, ,

Día de las escritoras

El lunes 17 de octubre se ha celebrado por vez primera el Día de las escritoras en la Biblioteca Nacional con el objetivo de hacer más visible su aportación a la literatura. 

Yo he querido sumarme referenciando 50 obras nacidas de la mano de una mujer prologadas por la declaración de intenciones “Quería escribir sobre todo, sobre la vida que tenemos y las vidas que hubiéramos podido tener” de Virginia Woolf y la justificación de una de las autoras más prolíficas y ninguneadas de España, Corín Tellado que afirmó “No soy romántica ni soñadora pero alguien tenía que escribir novelas de amor” Una pequeña muestra de lo que las mujeres escriben y que me permito recomendaros.



El amor es una mentira pero funciona
Rosa Montero. Amantes y enemigos 

No le mires, no le veas. Y así, tal vez dejes de amarle. 
Ana Mª Matute. Olvidado rey Gudú
Una desapacible noche de noviembre contemplé el final de mis esfuerzos.  
Mary W. Shelley. Frankenstein 

Unos seres nacen para vivir, otros para trabajar, otros para mirar la vida
Carmen Laforet. Nada 

Lo que más duele no es dejar la vida, sino abandonar lo que le da sentido
Lucía Etxebarría. Beatriz y los cuerpos celestes 

Pensaré en todo esto mañana, en Tara
Margaret Mitchell. Lo que el viento se llevó 

Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong
Isak Dinesen. Memorias de África 

Un corazón se rompe más silenciosamente que un vaso de vidrio
Rosa Chacel. Barrio de las Maravillas 

No ser consciente el peligro asegura la felicidad
Jane Austen. Orgullo y prejuicio 

El amor trasciende siempre
María Zambrano. Dos fragmentos sobre el amor 

¿Qué clase de amor es el tuyo que no puede resistir una tormenta de nieve? 
Emily Brontë. Cumbres borrascosas
Si me perdona usted, le diré que no me gusta su cara Mr. Ratchett
Ágata Christie. Asesinato en el Orient Express 

Yo no quiero que a mi niña la vayan a hacer princesa
Grabriela Mistral. Miedo 
 
Yo soy una y soy mil, todas las vidas pasan por mí, me muerden sus heridas
Alfonsina Storni. Obras completas

El que ayer mandaba un Reino, sirve a un bruto de vianda. 
Sor Juan Inés de la Cruz. Amor es más laberinto. 

Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero, que muero porque no muero
Santa Teresa de Avila 

Recordaba el pasado como una sucesión de violencias, abandonos y tristezas. 
Isabel Allende. La casa de los espíritus 

Omitir las verdades no es otra cosa que una variedad refinada de la mentira. 
Almundena Grandes. El corazón helado 

Nadie observa con más agudeza que el que desea ser querido. 
Elvira lindo. Lo que me queda por vivir 

No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir. 
J. K. Rowling. Harry Potter 

Todo lo que tiene nombre existe
Dolores Redondo. Ofrenda a la tormenta 

Pero mi totem no me abandonó a pesar de que estaba sola y no tenía hogar
Jean Marie Auel. Los Hijos de la tierra 

No se nace mujer: se llega a serlo. 
Simone de Beuvoir. El segundo sexo 

No hay pena que un libro no pueda consolar. 
Anna Gavalda. Juntos nada más 

Si el A B C no tienes aprendido mañana, al tribunal serás conducido. 
Johana Syri. Heidi 

Los malos momentos vienen solos, los buenos hay que buscarlos. 
Dulce Chacón. La voz dormida  

Déjame ser yo misma. Sé que soy una mujer, una mujer con fuerza interior 
y un montón de coraje. 
Ana Frank. Diario 

Una mujer buena debe guardar ante los hombres un florido silencio. 
 Pearl S. Buck. Viento del Este, viento del Oeste 

Mi necesidad de amor había pasado a la clandestinidad como 
un dolor de muelas taimado
Alice Munro. La vida de las mujeres 

No conoces verdaderamente a una persona hasta que 
no has llevado sus zapatos y caminado con ellos.  
Harper Lee. Matar a un ruiseñor 

Morir no duele mucho, nos duele más la vida.  
Emily Dickinson. A media voz 

Quisiera que se inventara algo para embotellar los recuerdos, 
igual que los perfumes.  
Daphne du Maurier. Rebecca 

Su superioridad y sus cualidades eran el obstáculo más seguro contra su éxito
Edith Wharton. La edad de la inocencia 

