,

Semilla


La semilla consume su interior para romperse y ser planta, abandona el seguro refugio que le ofrece la tierra oscura para alzarse ante el sol, lo contemplamos como el resurgir de la vida obviando su muerte. Almacén callado de una vida que ávida, lo consume todo.



11 comentarios :

  1. Aprendamos de la semilla. Qué hermoso texto, Pilar

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Un milagro tan cotidiano que ya ni reparamos en él.

    Besos asombrados.

    ResponderEliminar
  3. Bella definición, te la aplaudo.


    Un beso

    ResponderEliminar
  4. En verdad, en verdad os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda; más si muriese, mucho fruto lleva. Con estos versículos de Juan, Dostoievski dedica a su querida "secretaria" su gran libro Los hermanos Karamazov.

    Muy bueno, Pilar. Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¿La primavera de Madrid?
    A ver qué pasa.

    ResponderEliminar
  6. Es lo bueno de la vida.
    ¿Para qué reparar en gastos?

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué belleza PILAR!
    Es cierto, una minúscula explosión de muerte para ser vida q sucede a nuestro lado cada instante millones de veces, sin reparar en ello!

    Un besito y que esta semana tu cosecha sea próspera y fructífera;)



    ResponderEliminar
  8. Esa semilla crece gracias a buen abono de la tierra, sin ese abono, esa semilla no crece bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué buen texto. Me has hecho pensar en lo simple y lo bello, que como tal, suele ser milagroso.

    Más saludos, Pilar!

    ResponderEliminar