, , ,

Los justos que no salvaron Gomorra

juicio black
Resistiendo las náuseas que me provocan las imágenes de los 65 acusados por las black, saludándose como si hubiesen coincidido en el Club de Campo, o atender los argumentos de sus carísismas defensas dispuestos como fichas de dominó; no hay perjudicados, las pruebas atentan al honor de los acusados, no sabían nada, es una práctica habitual... hago un esfuerzo por recordar a quienes no se mancharon con esta indignidad, porque los hubo.


Iñigo María Aldaz, Esteban Tejera y Francisco Verdú no hicieron uso de las tarjetas black comprendieron que NO eran parte de su sueldo y que no eran trigo limpio y no las usaron. Su dignidad, su honor, su respeto propio valía más que ese dinero fácil pero sucio que solo podía salir de lo que es escamoteaba a la Caja y que solo podía valer para comprar voluntades.
Iñigo María Aldaz, Esteban Tejera y Francisco Verdú recibieron como Blesa, Rato, Spottorno, Sánchez Barcoj, Moral Santín, Díaz Ferrán y hasta un total de 87 consejeros esas tarjetas mágicas, pero no las usaron.

Ellos son los tres justos que no pudieron salvar Caja Madrid devenida Bankia, lástima que fuesen tan pocos, la entidad  no sólo se hubiese ahorrado 12 millones de euros, sino que probablemente no se hubiera deslizado en una espiral de corrupción y abuso que les llevó a las preferentes, las clausulas suelo, los desahucios, los préstamos fallidos a amiguetes y colegas, las inversiones absurdas de pero de amplias comisiones, en definitiva a jugar con el dinero como si fuese del Monopoly y sobre todo al rescate que lastra nuestras cuentas públicas. 

Lástima que además de justos no hubieran sido héroes.

7 comentarios :

  1. Durante un tiempo, si esos tres "justos" hubieran salido a la palestra, les hubieran llamado "tontos", hoy son unos justicieros, pese a ello, todos esos que están sentados en el banquillo, salvo alguno que devuelva parte de lo robado, tendrán penas livianas y su efecto sobre la sociedad y sobre el partido que militan o militaban ya está amortizado, basta ver las urnas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Desde los romanos que viene ocurriendo esto, y lamentablemente continuará. Solo nos queda el recurso del pataleo. Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Tres contra sesenta y cinco. Desde luego la humanidad no invita nunca al optimismo. La proporción entre corruptibles y no corruptibles es abismal. De hecho, la honradez es más una singularidad que una norma. Besos

    ResponderEliminar
  4. Coincido con lo que ha dicho el compañero Sergio.
    Tres frente a sesesnta y cinco...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Y lástima que sobre todo, no les hagan devolver hasta el último céntimo de euros. Aunque para ello tenga que dejarlos en la calle desahuciados como a tantos españoles que no tienen su poder y mucho menos su capacidad de corrupción.
    Lástima que se salven con 3-4 años de cárcel "protegida" con derecho a salir a fiestas y otros avatares personales.
    Lástima que sean las pensiones las que se vean afectadas por este despropósito. Y lástima, lástima, lástima, que se siga votando a políticos corruptos de una u otra dirección, sin poner remedio en las urnas.

    Un abrazo, guapa!!

    ResponderEliminar
  6. Sigo creyendo que estos indeseables van a quedar absueltos. Ya lo mencione, en el "rat pack", el paquete de ratas hay gente de todas las procedencias y tendencias. Si hay una sentencia condenatoria, sera una sentencia incómoda para toda la clase política y sindical.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Pero es com el tema del "bullying", no es suficiente con no participar si no que hay que denunciar al que participa.

    ResponderEliminar