La naturaleza juega con la carne y la sangre de generación en generación. 
Matilde Asensi. Iaocus 

Lo que me daban los niños valía más que todo lo que ellos recibían de mí. 
Josefina Aldecoa. Historia de una maestra 

Duele que resten importancia a algo que ha cambiado tu vida. 
Laura Gallego García. Memorias de Idhún 

Ahora podía entender que solo se envejece en los espejos
Ángela Becerra. El penúltimo sueño
¿Qué es mejor: vivir como un monstruo o morir como un hombre bueno? 
Anne Rice. Entrevista con el vampiro 

Por todas parte cubre el manto de la política intereses egoístas y bastardos
Emilia Pardo Bazán. Los pazos de Ulloa 

Parecía haberse extendido un manto de horror sobre 
los lugares que más habíamos amado.  
Zenobia Camprubí. Madrid 

Unos pocos días robados a la vida que vendría después y nada más. 
Espido Freire. Irlanda 

Pero si no nos queremos. 
Laura Freixas. Amor o lo que sea 

El amor no se piensa, se siente o no se siente. 
Laura Esquivel. Como agua para chocolate 

Para el exiliado los sueños no constituyen proyectos, son sólo huidas. 
Kenizé Mourad. De parte de la princesa muerta 

El mundo está lleno de cosas y es realmente importante que alguien las encuentre. Astrid Lindgren. Pipi Mediaslargas 

La comprensión exige silencio. 
Susanna Tamaro. Donde el corazón te lleve 

Recordaba lo mucho que le gustaba el tacto y el peso de los libros. 
Donna León. Muerte entre líneas 

Al parecer se trata de una clave para hallar la entrada de un camino secreto. 
Enid Blyton. Otra aventura de los Cinco

Con los años, el corazón se volvía menos elástico.
Camilla Läckberg. La princesa de hielo 

Nací para poeta o para muerto, elegí lo difícil...
Gloria Fuertes. Poemario de mujeres

23 comentarios :

  1. Me gustan muchas de las de tu lista,y participo aquí y añadiría a D. Lessing El cuaderno dorado, T Morrison Ojos azules, una de mis favoritas, N Gordimer (de ella me gusta todo...), R de Castro, de V. Woolf Las olas, y de D. Mª Loynaz sus poemas, y Nada de C Laforet, V Ocampo (y sus conversaciones con Borges) y La plaça del diamant de Mercè Rodoreda... De E Lindo Una palabra tuya, A A Nothomb, (que empezó sin gustarme y ahora me va gustando más) Ni de Eva ni de Adán por ejemplo, y de Zeruya Shalev Thèra, y C Pinkola Estés Mujeres que bailan con lobos... ;)
    Y me paro aquí.


    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando preparaba estas referencias con una frase corta (lo monté primero para Tuitter) me encantó tener problemas para elegir, hay tantas y tan buenas. Tomo nota de algunas que no han caído aun en mis garras (Zeruya Shalev o D.Mª Loynaz) las demás "las ten" y me encanta saber que las compartímos.
      Un beso enorme

      Eliminar
  2. Gracias por las recomendaciones.

    Yo me quedo con la maravillosa sencillez de Gloria Fuertes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ESCRITORAS LATINOAMERICANAS DEL SIGLO XX A LAS QUE LES IMPORTÓ UN CARAJO EL QUÉ DIRÁN.
    María Luisa Bombal
    María Luisa Bombal sólo podía ser considerada una loca: en vez de convertirse en una buena esposa y madre, ella decidió dedicarse a escribir narraciones extraordinarias y fascinantes protagonizadas por personajes femeninos con una voz erótica propia y capaces de experimentar el placer o la rabia, algo que, por ese entonces, era considerado prohibido para las mujeres de su época. Debido a su talento deslumbrante y a su narrativa transgresora, María Luisa es considerada hoy en día una de las más importantes escritoras latinoamericanas.
    Clarice Lispector
    A través de sus obras y haciendo uso de un estilo que rompía los esquemas de la narrativa de ese entonces, Clarice Lispector describió experiencias humanas vitales con una habilidad magistral como nunca nadie lo había hecho antes. Pero además de hacer gala de un nuevo estilo narrativo, en sus obras ella creó personajes femeninos que contradecían el estereotipo de la mujer sumisa.
    Rosa María Roffiel
    Cuando en 1989, Rosa María Roffiel publicó su novela Amora, esta se convirtió en la primera obra narrativa de temática lésbica no sólo en México –su país natal- sino probablemente también en Latinoamérica. Si bien ese fue su debut como narradora, Rosa María ya era conocida por sus poemas, en cuyos versos abordaba el amor y la amistad entre mujeres, lo cual convierte a su obra poética en una rica fuente de inspiración feminista.
    Julia de Burgos
    Es considerada la poeta puertorriqueña más importante de todos los tiempos y una de las primeras escritoras feministas de Latinoamérica. En sus versos plasmó temas referentes a la condición de las mujeres de su país. Con una voz llena de rebeldía, Julia era una firme abanderada de la liberación femenina. Ella estaba convencida de que las mujeres debían luchar por sus derechos, reconocer su potencial, manejar sus propias vidas y dejar de sentirse inferiores con respecto a los hombres. Como buena feminista que era no dudaba en cuestionarse a sí misma tal como lo hace en este poema titulado A Julia de Burgos.
    Gioconda Belli
    Eran los años 70 cuando Gioconda Belli comenzó a publicar sus primeros poemas en algunos diarios de su país y de inmediato generó polémica debido a la manera en que la poeta nicaragüense abordaba el cuerpo y la sensualidad femenina. Durante los primeros años de su carrera literaria, Gioconda combinó la pasión por la escritura con una agitada vida clandestina debido a su participación activa en el Frente Sandinista de Liberación Nacional, una organización de izquierda que luchaba contra la dictadura de Somoza.
    María Virginia Estenssoro
    El occiso fue el único libro de cuentos que la boliviana María Virginia Estenssoro publicó en vida y los 3 relatos que lo componen fueron suficientes para que por ese entonces se desatará una campaña en su contra. En uno de sus cuentos, María Virginia narraba una relación amorosa basada en el erotismo y en otro de ellos se describía un aborto voluntario. Ambos temas fueron la causa de que los sectores más conservadores de su país se unieran en contra de ella.
    Sin embargo, el resultado fue el opuesto: la primera edición del libro se agotó rápidamente y María Virginia siguió escribiendo con las mismas ansias de convertir en palabras su espíritu libre.
    Yolanda Oreamuno
    Yolanda Oreamuno estaba convencida de que era necesario un cambio en la vida privada y en la conciencia de las mujeres. Tenía tan sólo 22 años cuando comenzó a escribir sus primeros ensayos, textos en los cuales expresaba la importancia de que las mujeres pensaran por sí mismas y no en base al pensamiento masculino y patriarcal de la época. Eran los años de la lucha por el voto femenino en Costa Rica y la feroz crítica de Yolanda al rol de las mujeres en la escuela y en la familia resuena aún hoy convirtiéndola en un referente de las primeras feministas latinoamericanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ellas, las incorporo a la creciente lista.
      Un beso

      Eliminar
  4. Una buena recopilación, Pilar.

    Bueno, el Planeta se lo han dado a Dolores Redondo por su última novela. Yo leí "El Guardián Invisible", la primera entrega de la "trilogía del Baztán", y las dos siguientes las "devoré" prácticamente. Me enganchó el mundo de la inspectora Salazar, y el pequeño lugar pero gran infierno que es el Elizondo que retrata en sus novelas.

    Bravo por ella, pero tengo mis dudas sobre la forma en que se concede el Planeta. Leeré su novela con ganas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No están todas las que son, pero son todas las que están.
      El Planeta es cada vez más show y negocio, pero Dolores Redondo me encanta.
      Un beso

      Eliminar
  5. No sabía nada de esta nueva fecha del calendario.

    Gracias por la lista que nos muestras, hay donde elegir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una nueva iniciativa, creo que suma.

      un beso

      Eliminar
  6. Nunca me fijo en si el autor es hombre o mujer, si que ahora tengo interés en leer el premio planeta, leí su trilogía y me gustó, pero tambien me atrae mucho el segundo premio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del mismo modo que si no te paras a pensarlo acabas leyendo mayoritariamente traducciones, si no lo haces lees mucho más a hombres, no creo que sea el criterio principal, y desde luego no hace el libro mejor ni peor, pero me parece interesante ser consciente de que ellas escrien literatura sin etiquetas.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Aunque con un poco de retraso, felicidades a todos los escritores.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy celebramos a las escritoras, pero siempre es bueno pensar en quienes llenan nuestras vidas de reflexiones e historias.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, ha sido divertido y difícil elegir(hay muchas más)
      besos

