, , , ,

Del rabo de lagartija a la violación en grupo

Lagartija
Tiempo de chicharras gritando a plena fricción un calor aplastante, niños de diferentes tamaños y procedencias escapando de la supervisión materna juegan en cualquier recodo del río o del camino, incluso los hay que construyen con tablas y ramas su refugio en el pueblo, ese oasis de libertad soñado durante los meses del invierno que se viven atrapados en un exigente horario de colegio y extraescolares donde que no queda espacio para vagabundear solo por las peligrosas calles de la ciudad.




¿Quién no recuerda la infantil necesidad de comprobar por uno mismo la leyenda de que las lagartijas siguen moviendo la cola cuando se la cortas? ¿Quién no ha, como poco, rodeado a las hormigas con un cerco de agua para contemplar su frenético deambular en busca del camino a casa?

Cosas de chicos (y de chicas, a según que edades no se aprecian diferencias y el ejercicio del poder injustificado sobre los insectos no sabe de género), modos tradicionales de quemar etapas, crueldades sin consecuencia que se superan cuando la vida nos pone otros estímulos por delante. ¿O no?

Leo estremecida nuevos datos sobre lo sucedido en Pamplona, cinco hombres, cinco jóvenes al parecer normales, viajan a la capital navarra para disfrutar de los Sanfermines, y acaban cometiendo la violación en grupo de una chica de 19 años, hazaña que además graban con sus teléfonos móviles, para quizás más tarde disfrutar la repetición de la jugada.

¿Qué parte de NO, no han comprendido? ¿Cómo sus lágrimas, gritos e inútiles esfuerzos no les dejó claro que aquello no era querido? ¿En qué momento sus cerebros borraron cualquier resquicio del respeto, cuidado o cariño con el que tratan a las mujeres de su vida, hermanas, madres, primas, novias…?

Algo estamos haciendo muy mal cuando un grupo de hombres vive como parte de su diversión, de su fiesta, de su juerga, el abuso y la violencia contra una mujer, estamos criando alimañas.

13 comentarios :

  1. Una violación es una violación, aquí, en Navarra, en la India, en Africa o en la China.
    Y además había un guardia civil dentro del grupito en cuestión.
    Y ya se sabe que lágrimas, gritos y esfuerzos no le sirven de mucho, por no decir de nada, a un presunto violador, es más, aún lo excitan.
    Y sí, Pilar, lo estamos haciendo fatal, porque se mezcla todo, lo permitido y lo que no, y en estos casos, luego, la justicia es lenta y suele ser bastante olé olé.
    Yo propondría que a todos estos malas bestias que cosifican a las mujeres, que antes de salir de casa se les metiera todas las mañanas 1l de bromuro por un embudo.
    No es nada racional, ya sé, ya sé...

    Besos, guapísima.

    ResponderEliminar
  2. Una cosa así no sale de la nada. Pero cuando nos quejamos del acoso callejero, de las observaciones sobre nuestro físico, de todas esas cosas, somos histéricas, exageradas, feminazis.

    Pues nada, sigamos dentro de la moderación. Porque esto es muy moderado.

    En fin.

    ResponderEliminar
  3. tú y yo nada... así te lo digo... tú y yo no estamos haciendo nada mal, como para que ocurran estas cosas... quizás sus madres (y no lo digo en un calentón del momento, que te lo estoy diciendo en frío y pensando muy bien lo que escribo) tendrían que mirar a ver como los educaron... quizás los medios de comunicaciones tendrían que ver lo inapropiado que es dar esta noticia con ciertas imágenes de fondo, que nada tienen que ver con las violaciones, por mucho que ciertas mentes retrogradas se empeñen en ver relación entre ambas cosas...
    lo del bromuro que propone mi querida zarza no lo descartemos, porque igual es anticonstitucional, pero nos iba a ahorrar un montón de disgustos...
    en fin... que soluciones no tengo, o quizás debería decir que las que tengo es mejor no ponerlas por escrito... porque yo he llegado a la conclusión de que con educación esto no se soluciona... porque a personas que no entienden que "no" significa "no", no sé que pretendemos que entiendan...
    un asco todo...
    pero gracias por el post.
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. A mí me da vergüenza verles. Y asco. Tan solo la imagen de una reportera siendo besada sin aviso en los labios por un retrasado mental borracho y el locutor desde su mesa de telediario diciéndole a ella que no le provoque(visto en el periódico como una de las desalentadores noticias sanferminescas del año y esta no está contabilizada como violación cuando es igualmente punible). Tan solo esa imagen resume que están los datos fríos que conocemos y luego los acosos solapados y en ese plan "de broma" que solo conocerán ellas y ellos pero no nos contarán. Cada año lo mismo. Acabarán con la fiesta y nadie la echará de menos. Besos

    ResponderEliminar
  5. Pena de muerte para todo violador, solo con estas medida se logrará erradicarlo. Y la ejecución en un lugar público.

