, , , , , ,

Reformas o mundanza

Uno de mis programas favoritos de televisión es uno canadiense sobre decoración, Love it or List it, en él una familia cansada de los desajustes de su vivienda se plantea si merece la pena reformarla o venderla y con la ayuda de una decoradora y un agente inmobiliario se embarcan en ambos procesos a la vez, para finalmente decidirse por una u otra opción.

Uno de los protagonistas defiende apasionadamente la idea de quedarse, convencido de que lo que en su día les enamoró puede volver a funcionar por mucho que por el camino la familia haya crecido, las necesidades hayan cambiado y lo que era un toque clásico se ha convertido con el paso del tiempo en una antigualla poco o nada glamourosa, y lo está porque junto a las paredes, los baldosines del baño o la encimera descolorida de la cocina atesora una enorme cantidad de buenos recuerdos; los primeros años de la pareja, la llegada de los hijos, las fiestas familiares e incluso las aventuras y desventuras de las chapuzas en familia empapelando el pasillo o montando un armario de IKEA.

El otro entiende que donde caben dos no caben cinco, que las paredes no crecen por mucho que las pintes de blanco y que si necesitas dos baños, uno más bonito no te resuelve nada, así que está dispuesto a guardar sus recuerdos y seguir adelante en una nueva casa que responda a sus necesidades actuales sin sentir que por ello traiciona las que tomó en el pasado e incluso ilusionado por empezar a escribir otra página de su vida en común, sin partir de cero ya que es la venta del pasado lo que financia el futuro.

Salvo cuando necesitan imperiosamente más habitaciones o las deficiencias de la vivienda tienen difícil o imposible solución, la reestructuración de los espacios y una decoración más funcional suelen ganar la partida; se quedan en su casa de siempre que parece otra. Ganan las reformas frente a la mudanza.

Creo que como sociedad tenemos a hacer lo mismo, a pesar de ser conscientes de que lo viejo ya no nos sirve estamos más dispuestos a darle un par de manos de pintura que asumir el vértigo del cambio.

Es curioso que la traducción al castellano bautiza al programa como Tu casa a juicio ¿resistiría nuestro modelo de sociedad uno? ¿cuál sería el veredicto?

14 comentarios :

  1. Nuestra democracia necesita una mudanza.
    Las reformas sólo han servido para perpetuar en el poder una banda de indeseables tanto de derecha como de izquierda.
    Mafias corruptas dedicadas a enriquecerse.
    Los aparatos de esos partidos son oficinas de empleo para los militantes: puestos de trabajo en la administración pública a dedo, con buenos sueldos y grandes privilegios.
    Ha ido pasando el tiempo y cada vez son más corruptos. Se han lucrado con dinero procedente de la corrupción y ahí siguen.
    Han hecho sus campañas electorales con dinero podrido y corrupto y por tanto los resultados de las elecciones también son podridos y corruptos y las leyes que han aprobado y con las que nos gobiernan también son podridas y corruptas.
    Para mí no tienen ninguna legitimación. Es como si gobernara una banda de mafiosos.

    Mudanza.
    Y ya, por favor, antes de que nos lo roben todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, poeta, empecemos de nuevo

      Eliminar
  2. No lo resistiría, necesita una reforma integral no solo chapa y pintura. Aire fresco y fuera las cargas y rémoras que no sirven ni como elementos "vintage". Se necesita un cambio ¡ya!
    Feliz tarde de sábado Pilar

    ResponderEliminar
  3. somos almas viejas y nos cuestan mucho el desapego
    sea del tipo que sea
    con respecto al programa adoro la decoración y bueno independientemente del formato siempre saco buenas ideas , lo de los títulos es de locos... no se que cocolistos se les ocurre semejantes traducciones

    besos y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás corremos el riesgo de convertirnos en fantasmas.

      (la decoración es ese hobby al que me hubiera gustado dedicarme, pero..)

      Eliminar
  4. Retocar lo que ya era viejo y caduco durará sólo un tiempo... y además nos costará una fortuna y sólo para salvaguardar viejos restos.
    Una cosa es una casa en la que conservamos recuerdos, otra viejas utopías que no funcionarán por mucho que las retoquemos. Ya dieron de sí, con todos sus retoques en el pasado, y con los mejores arquitectos y decoradores del mundo.
    España necesita un cambio radical.
    Un baño de pintura reciclada no va a servir de nada.

    Rompamos viejos muros, e intentemos incluso hasta vivir despelotados y al raso durante 4 años...

    Tiempo habrá después para armar con nuevos cimientos, otra nueva casa y con otros nuevos sueños, o acabar de derribar todo lo habido y por haber.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  5. Construir algo sobre unos malos cimientos solo grietas, humedades y malos aislamientos, incluso con un pequeño terremoto el chiringuito se puede venir abajo, así que lo mejor en estos casos es tirar todo el tinglado y reconstruir de forma segura, con el tiempo ya sabemos que pese a esos mismos problemas que puedan surgir se pueden arreglar sin grandes traumas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya veo que algun@s habeís hecho ya las cajas ;)

      Eliminar
  6. necesitamos mudarnos ya!! (o un nuevo modelo de estado, vamos...)
    y que me encanta ese programa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busquemos un nuevo lugar, dibujemos un nuevo espacio


      (y si nos queda mono, mejor ;)

      Eliminar