      Eliminar
  9. Yo tampoco suelo buscarle a la lectura el sexo pero echando la vista atrás me han salido una serie de escritoras que me parecen de una calidad extraordinaria y no son best-seller como muchas de el listado que incluyes. Son menos superventas(algunas) pero escriben o escribieron de maravilla. Mi lista de preferidas incluiría a la sí superventas Patricia Highsmith pero también a Edna O, Brien, Hilary Mantel, A.S. Byat, Joan Didion, Virgine Despentes, Angela Carter, Joyce Carol Oates, Svetlana Alexievitch, Sara Mesa(ya la conoces a esta), repito tus Edith Warton y Virginia Woolf porque son clásicas necesarias, Penélope Fitzgerald, Stella Gibbons, Pola Oloixarach o Rita Indiana. He querido incluir mi propio listado porque las descubrí en estos últimos tiempos, me gustaron mucho y algunas ofrecen una dificultad extra para lectores-as más avezados-as. Y para ampliar la variedad. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el esfuerzo, tomo nota de algunas y me pasaré por tu "casa secreta" para elegir obra. Me gusta combinar dificultad y sencillez, no es lo mismo leer en casa bajo la manta que atropelladamente en el travía.
      Un beso

      Eliminar
  10. A esta interesante lista, yo sumaría otro libro de Gabriela Mistral: Desolación. Su primer poemario y que a la larga (porque todo suma) la llevaría a ganar el Nobel de Literatura.

    Por otro lado, es bueno que a la mujer se le reconozca su aporte a la literatura: hay muchas y variadas autoras que merecen todo el reconocimiento habido y por haber. De hecho, hacen faltan más voces femeninas, porque es siempre bueno y positivo y saludable conocer su punto de vista sobre las cosas. Enriquecen el mundo en el que vivimos... Sin embargo, que exista un día exclusivo para la "mujer escritora" creo que fomenta el sexismo. Fomenta la falsa separación que existe entre hombre/mujer. Diría lo mismo si fuese al revés: si hubiese un día que solo reconoce a los hombres escritores, también sentiría que nosotros nos vemos, injustamente, como "seres especiales" que necesitamos de un reconocimiento aparte. Nada de esto lleva, creo yo, a la tan ansiada igualdad que todos buscamos.

    Para alentar a la mujer a escribir, no hay que hacerlo regalándole un día que las celebre, porque eso significaría que solo "ese día" se sentirán y serán importantes ¿y el resto de los 364 días qué? O sea, ¿las celebramos por protocolo, porque una fecha en el calendario lo dice? Se siente casi como una obligación. La mujer es igual al hombre, el hombre es igual a la mujer: y debemos reconocernos mutuamente en un único día que nos celebre a ambos.

    No sé, eso es lo que creo hoy por hoy.

    Más saludos, Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre que se plantean iniciativas de este tipo es bueno pensar si es el mejor modo, yo creo que son necesarias porque si lo medimos con indicadores como el Nobel, el Nada, el Cervantes, o la incorporación en las Academias la verdad es que no creo que la calidad literaria justifique la disparidad.
      Creo que a las mujeres todavía se las considera capaces de escribir bien sobre temas de mujeres, quedando lo universal a la mano de los autores varones, como si la mirada masculina fuese la única capaz de representar la totalidad y sinceramente creo que no es cierto.
      Quizás por ello en las obras elegidas hay mucho más de literatura "general" que aquella que abarca la faceta femenina como clave, que por otro lado creo que sería muy interesante para todos ya que se refiere a más de la mitad de la humanidad ¿no?
      En todo caso, gracias por la aportación y el debate, un placer

      Eliminar
  11. Es necesario recordar que el 51% de la humanidad está formada por mujeres, ¿porqué se olvida?.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque ganan con ello, sencillo.

      Un beso

      Eliminar
  12. Esta entrada pensada como recopilatorio de los tuits que preparé para el Día de las escritoras ha resultado ser una mina, gracias por tantas aportaciones, algunas las conocía y había leído otras son nuevas, pero sobre todo gracias por deteneros un instante para aportar luz sobre ellas.
    Sin duda un libro te gusta o no con independencia del género de su autor o autora, pero también es cierto que la literatura escrita por mujeres suele publicitarse como un género específico, como si ellas no escribieran sobre lo mismo que ellos, como si todos sus libros abordasen temas "femeninos" o como si éstos fuesen de peor calidad. De modo más o menos sutil se traslada la idea de que ellos abordan temas que importan a la humanidad y ellas "cosas de chicas" y NO es cierto.
    Gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar