, , , , , , , ,

Este lazo no es un adorno

Últimamente la poca vida que me queda tras la 1.0 me la roba Twitter, es mucho menos exigente un RT o una frase corta apostillando un titular que enfrentarse a este folio en blanco y tratar de ser coherente, sobre todo en días como el de ayer en el que todo se vuelve rosa. 


Cómo no apoyar la campaña de sensibilización de la lucha contra el cáncer de mama, cuento en mi propia familia con combatientes de esa batalla, doy gracias cada día por la vida de mi amiga Mamen que ya ha superado el proceso y reconozco que me encojo cada vez que se aborda el tema recorriendo mentalmente el contorno de mi propio pecho, cómo no estar de acuerdo con una movilización que crece en fuerza y empuje y en la que año a año se pone el acento tanto en la importancia de la prevención y la detección temprana como en que se sale, de este infierno se sale

Pero cada año me cuesta más no perderme en la maraña de hermosas composiciones rosas y en la falacia tramposa de quienes no tiene problema alguno en prenderse un lacito como quien se prende una rosa en la solapa. 

El cáncer de mama no es una maldición bíblica, es una enfermedad que se previente, trata y cura con atención médica, pruebas diagnósticas, intervenciones quirúrgicas y tratamientos farmacológicos demoledores a todos los niveles.

No se puede lucir lacito a la vez que se recortan medios, se dificulta el acceso a las pruebas (permitiendo la eternización de las listas de espera o limitando los escenarios para el cribaje ordinario), se obvia que mientras se pelea en este campo de batalla capaz de demoler no solo a la mujer afectada sino a su entorno, no se está en condiciones de trabajar, se ignora interesadamente el golpe emocional que supone y se olvida que la mayoría de las afectadas por una mastectomía precisan de la reconstrucción para cerrar heridas, cosa más que complicada si ésta se retrasa hasta más de cinco años por falta de medios en el sistema.

El cáncer de mama no es rosa, no es un lazo o un pañuelo, es un miedo oscuro y frío que atenaza el estómago, es el dolor, la náusea, la debilidad extrema, la cabeza pelona y la piel gris, es el frío, la angustia, el hueco, el brazo caído, los goteros de veneno, el cuerpo descompuesto y el mirar al calendario descontando los días para la siguiente tanta, es el no pensar en las pruebas, el estudiar adivinando la expresión del especialista el día de los resultados, es mirar a tus hijos sin saber si seguirás a su lado, imaginar a tu pareja asustada ante un cuerpo mutilado que interroga, es hacer cuentas una y otra vez para sobrevivir en el infierno sin una nómina suficiente cuando apenas tienes fuerzas para nada. (Este lúcido artículo de Ana I. Bernal en Público, pone el acento en esta faceta de la realidad terrible de quienes un día escuchan el diagnóstico "tienes cáncer de mama")

 
No reniego del lazo rosa, un símbolo que ha permitido sacar la enfermedad del silencio avergonzado, ni de las campañas solidarias pero no permitamos que sirva para ocultar que contra el cáncer de mama (como contra cualquier enfermedad) se lucha poniendo los medios médicos y sociales a la disposición de las enfermas e invirtiendo en investigación, dejar que funcione a modo de cal para blanquear sepulcros es una ofensa para todas las que pelean a diario por sus vidas.

9 comentarios :

  1. Impresionante tu entrada, mi querida PILAR, enhorabuena porque es cierto que la parafernalia que llame la atención sobre cualquier asunto ayuda a tenerlo presente y eso está bien pero cuando algo es tan duro y terrible como el cáncer - de mama o de ,o de lo que sea- más que nunca y más que gestos se necesitan hechos, apoyo financiero, psicológico y de todo tipo para los enfermos y sus familias... a mi tb me ha tocado muy cerca esta enfermedad ¿ existirá alguien a quien no ? lo dudo. Lo dicho cielo, enhorabuena y ... gracias!

    Un beso grande, grande!

    ResponderEliminar
  2. Es un problema tan grave como el hecho de que la previsión es que una sobre cada ocho mujeres pueden llegar a desarrollarlo. Yo el terror lo siento desde el lado que no quiere ver a sus seres queridos así. Estoy totalmente de acuerdo contigo una vez más. Sin más medios, los lazos rosas no sirven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirven siempre que entendamos que no se puede quedar en eso, que la implicación a titulo individual es muy importante, pero no puede cubrir el papel de las administraciones que no olvidemos gestionan y priorizan los recursos de todos.
      Beso

      Eliminar
  3. En una sociedad culta, avanzada y democrática este tipo de cuestiones deben de estar más que superadas, aquí se habla del cáncer de mama, pero también hay otros cientos de cánceres que con análisis previos se podrían detectar en sus primeros estadios, un ejemplo para cambiar de bando, el de próstata,se le dedica un día a mostrarnos una enfermedad, pero olvidamos esos cientos de enfermedades raras de personas que también pagan sus impuestos y que no son atendidos o de serlo, lo son malamente.

    La calidad de la sanidad en nuestro país ha caído muchos enteros, los recortes le han hecho mucho daño, podría poner un ejemplo de ayer mismo con mi nieto operado de un oído, para pasar la revisión, aparte de tener que dejar todo el día sin ir a clase, estuvo pasando de hospital en hospital sin saber quien lo tenía que atender, luego una vez dado con la tecla, había determinados documentos que no se habían escaneado y no se disponían de ellos, en fin un caos.

    Puedo equivocarme, pero mantengo que mientras nos tienen entretenidos con lo de los lacitos, no hablamos de lo que realmente importa, que nuestra calidad sanitaria está por los suelos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a Sergio, creo que es imprescindible el compromiso personal pero no puede suplir la responsabilidad pública que como bien planteas se está viendo comprometida.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Siempre que acudimos en masa a una convocatoria se censura que lo hagamos solamente ese día, pero ese día deja muchas donaciones de sangre, muchas llamadas de animo, muchas donaciones para la ciencia. Ese día sirve mas de lo que podamos pensar y a veces es lo único que podemos hacer.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sirve, es imprescindible y como personas muy poco más podemos hacer, el problema es cuando las instituciones adoptan el mismo papel, olvidando que son sus decisiones sobre cómo se gasta nuestro dinero las que resultan claves en asuntos como éste.
      Ojalá no dejemos de acudir a estas llamadas, es imprescindible que seamos conscientes de realidades que si no te toca te pasan desapercibidas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Tengo a mi mejor amiga de infancia pasando po eso.

    Y no puedo vender mis sentimientos por la red.
    Sé que me entenderás.

    Bss, y gracias.

    Siempre es necesario.

    ResponderEliminar