, , , , ,

Rita y Pili

Me sorprendo comprobando como después de redefinir a la baja, siempre a la baja, el concepto de corrupción para que el Partido Popular no se viese en apuros en su pacto, acuerdo, cesión, pantomima con Ciudadanos (cuyo principal objetivo es conseguir que el partido de Rivera siga ocupando un espacio que no merecer por el número de sus diputados o lo decisivo de su apoyo, claro queda que ni antes ni ahora, suma lo suficiente) y que pudiese ir con la cara bien alta (básico para respirar un aire un poco más limpio que si contemplase la realidad a altura a la que la vemos todos, a un paso, o un escándalo más de sentirnos sumidos en la fosa séptica a la que refería hace unos días Iñaki Gabilondo) a las elecciones vascas con un candidato, Alonso, condenado por pagar de más, en contra de informes técnicos, con dinero público (el dinero de todos, el que llena las arcas públicas gracias a quienes sí pagamos impuestos) el alquiler de un espacio.


Eso no es corrupción porque no se lo llevó a su bolsillo, según los castos, nuevos y reformistas de Ciudadanos, a quienes el expolio consciente de lo que debe servir para mantener el Estado del Bienestar, que no es otra cosa que el espacio para el desarrollo de nuestros derechos y libertades, compensando a quienes parten en desigualdad de oportunidades. Como al parecer tampoco lo es mentir, una y otra vez con una desfachatez que si no fuese trágica sería cómica.

Insisto, tras rebajar la altura del compromiso a lo que un gusano fuese capaz de saltar, vienen ahora con la neo definición de lo que es “abandonar la política; que se reduce a darse de baja de tu partido y seguir atrincherada en tu escaño, con todos y cada uno de tus derechos intactos (sueldo, aforamiento…). Te borras de la lista de una organización y ya está. Tu partido ya no es responsable de nada de lo que hayas hecho bajo su manto, ni de lo que hayas podido hacer gracias al cargo que ocupaste ni siquiera de que hayas recurrido a técnicas de blanqueo para financiar su campaña. Algo así como quien se divorcia y ya no responde de hipotecas o hijos, te vas y el pasado se borra.

Y mientras toda esta basura pestilente llena horas de televisión y radio, cada día más centradas en el espectáculo venga de dónde venga, en el País Vasco han encontrado la clave para demonizar a la candidata de Podemos Pili Zabala. A quienes esta campaña os quede algo lejos se os estará ocurriendo que le han descubierto relaciones con venezolanos chavistas, se manifestó en sujetador por la laicidad de las universidades públicas, alguien filtró una foto de una chica desnuda en una playa diciendo que era ella, presentó una complementaria a Hacienda, una noche de juerga cantó una jota guarra (modalidad de gran tradición que no las hace por ello menos groseras), realizó un trabajo universitario en el marco de las reglas habituales y bajo la disciplina de su jefe, contrató a un autónomo sin comporbar que pagaba sus impuestos… pero no.

El horrible secreto de Pili Zabala es que se compró con su dinero una casa impresionante y además la ha enseñado en el programa de televisión en que han participado la mayoría de l@s candidat@s a Lendakari. Porque como todo el mundo sabe para estar comprometido con la justicia social, la igualdad de oportunidades, las libertades públicas e individuales, los derechos humanos o el sostenimiento del Estado del Bienestar, hay que ser pobre, muy pobre y vivir, a ser posible, debajo de un puente de Calatrava con el temor permanente de que se te venga encima.

Y es así porque quieren convencernos de que a nadie le importa nadie más que uno mismo y quienes quieren más justicia social es porque calculan que se beneficiarán de ella, quienes defienden que pague más quien más tiene está seguro de ser de los que pagan poco o nada, quien defiende la libertad, sólo persigue la suya, quien está dispuesto a pelear por una sanidad pública es porque no puede pagar la privada y así hasta el infinito… Nos arrastran al viejo argumento de que sólo las mujeres pueden luchar por la igualdad de género y contra el machismo, tan sólo los miembros de las minorías étnicas pueden plantarle cara al racismo… pero mucho repetirla, una mentira se vuelve cierta.

