, ,

Mirar y ver




Me gustan los doodles de Google, un modo simpático de llamar nuestra atención sobre personas y acontecimientos que seguramente nos pasarían desapercibidos, el de hoy está dedicado a Anton van Leeuwenhoek, un holandés a caballo entre el siglo XV y XVI que sin formación científica específica y llevado por una peculiar combinación de capacidad técnica y curiosidad innata, dio un empujón de gigante a la fabricación de microscopios convirtiéndose en precursor de la microbiología.

Leyendo la entrada que le dedica la Wikipedia no me sorprende la limitada consideración que alcanzó por la comunidad científica de su época, al fin y al cabo era un funcionario con curiosidad e iniciativa que no hablaba idiomas. Un hombre capaz de diseñar microscopios de más de 270 aumentos y mantener la mente abierta a lo que este nuevo modo de ver le mostraba, que llamase animálculos a los seres que descubrió en el agua de un lago cercano, se dejase llevar por la curiosidad de estudiar su propio esperma y no encontrase indigno de estudio nada que pudiese poner bajo sus lupas me lleva a sentir especial simpatía por quien que miró lo pequeño sin prejuicios, llegando a contradecir la teoría de la generación espontánea descrita por Aristóteles y defendida por Descartes, Newton o Bacon.

Y es que a veces lo único que hace falta es mirar con lentes nuevas y atreverse a contar lo que se ve.






9 comentarios :

  1. Lo de la limitada consideración que tuvo por parte de los científicos al no serlo él, no es ni más ni menos lo mismo que hoy ocurre en España en ámbitos universitarios y de ciencia, tienes que pertenecer al gremio para que te hagan caso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay un compañero que siempre que aparece uno nuevo nos lo cuenta todo sobre el personaje o evento, cuando lo veo siempre espero a leerlo en su blog, hoy veo que tu tambien te apuntas y me encanta siempre se aprende algo nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El divulgador científico Bill Bryson, en "Una breve historia de casi todo, me enseñó que la ciencia está plagada de genios anónimos que por mala suerte, mal carácter o cualquier factor ajeno a la ciencia no consiguieron gran reconocimiento (y al revés también ocurrió). Y sí, Los doodles son irresistibles. Algunos son geniales.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por facilitarnos la explicación de Google.

    ResponderEliminar
  5. Interesante.
    Me quedo con "animálculos".

    ResponderEliminar
  6. Desconocía toda esta información,gracias!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Llevas razón, Pilar.
    Así nos va: ni miramos ni nos atrevemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tan peligroso es creer q la sabiduría la da el titulo como igualar al ingeniero con el q no lo es cuando habla de ingeniería, como dar mayor crédito al ingeniero solo por serlo cuando habla de otras cosas.
    Esto ultimo me recuerda a esos actores q se meten a hablar de cualquier cosa porque según ellos son del mundo de la cultura.

    ResponderEliminar
  9. El corporativismo ha existido siempre, y los "intrusos" en cualquier actividad siempre han sido maltratados por los guardianes de la ortodoxia.

    Pero al final, la vida y la historia ponen a todos en su lugar, y se reconocen los méritos de genios como es el de este caso.

    Un besazo.

    ResponderEliminar