, ,

Sin equidistancia

Acto I.- Un grupo de fascistas marcha por las calles de Madrid con la autorización de la Delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, famosa por meterse en un jardín con las esteladas en el fútbol.

Acto II.- Una pareja de jóvenes reacciona besándose ante los manifestantes.




Pero estamos todos muy contentos porque en Austria el partido neonazi no ha ganado las elecciones a la Presidencia gracias al voto por correo. Al parecer conocer la historia sólo sirve para matar la intriga.

20 comentarios :

  1. Se que la política es el motor del mundo pero me he saturado, quiero vacaciones, una especie de orden de alejamiento de personajes tóxicos y aquí incluyo a todos los políticos faltos de ideas, ilusiones y proyectos reales. Un abrazuco

    ResponderEliminar

  2. Pues mira PILAR a mi de todo esto, lo que me llena de esperanza y con lo único que me quedo es que dos chavales hayan tenido las narices de plantarles cara a esta pana da energúmenos a beso limpio ¿ se puede hacer una revolución más maravillosa ? lo demás, paso... brutos, bestias y descerebraos en la policía, en la calle, en el mundo ... creo que o nos empezamos a besar los que no queremos aporrear a nadie o nos van a masacrar ; )


    MmuaaaaksS! ( empiezo ya ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUASKS!!
      Sin duda, no les falta valor y espero que a nosotros tampoco

      Eliminar
  3. ¿Te sorprendes?, espera a que en USA Trump entre a gobernar, de hacerlo, en cuatro años la ultraderecha caminará a sus anchas por Europa. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tenga que ponerse peor para empezar a cambiar...

      Un beso

      Eliminar
  4. Que os quejáis de vicio, nena. Que tu no sabes lo que es tener como santos patronos de la Villa y Corte a una Dancausa (orgullosa hija de un falangista que fue alcalde de Burgos), una Cifuentes que precedió a la anterior en el cargo cuando por estas calles se repartía estopa a discreción. Y eso que nos han dejado una Botella, especializada en filología inglesa y en frutas variadas, y un González ducho en chalets marbellies.
    En fin, si hay que hacer la guerra, que sea a besos.

    ResponderEliminar
  5. Esta película es muy vieja. Es de cuando las espantosas crisis centran el problema en los extranjeros y crece el racismo. Espero que los que ya la hemos visto o leído seamos más que los que no y no caigamos en la trampa. Aunque lo de Austria ha ido de un pelo. Besos

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. En este caso solo hay un extremo, el nazi, o al menos así lo veo yo, porque el amor no juega en esa liga del miedo.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Lo de la delegación del Gobierno en Madrid empieza a ser vergonzoso.

    Y el cociente intelectual de algunos policías, bastante dudoso. En cuanto tenga un rato libre publicaré un "post" acerca de un hecho sucedido en Madrid el domingo en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón.

    Claro que con un jefe que se entretiene condecorando vírgenes, ya no me extraña nada.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que nos parece todo normal y no lo es.
      Espero esa entrada,

      besos

      Eliminar
  8. Tres actos para una obra de teatro callejero real. Lo peor es que el primer acto cada vez tiene más actores y por lo visto más espectadores a los que sólo les faltó aplaudir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pinta feo que se aliente lo que solo sabe a muerte.
      Un beso

      Eliminar
  9. ¡Qué buen texto!

    Y por el contenido en sí, me dejas sin palabras.
    Todo está dicho.

    Besos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Myrian, sin exagerar.

      besos, hoy muchos y valientes besos

      Eliminar