Parece haber mucho miedo de que la ciudadanía vasca (y la gallega) vote lo que considere mejor; mantener al PNV en el poder porque siempre ha sido así, optar por la opción pacífica y democrática de quienes durante décadas defendieron la lucha armada, apuestar por los siempre presentes PSOE y PP con sus cargas de pasado a cuestas o decidirse por la novedad de Ciudadanos o Podemos. 

Quizás estamos ensayando las terceras elecciones. Y el argumento no es ya qué papeleta elegir, sino mezclar churras con meriras, Ritas con Pilis y asegurar que todos son iguales, que todas son iguales y si es así, ¿merece la pena votar? Como se asegura en cualquier novela de intriga que se precie, la pregunta que te llevará al asesino es ¿a quién beneficia la muerte? O en este caso, ¿que tú no votes? 

19 comentarios :

  1. Lo dijo tan claro que lo apunto, vivimos en una fosa séptica, el olor es nauseabundo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues algo tendremos que hacer porque solo con pedir que llueva...

      Un saludo

      Eliminar
  2. No se cuánto tiempo Rita Barberá tardará en ser para los PePeros "esa persona de la que usted me habla", pero creo que será cuestión de días.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algunos ya lo es, para otros no lo será nunca, a mí me preocupa más saber cuánto tiempo va a estar viviendo a nuestra costa y manchando el Senado, que no es mi cámara favorita, pero....


      Un beso

      Eliminar
  3. A ver si lo que nos pasa es que hemos nacido en un país que se divide entre corruptos y tontos y estamos aquí, perdiendo el tiempo, en los márgenes del sistema. Es que me tiento la ropa y no sé si voy o vengo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Qué pais!!! y cada vez vamos a peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero seguimos sin reaccionar ¿qué les empuja a seguir apoyándoles?

      Un beso

      Eliminar
  5. La del "caloret" ahora se nos pasa al grupo mixto, y ganará más. Vamos de cojones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo paso, al menos durante una temporadita para desintoxicarme...
    Creo que el negocio de las pinzas está en alza.

    Un fuerte abrazo, y gracias por tu trabajo para informarnos, que es impagable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que medir el tiempo que se puede estar sin respirar y salir de vez en cuando a respirar de la mano de un libro, una película, una canción o simplemente el silencio en buena compañía.

      Un beso

      Eliminar
  7. Las noticias políticas actuales han entrado en bucle. O corrupción o desgobierno. Supongo que para dar sensación de que hay dinámica. Cuando nos aburrimos de no tener presidente nos meten la historia de los corruptos. Aunque sospecho que serán más bien las próximas elecciones las que servirán de manta para esconder a Rita, Granados, etc. Si no fuese por "El intermedio" o tu espacio ya ni seguiría la actualidad en este terreno. Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate que yo creo que se trata de hacer mucho ruido para que no podamos meditar sobre lo importante, los millones arramplados de las arcas públicas, el deterioro de los servicios y la desigualdad galopante. Ésos deberían ser motivos suficientes para cambiar de Gobierno, el resto solo es follón.

      Un beso

      Eliminar
  8. ¿Cómo puede ser que las noticias de verano en política sigan siendo las mismas casi al principio del otoño? "hay que ser pobre, muy pobre y vivir, a ser posible, debajo de un puente de Calatrava con el temor permanente de que se te venga encima". Ya que con la política entran ganas de llorar con esa frase me he reído un montón. Es genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Da asco el tema ya, pero ya verás que indemne sale...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo aborrezco creer que tienes razón.
      Un beso

      Eliminar
  10. Rita es de esos elementos distorsionantes por los que te avergüenza ser valenciano.
    :(

    ResponderEliminar