, , , ,

No es el lugar, somos nosotr@s

El vídeo que comparto con vosost@s está rodado muy lejos, en Tiflis, Georgia, pero ¿acaso hubiera cambiado algo de rodarse en Madrid, Barcelona, Zaragoza o Cáceres? Sinceramente por mucho que me gustase la idea, sé que no.




Somos prisioneras de nuestros miedos, la pobreza nos asusta, y reaccionamos tratando de poner a salvo lo que tenemos. Olvidamos el tamaño y la fuerza de quien tenemos enfrente y nos protegemos.

En este vídeo las cosas se exponen con terrible crudeza, pero pensad en cuántas veces modificas tu camino si atisbas a un pobre en la acera...y el escaso espacio que hay entre sentir miedo y considerar al otro culpable, apenas un pensamiento.

19 comentarios :

  1. Es real, la reacción suele ser esa. En el video la reacción pude ser la de la pobreza pero yo me pongo en el lugar de los extraños y me imaginaría más que temen que detrás de esa niña hay un adulto que la envía con malas intenciones. Lo digo porque me cuesta creer que solo ver una niña pobre despierte animadversión. O porque no me lo quiero creer. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que piensan (pensamos, más bien) que es una raterilla controlada por un adulto sin escrúpulos, por eso recogen el bolso.
      Lo terrible es que no es una reacción sin motivos, es que sobre la imagen de un menor en pobreza se sobrepone todo un mundo de peligros que imaginamos y en el que dejamos que siga, porque no sabemos/podemos/queremos hacer nada.
      Es tan doloroso porque es real, y al menos para mí porque no se me ocurre cual es el modo de hacerlo de otra manera
      Saludos

      Eliminar
  2. Lo que nos muestras es algo tan real que yo mismo he podido ver a niños/as de esas edades y aun menores pidiendo o vendiendose (no me he equivocado) por las calles más transitadas de Lima, aunque como bien dices no hay que irse muy lejos, aquí en la esquina de casa ocurre lo mismo que se ve en el vídeo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese es el problema es una realidad sin espacio físico, y nuestra reacción igualmente universal, ¿no somos capaces de reaccionar de otro modo? No.
      Deberíamos meditar mucho sobre ello, cualquiera pudiera llegar a la miseria sin demasiado esfuerzo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Existe este drama, existe en niños y en jovencitos y aún dramas parecidos y solo podemos lamentarnos, enviar el vídeo para que vean que lo repudiamos, que sabemos que está mal y nos entristecemos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso Ester que lo que me preocupa no es saberlo, o verlo en un vídeo es que no somos capaces de articular una respuesta diferente, una que ponga por delante la indefensión del menor a nuestro más o menos razonable miedo.
      Es un modo de asumir un ellos y nosotros demoledor y peligroso.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Así es.
    :(

    Sin palabras.
    Todo esto ha de acabar antes o después por estallarnos a la cara.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe la menor duda, la vulnerabilidad sostenida y deliberadamente ignorada solo puede acabar generando violencia. Nuestro miedo alimenta odio. Y lo peor es que lo sabemos y no nos paramos a analizarlo, nos quedamos en la "pena" de nuestra reacción.
      Un beso enorme, preciosa

      Eliminar
  5. Precisamente hace una semana vi una niña más pequeña que mi hija andando sola por un camino polvoriento del desierto de Atacama camino de una parada de bus para ir al colegio, eran las 7 de la mañana, no había nadie en kilómetros y estábamos a 2ºC. No se me va de la cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has conseguido colarla en mi mente, ojalá llegue cada día a su destino y consiga escapar de cuanto malo la rodea.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tremendo.
    Como es tremendo la coraza de indiferencia que llevamos ya.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿cuánto creemos que puede sostenerse este desequilibrio?

      Un beso

      Eliminar
  7. La televisión nos muestra a niños pidiendo limosna y más allá se ve a la madre o al padre o al empresario esperando recibir ese dinero. Por todo ello la gente ya dejó de ser caritativa. Nos han endurecido el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, esa es la realidad que intuímos, pero ¿hace menos vulnerable a la menor? ¿la hace más culpable? ¿los adultos que la "explotan" tienen otras opciones? ¿La pobreza es culpable? Demasiadas preguntas mientras esos niños y niñas se pierden ante una sociedad a la que le sobra tanto.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Rompe el corazón.
    Qué mundo tan asqueroso...

    Besos,Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo rompe porque sabemos que nuestra reacción no sería muy distinta y no consideramos prioritario encontrar una respuesta que no sepa a miedo y asco.

      un beso

      Eliminar
  9. Lo vi hace unos días en televisión y se me encogió todo, más que nada porque es así como somos o como son. La presencia y muchas otras cosas que ahora mismo están valoradas como si fueran el sumsum corda de todo hacen que la imagen sea lo más importante; no lo es pero posiblemente muchos aún no lo sepan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos/son, la clave está en que no se nos ocurre otra reacción ante una niña que probablemente ande entre la limosna y el descuido, no tenemos respuestas.
      Un beso

      Eliminar