,

Sociedad civil o Anónima

Médicos sin fronteras
Aún envuelta en la resaca de los resultados del 26J, harta de escuchar que Podemos es eltoroquematóaManolete y responsable de la victoria del PP porque no apoyó el giro a la derecha del PSOE tras su pacto con Ciudadanos y de constatar como cada corrupto ha ganado en su terruño, vuelvo a meditar sobre la decisión de Médicos sin fronteras de renunciar a la subvención que venía recibiendo de la Unión Europea y sus miembros.


Entendiendo que el acuerdo de la UE con Turquía supone primar la seguridad sobre el derecho de asilo, y no queriendo ser partícipe de esta violación de los derechos humanos de quienes tan solo huyen de la guerra y la muerte, han decidido que no es coherente seguir recibiendo dinero de sus manos.

La renuncia supone perder cerca del 10% de sus ingresos y pasar a depender enteramente de sus socios. No me cabe duda de que éstos afrontarán el desafío de subir sus aportaciones a cambio de poder mirar a los ojos a los refugiados y a la cara a quienes están dispuestos a abandonarlos en manos de Turquía por un precio (6.000 millones de euros).

Este es un ejemplo de organización sin ánimo de lucro o de sociedad civil que debería hacernos pensar, ¿es posible la independencia de quien te da de comer?

Si la causa que defiendes es justa, si tu postura es coherente, sino te achantas ante el poderoso, si no miras hacia otro lado, si eres transparente, probablemente seas capaz de implicar a otros, de solicitar de ellos tiempo y dinero, de desarrollar proyectos cuyos objetivos no sean lavar la cara a la realidad, arañar un par de votos o silenciar a un colectivo en problemas.

Independencia, autofinanciación, transparencia. Y ¿si éste debiera ser el camino que tomase la sociedad civil en su modelo organizativo? Quizás del mismo modo que comenzamos a entender que sólo cuando el medio no depende de la publicidad de las instituciones públicas o de las grandes empresas, puede ser independiente y atreverse a buscar, mirar y poner bajo la lupa pública aquello que sucede en el cada día más amplio margen de la sombra: Panamá, Castellana, artimañas prohibidas en las cloacas del estado… debamos empezar a valorar la idea de que el Estado no debe cubrirlo todo.

Porque el Estado se tiñe del partido en el Gobierno y así se priorizar sus intereses e ideales, cambiando como veletas y sojuzgando voluntades, así los sindicatos se sientan con quien no deben, las ONGs callan cuando deberían gritar y nadie tiene la necesidad de convencer a nadie de la bondad de su proyecto, de la limpieza de su lucha.

Probablemente plantear esta idea en plena crisis, cuando son cada día más a los que les sobran días en el mes, sea arriesgada, pero quizás sea la oportunidad de independizarnos de un Estado madrastra y apostar por una sociedad civil fuerte en vez de por una anónima cotizada.

5 comentarios :

  1. Toda la reflexión parece acertada, Pilar… Y sin embargo pudiese estar tintada, en menor grado eso sí, de lo que ayer un amigo mío, que decidió dar su voto a la coherencia política, estimaba como “desolación”. ¿Desolación de qué? ¿Qué se ha perdido que no se pueda encajar, estudiar, aprender y aplicar. ¡Seguir aplicando!

    La coherencia política surgida del llamado 15-M y expresada ya con holgura en las urnas, método con el que las sociedades se rigen, de alguna manera, en la actualidad, sigue siendo! Cierto que parecía que su expresión electoral iba a proporcionar otros resultados, y por consiguiente el de los demás. Bien, no ha sido así en esta ocasión. ¡Lección aprendida! Y precisamente por ello no cabe ningún desaliento, ninguna deserción, decepción o intento de cambio sin el análisis previo. Y este llevará el tiempo que sea necesario.

    Hay que tener en cuenta que los cambios no siempre llevan el ritmo adecuado, pero si las semillas están plantadas, este caso, las cosechas fructifican. Pero no sólo dentro de 4 años. ¡Mañana mismo. Hoy mismo ya se está trabajando. Y así se seguirá. Y esto es precisamente lo que los “otros” no desearían. Y sí enredarnos en dimes y diretes. Su caldo de cultivo. El suyo!

    ¿No hay en Francia el descontento general por las políticas del socialista Hollande? ¿No están surgiendo o guiándose movimientos sociales parecidos a los de aquí? ¿No han surgido en Roma y en otra ciudad importante de Italia dos alcaldesas que podrían denominarse en la órbita del 15-M?

    La coherencia política surgida en este país no es única ni baladí. Estoy convencido de que es la semilla imparable del cambio, social, estatal, europeo y, como anillos concéntricos en el agua, a niveles mundiales.

    Los que rigen el mundo no son la mayoría. Relevantes y poderosos sí. Pero si están ahí es porque el “juego político”, los “votos de todos” los han aupado… El mismo juego político debe cesarlos, cambiarlos. ¡¡¡El mismo juego!!! ¡Justamente en el que estamos en estos momentos!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. España en un país con cuatro millones de parados y otros tantos precarios o con el agua al cuello y muchos de ellos son votantes del partido conservador. Entonces, ¿qué les pasa? Se habla de franquismo sociológico. A mucha gente se lo ha educado en un adoctrinamiento conservador y cristiano que en su mediocridad no admitía réplica y exigía la vista gorda ante todo tipo de contubernios. Personas educadas para aguantar y decir sí, no para debatir, entendiendo el debate como el enriquecimiento con otros puntos de vista. Y ese es ni más ni menos que el orden, la estabilidad de la que hablaba Rajoy, (las filas para bajar al recreo en completo silencio flanqueadas por las monjas). Cada uno consigo mismo y sólo respondiendo a un ser superior: el padre, el cura, el jefe, el caudillo, dios. No hay costumbre de pensar en horizontal, en lo social, en la cooperación y el bien mutuo. Hay ideas falsas que se resisten a morir: como que lo importante es crear riqueza porque luego se redistribuye sola, o que la gestión privada ofrecería un mejor servicio a los ciudadanos. También que la caridad puede suplir a la justicia. Otra podría ser esta de que es imposible organizarse para el bien común.

    ResponderEliminar
  3. Ya hace unos años que los de Medicos S.F. llevan a cabo una intensa campaña de mecenazgo civil a través de las donaciones de particulares.

    Y la independencia económica da la mas absoluta libertad para trabajar como se desea sin interferencias políticas.

    Creo que claramente es el modelo a seguir en otras actividades de la sociedad civil.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Leí las motivaciones que les han llevado a tomar ese decisión.
    Me parecen justas y cargadas de razón.
    Después pensé en qué puto país, y mundo vivo... que las personas de bien han de huir de sus garras, sean estos o sean otros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, MSF tiene un Premio Nobel desde su fundación. Igual que MDM.
    Francamente la decisión que tomaron está a la altura de la situación actual. Y nos da como un soplo de esperanza. Ellos son los que están en el terreno, y los que viven día a día estas catástrofes humanitarias (donde falta de todo...) mientras constatan y ven cómo los gobiernos delegan responsabilidades que son exclusivamente suyas.
    Cuentan con una sociedad civil que los apoya hoy, y es la que les permite proseguir sin la ayuda de la U.E.
    Deontológicamente es la reacción que debería aplicarse en todo ámbito (de poder hacerlo, claro). Sólo que hoy, lo que debería ser moralmente lo que prime, al suceder lo contrario, hasta lo consideramos un acto de valentía. De ser todos desobedientes y rebeldes, y menos macacos, igual estos actos ni cabría citarlos por ser la norma.

    En fin.

    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar