leonera con aroma a rotulador fosforito.

No recuerdo una primavera más difícil, ni siquiera cuando la selectividad me esperaba a mí. Parece mentira que siga sin aprender la lección más sencilla; no puedes evitarles el golpe, tan solo ayudarles a levantarse. Era cierto cuando empezaron a andar, se aventuraban solos en el parque infantil, llegaron llorando el primer día del colegio,  se enfadaron con el amigo del alma, o cuando les rompieron por primera vez el corazón, y sigue siéndolo ahora, no puedo estudiar por él, no puedo pasar sus pruebas, tan solo esperar a que vuelva a casa con los resultados y que sepa que siempre estaré aquí.

¿He dicho ya que me mata la impotencia? Buena semana.

17 comentarios :

  1. Buena semana como preludio al resto de la vida. No podemos evitarles nada y, a estas alturas, ni siquiera estoy segura de que fuera bueno ahorrarles ninguna experiencia. Nosotras no nos las ahorramos y no nos ha ido tan mal.
    Suerte para el heredero.

    ResponderEliminar
  2. Buena semana como preludio al resto de la vida. No podemos evitarles nada y, a estas alturas, ni siquiera estoy segura de que fuera bueno ahorrarles ninguna experiencia. Nosotras no nos las ahorramos y no nos ha ido tan mal.
    Suerte para el heredero.

    ResponderEliminar
  3. Pero sí puedes seguir contándolo aquí para que quien quiera pasar y leerte, como es mi caso te sienta como un ser humano que palpita y lo comunica. Seguramente tú aprendes contándolos y, desde luego, yo leyéndote. A lo mejor la vida es esto y poco más. Un beso impotente

    ResponderEliminar
  4. Me pasa igual. No puedo evitarles el golpe pero al menos estoy ahí para sobarlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Mientras sepan que estamos ahí, ellos ganan mucho y nosotros también.

    Lo de que te mate la impotencia, no te lo quitarán nunca mientras tengas hijos, ahora son los estudios, mañana será el trabajo (hay que tener en cuenta que el trabajo ya no es fijo y que de un día para otro se puede quedar sin el), luego será sus relaciones de pareja, más tarde sus hijos que son tus nietos, en fin, el nunca acabar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Cómo quisiéramos ayudarles! ¡Cómo quisiéramos evitarles penas!
    Pero es ley de vida y, cada uno, tendrá que forjar su propia experiencia, nosotros cumplimos con actuar bien, con cariño y demostrarles que los logros se consiguen con esfuerzo y tesón, en ellos ya está el imitarnos.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  7. Recuerda que todos hemos pasado por eso y no hemos sucumbido. Y que él necesita pasarlo por sí mismo. Y de un modo u otro lo hará. Tarde o temprano. De hecho, ya te tocará el turno de estar ahí cuando haga falta. Si va bien para celebrarlo y si no, para paliarlo con cariño. Y será que sí. Besos

    ResponderEliminar
  8. "Leonera con aroma a rotulador fosforito". Buena definición.

    En fin, no es sino repetir el ciclo por el que tu misma pasaste en su momento. Calma, fe, y un poquito de suerte.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Te parece poco siempre estar ahí? Ocurra lo que ocurra el lo sabe: Tú estás ahí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muchos ánimos para ese luchador. Lo pasará sin problema :) Y para la mamá: ánimo y calma.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todas y a todos por vuestros ánimos, aun nos quedan días de "martirio" pero los fines de semana se hacen eternos, envueltos todos en este silencio opresivo.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  12. Je, je...
    Respira...
    Que todo saldrá bien...
    Besos empaticos.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Estar ahí para él, ella, ellos.
    No me parece nada poco.

    La vida es aprendizaje y a eso venimos:
    a prender.
    Ellos también.

    Las caídas pierden su importancia cuando
    aprendemos/aprenden a levantarnos/se
    y a aprender de la experiencia,

    Animo, que todo saldrá bien.

    Ellos Sólo llegan a entender por lo que pasamos
    a la hora de ser padres o madres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias también a Myriam, Zarzamora y El Collar... toda energía positiva es bienvenida.
    Besos

    ResponderEliminar