, , ,

A ritmo de samba

No entiendo de pandemias, ni de virus o mosquitos más allá de lo que cualquier contertulio de barra de bar en un anuncio de Ciudadanos, pero como no pienso ir a Brasil ni quedarme embarazada, tampoco le he dado más vueltas al Zika. Pero las declaraciones de prudente duda de Pau Gasol ante su presencia o no en la cita olímpica me han hecho reflexionar.


La penúltima vez que la humanidad se vio amenazada por un riesgo de pandemia lo llamaron Gripe A y nos costó un dineral en vacunas que jamás se usaron amén de la costumbre mientras duraron de aquellas soluciones en gel de alcohol, de frotarnos las manos cada ves que alguien tosía cerca. Se nos dijo que el riesgo era alto y más vale prevenir.

La última se llamo Ébola y mientras se mantuvo en tierras africanas no le importó a nadie de la oficialidad que dirige con mano laxa este planeta, así que superaron (quienes lo consiguieron) la crisis gracias al esfuerzo valiente de Médicos sin fronteras y otras asociaciones médicas humanitarias (esas mismas que bombardean en Siria sin el menor problema). Cuando nos trajimos el problema a casa, más que diseñar un protocolo nos sumimos en la histeria y superada la crisis, de nuevo el olvido.

Hace unos meses apareció Zika, el virus inoculado por un mosquito que parece tener querencia por las tierras de la samba y predilección por las mujeres embarazas provocando microcefalia al feto. Dicen que cabe el contagio por vía sexual, pero que normalmente cursa como una gripe fuerte y fin del drama, también que los juegos serán en invierno y al bicho no le gusta mucho el frío. Ningún organismo internacional recomienda no viajar, ni siquiera las autoridades sanitarias norteamericanas, si bien sus federaciones dejan al juicio de los atletas su participación en los Juegos.

Más de 150 expertos recomiendan retrasar las olimpiadas o cambiar las sedes y manifiestan públicamente su preocupación ante la posibilidad de que las delegaciones deportivas traigan en sus maletas de vuelta más Zika que medallas y el virus se haga global. Nadie sabe de vacunas (la población diana no debe ser suficiente para asegurar millonarias ganancias, supongo) ni recomendaciones de no viajar o medidas de especial profilaxis.

Quizás la inversión realizada y el beneficio estimado en Brasil (sobre los brasileños nadie ha dicho nada) son tan importantes que la prudencia juega a favor del negocio, quizás.

14 comentarios :

  1. Se sobre virus menos que tu, debemos aquellos dos millones y medio de vacunas, nos hicimos famosos con el Ébola, luego dicen que lo que mas mata es la gripe común y ahora el mosquito, creo que aunque se celebren allí los juegos el beneficio económico no llegara a la población y que puede que los atletas regresen a sus países con el virus y se extienda hasta causar lo mas parecido a otro fin del mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La agricultura utiliza insecticidas a todo dar, en razón de ello los insectos y en particular los mosquitos han adquirido una gran resistencia y han mutado a variedades que hoy por hoy nos han llenado de enfermedades. Y cada día sus picaduras traen nuevas sorpresas. Por lo anterior no existe razón para suspender los juegos en Rio y ademas nos perderíamos la oportunidad de deleitarnos con las garotas de Ipanema.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo yo que sea un mal motivo, pero claro por la televisión es dificil que me piquen

      Eliminar
  3. Hay que mantener vivo el negocio e hinchar el bolsillos a muchos de los que se mueven en ese tinglado y que desde luego no son los deportistas, ahora bien, estos últimos son los que generan ese dinero, pero entre ellos hay deportista de primera, de segunda y de ínfina categoría, ¿tiene necesidad Gasol de reivindicarse en Brasil?, ¿va a ganar más dinero tanto si gana como si pierde?, los otros atletas, los que viven de subvenciones de empresas y cobran un salario que les paga el Consejo Superior de Deportes tienen que tragar al verse obligados a asistir si o si, de no hacerlo no solo no les pagan sino que igualmente pueden quitarle lo pagado.
    Me encanta el deporte y creo haber disfrutado de todos los Juegos Olímpicos por la tele desde que tengo uso de razón pero en este caso creo que hay deportistas que están manifestando un miedo que es lógico y que hasta ahora solo hay manifestaciones interesadas y mucho secretismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos mienten ahora y antes, solo espero que el riesgo no nos salga muy caro

      Eliminar
  4. Nena, tu lo has dicho, negocio es negocio, para las farmacéuticas, para los que venden los profilácticos, para las empresas que organizan los mundiales, etc.
    Que más da el resto, o sea las personas, si sale bien, estupendo y si sale mal, no podían imaginar lo que iba a suceder. Todo esto con los bolsillos llenos.
    A saber cual es la verdad.

    Besitos guapa, que te llevas cada disgusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá la cosa no se salga demasiado de madre ;)

      Eliminar
  5. Que el miedo a perder dinero estará por encima de cualquier otra consideración no lo discute nadie. El problema es que los ejemplos de pandemias que se quedaron en nada son tantos que yo tengo mis dudas. Como el que escucha a Pedro una vez llamando a los pastores porque viene el lobo. Claro que todos sabemos que al final el lobo sí vino. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lobo vino y pagó el pato Pedro, ahora pagamos siempre los mismos

      Eliminar
  6. Los que mueven los hilos del mundo opinan distinto: los juegos van sí o sí (hay acuerdos y razones económicas y de poder que nosotros, simples mortales, no somos capaces ni siquiera de intuir). Ellos mandan, nosotros obedecemos (sin saberlo, incluso). Pero no todo está perdido: el pueblo de Brasil presionó y presionó hasta que logró destituir a la actual presidenta, Dilma Rousseff. Eso es histórico y digno de aplauso. Una victoria entre tantas derrotas, se debe celebrar: al ritmo del bossa nova.

    Más saludos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que mi sensación con las enormes dificultades de la distancia, el idioma y el particular interés de quien cuenta la noticia con respecto a la situación política en Brasil es bien diferente, son las élites con la ayuda de parlamentarios imputados por corrupción en un alto porcentaje quienes destituyen a Dilma, acusada de maquillas las cuentas (lo que hace de Guindos para Rajoy cada año y que descubren, cada año en Bruselas), de hecho ya han tenido que dimitir dos ministros al descubrirse sus manejos corruptos.
      Pero insisto, si no es fácil saber qué está pasando aquí, mucho menos allá.
      Ojalá el Zika no se gane un lugar de honor en nuestra historia.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Personalmente creo que que el virus del zika se expanda a nivel mundial solo es cuestión de tiempo, con juego olímpicos o sin ellos.

    Concretamente aquí tenemos un vector perfecto para su expansión : el mosquito tigre, importado desde Asia hace unos años, sin que nuestras autoridades sanitarias hayan hecho gran cosa para controlarlo.

    No se si lo tenéis ya en Aragón, pero aquí en Cataluña, sobre todo en la franja costera, ya es endémico. Solo es cuestión de que algún mosquito pique a alguien infectado para que se expanda como una explosión sin control.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, el "tigre" se expande cada vez más y al parecer nadie hace nada por erradicarlo.
      Un beso

      Eliminar