, ,

Todo al rojo

Pdr Snchz
Lo auparon para que vistiese con elegancia el cargo de Jefe de la Oposición durante legislatura y media, porque ese el tiempo que los españoles venimos necesitando para retirar la confianza al uno y otorgársela al otro.

En un alarde de democracia interna y buscando la complicidad de una militancia casi desaparecida más allá del aparato montaron primarias con una interesante terna: un joven heredero del pasado, un histórico y otro joven sin más apellido que ninguno, y arrasó.


Nadie le explicó los planes y salvo el de recuperar el espacio apenas okupado por unos locos con coleta, nadie le indicó nada; no se abrieron grandes espacios de reflexión, de auto crítica, de análisis, de evaluación, nada.

Y algo salió mal, los españoles votaron y no ganó nadie, o al menos nadie como se venía ganando antes y los cambiantes escenarios, las ofertas interesadas, el miedo a perder la hegemonía, la incomprensible resistencia de los nuevos a dar su brazo a torcer nos llevaron a nuevas elecciones.

A pesar de quienes vaticinaron la caducidad de los nuevos y aún evitando el sorpasso, los números de las segundas no fueron mejores y empezó a crecer el coro de quienes piden el voto para el tradicional adversario, para el Rajoy de los SMS, de la corrupción galopante, de los recortes, de la desigualdad, de la merma de derechos, y quizás convencido de que quienes le habían elegido no quieren eso o de que su única opción de supervivencia pasa por alcanzar la Moncloa, Pedro Sánchez ha dicho NO, o en sus propios términos NO es NO. Y si alguien defiende otra cosa, dé la cara y se someta al voto de la militancia.

Esperando al sábado que resolverá la incógnita no está de más recordar que nada es más peligroso que un animal herido y nadie más difícil de vencer que cuando no tiene nada que perder.

3 comentarios :

  1. En mi país se dice: "Difícil que el chancho chifle" cuando la mano viene brava...pero...esperemos resultados o un milagro...cualquier cosa se puede dar en el mundo del revés...bssss

    ResponderEliminar
  2. Es curioso que los barones quieran echarle del cargo, pero que nadie tenga la valentía de postularse y dar un paso al frente.
    2
    La otra noche se me cayó el tenedor de la mano al escuchar a Juan Carlos Rodriguez Ibarra referirse a si mismo como "socialdemócrata". Y me entró el ataque de risa. Un antiguo "guerrista" como el, del ala dura, ahora es un tibio socialdemócrata.

    Tienen que andar muy mal las cosas en el Partido Socialista, peor de lo que imaginamos.

    Pero quien siembra vientos, recoge tempestades. El coste de "desteñir" las ideas frente a un partido como el del gobierno ha dado como resultado perder votos y militancia y perder calado social. Y si en vez de buscar recuperar la comunicación con las bases y electorado, se pierden en peleas bizantinas por un poder menguante, el desastre está cantado.

    No deja de ser sintomático que todos los que empuñan los cuchillos y el secretario general sean productos del propio partido, gente que empezó a "trepar" ya en las juventudes socialistas, y que no tienen ningún contacto ni experiencia con la vida real fuera de la política.

    ¿ No tienen presente lo que le sucedió al PASOK en Grecia ?.

    Lo siguiente será el acta de defunción.

    Un besazo.

    ResponderEliminar