,

Venceréis, pero no convenceréis

He empezado a escribir varias veces y varias veces he borrado, resuenan los gritos amenazadores de los Caballeros Legionarios contra la Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena en la pestaña que tengo abierta, junto a varios artículos referidos a la polémica sobre la aplicación de la Memoria Histórica en el callejero de Madrid, desde la defensa de Esperanza Aguirre a las casi incomprensibles declaraciones de su hija Peregrina, todo es ruido.

Seguramente el general haría cosas buenas, sin duda su hoja de servicios en la Guerra de Marruecos es impresionante y ciertamente fue el primer mando del Tercio de Extranjeros, pero su activa participación en el golpe de estado primero y en establecimiento y mantenimiento de la dictadura son innegables, por lo que pocas dudas sobre la aplicación de las normas contenidas en la legislación sobre la recuperación de la memoria.

Y vivimos esta polémica porque aún hay quien sigue empeñado en defender la verdad de los vencedores.

En fin que mucho mejor que yo, se expresó en su día Unamuno, duele pensar que sus palabras puedan seguir teniendo vigencia.

"Ya sé que estáis esperando mis palabras, porque me conocéis bien y sabéis que no soy capaz de permanecer en silencio ante lo que se está diciendo. Callar, a veces, significa asentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Había dicho que no quería hablar, porque me conozco. Pero se me ha tirado de la lengua y debo hacerlo. Se ha hablado aquí de una guerra internacional en defensa de la civilización cristiana. Yo mismo lo he hecho otras veces. Pero esta, la nuestra, es solo una guerra incivil. Nací arrullado por una guerra civil y sé lo que digo. Vencer es convencer, y hay que convencer sobre todo. Pero no puede convencer el odio que no deja lugar a la compasión, ese odio a la inteligencia, que es crítica y diferenciadora, inquisitiva (mas no de inquisición).

Se ha hablado de catalanes y vascos, llamándoles la antiespaña. Pues bien, por la misma razón ellos pueden decir otro tanto. Y aquí está el señor obispo [Plá y Deniel], catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer. Y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española que no sabéis. Ese sí es mi Imperio, el de la lengua española y no...

Acabo de oír el grito de ¡Viva la muerte! Esto suena lo mismo que ¡muera la vida! Y yo, que me he pasado toda mi vida creando paradojas que enojaban a los que no las comprendían, he de deciros como autoridad en la materia que esa paradoja me parece ridícula y repelente. De forma excesiva y tortuosa ha sido proclamada en homenaje al último orador, como testimonio de que él mismo es un símbolo de la muerte. El general Millán Astray es un inválido de guerra. No es preciso decirlo en un tono más bajo. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no se tocan ni nos sirven de norma. Por desgracia hoy tenemos demasiados inválidos en España y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de psicología a las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes se sentirá aliviado al ver cómo aumentan los mutilados a su alrededor. El general Millán Astray no es un espíritu selecto: quiere crear una España nueva, a su propia imagen. Por ello lo que desea es ver una España mutilada, como ha dado a entender.

Este es el templo del intelecto y yo soy su supremo sacerdote. Vosotros estáis profanando su recinto sagrado. Diga lo que diga el proverbio, yo siempre he sido profeta en mi propio país. Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho. Me parece inútil pediros que penséis en España."
Miguel de Unamuno 
12 de octubre de 1936 
Salamanca

4 comentarios :

  1. La dulce Esperanza aprovecha cualquier cosa para arremeter contra Carmena, y además, últimamente tiene síndrome de abstinencia periodístico.

    Sobre las declaraciones de la hija de Millán, a todos los hijos de personajes semejantes les cuesta reconocer que aquél tipo al que llamaban "papá" era un personaje violento, cruel, y sin ningún escrúpulo a la hora de dirigir un pelotón de fusilamiento.

    Aquí está la clave de la negativa de los PePeros a la apertura de las fosas comunes de la guerra incivíl, habría que asumir los crímenes de sus mayores, y que en bastantes ocasiones, esos crímenes políticos encubrieron robos de patrimonio, rencillas personales y venganzas por asuntos turbios que nada tenían que ver con la política de aquellos momentos.

    Lo adecuado seria darle el nombre de Unamuno a la calle. En Madrid no tiene ninguna, tan solo en Coslada, pero es otro ayuntamiento.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hoy, y digo hoy, en España hay una enorme cantidad de inválidos; el general Millán Astray junto con el General Franco y todos los suyos, así como los hijos de sus hijos lo han conseguido basta ver como actuamos como sociedad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ni toda la corrupción del mundo ha convencido de que las elecciones nos dieran una sorpresa. En este caso la fuerza de la mala costumbre ha vuelto a hacer lo que ya se venía haciendo durante todo el año. Qué pocas ganas de cambio hay en este país. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que las frases de Unamuno suenan no sólo actuales sino palpitantes. Donde se habla ded la guerra previsible, pongamos corrupción y podemos estar hablando de hoy mismo que hemos visto sentados en el banquillo a los protagonistas de las tarjetas blac intentando anular su delito a base de subterfugios para esconder la verdad. Un beso

    ResponderEliminar