El tiempo

Volat irreparabile tempus, o dicho de otro modo "El tiempo vuela irreparablemente". La leyenda de este precioso reloj de sol que descubrimos en Ripoll, nos interpela desde la calma eterna de quien sabe que nada puede detenerse, que el tiempo avanza de modo inexorable incluso en las plácidas tardes de verano en las que tan solo el canto de las chicarras se atreve a romer el aire, ardiente y pesado.

Y así, aunque parezca que algunos jugadores no tienen prisa, convencidos de que se puede mentir a cara descubierta, cada día que transcurre sin fecha para dar inicio al proceso de investidura pesa como una losa sobre quienes maniatados por sus propios miedos renunciaron a un gobierno difícil y valiente alegando soberbia en las formas e insolencia en el fondo.
 
El tiempo se desliza incluso durante las noches eternas de un verano que nos reconcilia con la vida, el tiempo huye como la arena atrapada entre los dedos, marchitando las rosas, envejeciendo los rostros, acallando los gritos, ampliando el silencio del hastío.


Volat irreparabile tempus.



7 comentarios :

  1. El tiempo es libre, no se deja encasillar en un reloj pero en uno solar puede tomarse descansos. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. ¿Será la tercera la vencida?

    Besos
    Tienen que corregir su constitución política.

    ResponderEliminar
  3. Sabes una cosa?..hago fotos siempre a los relojes solares..un abrazo desde Murcia y espero que pases un verano estupendo...

    ResponderEliminar
  4. Vaya, alusión al reloj de estas, mis tierras catalanas en su sección más norteña.
    Me alegra que el verano le siente tan bien a tu sentido filosófico. Porque a tu filosofía siempre le sumas un poco de poesía. Y sigue pasando el tiempo... Besos.

    ResponderEliminar
  5. Como decía otro ilustre gallego, "quien resiste, gana".

    Y es que Don Mariano, los vence por puro aburrimiento.

    Saludos desde el país del ocio.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué prisa hay que tener ahora? Parece que el estío enlentece relojes, por el sopor que supone todo. Una investidura no iba a ser menos.

    ResponderEliminar
  7. Un vuelo del tiempo muy poético es el tuyo, Pilar.
    Atraparía cada frase para largarla al mar,
    al mar que es vida y renovación,
    en su mejor sentido.
    Besos

    ResponderEliminar