    ResponderEliminar
  6. Estando de acuerdo en cuanto dices, me pregunto cómo se sentirá una mujer maltratada cuando tiene que ir a denunciar violencia machista ante un individuo como el guardia civil implicado en la violación.
    Pues esa es la realidad que nos rodea.

    ResponderEliminar
  7. Estando de acuerdo en cuanto dices, me pregunto cómo se sentirá una mujer maltratada cuando tiene que ir a denunciar violencia machista ante un individuo como el guardia civil implicado en la violación.
    Pues esa es la realidad que nos rodea.

    ResponderEliminar
  8. Alimañas,eso es...ALIMAÑAS CRIMINALES.
    Cuándo van a terminar este tipo de barbaridades en el mundo?
    Por qué no suspendieron fulminantemente los Sanfermines?
    Ya sé que todos no tienen culpa,pero si no hay gestos contundentes...mira lo que pasa!

    Me da tanta rabia...y tanto asco...

    Un beso,Pilar.

    ResponderEliminar
  9. Suscribo por completo a tu reflexión.

    La policía, los fiscales, los jueces,
    deberían actuar de forma contundente,
    capturando, procesando y juzgando y
    aplicando TODO el peso de la ley
    en gerundio.

    Un abrazo, Pilar
    Que estas cosas pasen en pleno S XXI,
    en Occidente, es incomprensible,
    intolerable e imperdonable.

    ResponderEliminar
  10. Algo hacemos mal y es que no educamos y llevamos retraso. Ahora solo queda castigar y tampoco se está haciendo bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Tenemos un problema muy serio en cuanto a la educación en valores cívicos y humanos de los jóvenes.

    ¡¡ Y esta pandilla de ineptos que nos gobiernan aún quieren eliminar la filosofía y las humanidades de los planes de estudio !!.

    No digo mas, que estoy a punto de soltar tacos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Me he tirado un buen rato mirando datos de Eurostat para conocer como estamos en el tema de agresiones respecto a otros países de nuestro entorno, me sorprende ver por delante nuestra a países nórdicos ricos y educados como Dinamarca y Suecia incluso u este otro como Suiza, también me he dado cuenta como los último datos son del 2013 y hay una buena cantidad que no actualizan datos ¿será por vergüenza?. Con respecto a España en el 2013 se ha notado un pequeño repunte en ese penoso tema, ¿motivos? posiblemente hemos levantado un poco la guardia, ahora viene la pregunta ¿se puede remediar el problema de la violencia viendo esos datos con los mismos medios que se está luchando?, yo digo que rotundamente que no, hay que cambiar muchas actitudes y eso no se hace solo con legislación, educación o como han dicho, fusilando en la plaza mayor, para darle solución a un problema que viene desde la noche de los tiempos, aún éramos monos en lo alto de los árboles y ya había separación de tareas, en consecuencia había que sentarse hombre y mujeres y darle una vuelta como si fuera un calcetín al sistema por el que hoy nos regimos, en ese nuevo lugar, hombres y mujeres tendrían igualdad de derechos, deberes y obligaciones, esto es un sueño, mientras tanto, seguiremos, desgraciadamente escuchando y viendo cosas como las que narras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. releyendo vuestros comentarios me reafirmo en la idea de que esta realidad es poliédrica y que no somos capaces de abordarla adecuadamente porque no somos capaces de mirarnos al espejo como sociedad y reprocharnos tantas cosas, a hombres y mujeres pero sobre todo a quienes cubren bajo mantos religiosos y morales juicios sobre los demás, realmente sobre nosotras a quienes se nos niega la más básica de las libertades: ser.
    Estos hombres de mierda, perdonad la expresión pero no quiero manchar a tantos que no merecen el mismo normbre, son capaces de conducirse con normalidad en muchos ámbitos de la vida, pero se dan permiso para abusar de una mujer sin que les tiemble nada.
    Educación, castigo, prevención...y lágrimas derramdas.

    ResponderEliminar