, , , ,

Sin paños calientes

Cuesta volver tras unos días de vacaciones, quisiera una hacerlo con calma, despacito, del mismo modo en que te metes en la piscina, primero hasta los tobillos, después hasta las rodillas y en un alarde de valentía, mojarse hasta la cintura, pero no creo que haya modo de contar despacio ninguna de las realidades que os traigo, así que disculpad por la impresión.

Naufragios
Desde el miércoles se ha podido ver, que no disfrutar en las pantallas de algunos cines, ASTRAL la película que el equipo de Salvados con Jordi Évole a la cabeza rodaron sobre lo que está sucediendo cada día en las aguas del que llamamos mar nuestro, ese a cuyas costas nos acercamos en busca de relax y descanso. Y esta noche de domingo podrás verla en La Sexta, es dura, muy dura, pero imprescindible. 

Creo que esta es la dirección web que necesitarás cuando termine: Proactiva Open Arms

El otro asunto que necesito compartir es un informe europeo sobre la pobreza medida en términos de renta, privación material y baja intensidad de trabajo, se trata del índice AROPE y ofrece unos resultados demoledores, sobre esta parte creciente de nuestra sociedad sobre la que no queremos detener la mirada. Lejos de recrearse Diario 16 hace una sucinta presentación del mismo en apenas 15 datos, los llama Pobreza en España; 15 datos para la vergüenza.
pobreza en tu calle
No tengo enlace al que enviaros para calmar la necesidad de hacer algo, todos conocemos cientos de entidades que luchan cara a cara con la pobreza que muestra múltiples rostros y realizan una encomiable labor, imprescindible para demasiados.

En ambos casos lo que me parece más terrible es que se empeñan en contarnos que estas durísimas realidades son una lacra, una desgracia que vino del cielo, algo con lo que convivir, porque no es cierto. Los refugiados huyen de una guerra en la que la UE no ha querido intervenir a tiempo, prisionera de sus propios intereses y la pobreza ha ido ganando espacio en nuestra sociedad de la mano de la austeridad, de las políticas que los del norte impusieron al resto, primando los intereses de sus bancos sobre la vida de las personas.

Así que por favor, cuando te recuperes del choque de realidad que suponen tanto el documental de Évole como del informe de la Comisión, y tras ayudar, si puedes a aliviar ambas crudas situaciones en la medida de tus más que limitadas posibilidades, te ruego dediques un momento a pensar de qué nos sirven Gobiernos que no miran por sus pueblos, de qué pagar impuestos que no palian el dolor de tus vecinos. 

Más allá de la imprescindible ayuda que puedas prestar como persona, debemos tomar conciencia de nuestra fuerza común para obligar a quienes nos representan a poner en el centro de sus actos lo que nos atenaza el alma.

11 comentarios :

  1. Cuanto nos queda por aprender, por ser persona, por ser humanos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Complicada esa vuelta de tus vacaciones por los temas que traes, y lo cierto es que en un simple comentario no se puede decir mucho, sobre todo cuando el decir no sirve para nada. Estamos en tiempo de actuar... y todos miramos al de al lado a ver si se mueve. Nos hemos quedado con el "virgencita que me quede como estoy", pensando que todo lo que cuentas y más, no nos tocará nunca. Y es que somos así de necios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A los que nos representan, no los mueve ni Dios.
    Es de vergüenza.

    ResponderEliminar
  4. Difícil va a ser cambiar la actitud de nuestra clase política con respecto a unos problemas que ellos mismos han creado, y que no son capaces de resolver. Pero es que tampoco tienen siquiera la intención de intentarlo.

    A veces creo que la única salida es una revolución al estilo de la de Octubre.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón en todo PILAR, pero sin paños calientes te digo que mientras solo nos atenacen el alma los dramas humanos y no nos toquen directamente ...nos resbalará lo que les pase a los demás y nada cambiará en este mundo. Nuestra zona de confort es anestesiante y nuestro egoísmo tan enorme como nuestro ego, nos suponemos mejores que los demás, ellos ( los refugiados, los excluidos, los desesperados de la tierra) son ellos y nosotros ... nosotros y lo siento, no se trata de nuestros políticos -ellos solo son nuestro reflejo- es muy cómodo echarles siempre la culpa a ellos a cualquiera menos asumir que no hemos nada... ni en grande ni en pequeño, si de verdad quisiéramos ayudar haríamos como los alemanes que tiene acogidos a un millón de refugiados en sus casas, jardines o huertas... yo, sinceramente me doy vergüenza .. pero mucha, en este asunto.

    Al menos tú compartes todo esto y nos ayudas a no olvidar ¡ gracias ! .. no queda mucha gente como tú PILAR.

    Un beso enoorme guapa!

    ResponderEliminar
  6. ¿Como vamos hacer cambiar a los gobiernos si son los mismos que venden armas y hacen caja para que se maten o salvan huyendo?, el capital nos ha ganado la batalla a todos.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ya he visto Astral y conozco el informe de que hablas. Estoy de acuerdo con tu análisis pero quiero alegrarme hoy de encontrar tus comentarios, cada vez más tiernos y cada vez más lúcidos. y, además, confío en que mi análisis va a afectar a la realidad lo mismo o más que cualquier estampa de amargura y desolación con la que podríamos cubrirnos de sobra. Ahí llevas un beso, que te está haciendo sabia, por si no lo sabías

    ResponderEliminar
  8. Como siempre llego con un poco de retraso me perdí Astral pero eso no significa que no la pueda retomar. De todas formas algunos de los temas que se tratan ya los he ido leyendo en ciertas publicaciones de poca tirada que consigo en la biblioteca o leo por Internet. Me gusta saber que por fin, un personaje mediático las ha puesto en un lugar visible. Algo es algo. Buen reinicio tranquilo de trabajo. Sigue tomándotelo con calma. Besos

    ResponderEliminar
  9. Un placer estar por aca y conocerte
    me pones al tanto de cosas que no conocia
    Desde Miami se ve la vida diferente debe de ser porque no existe el invierno
    en este lado de la vida
    gracias por compartir lo que lees y sientes
    abrazo

    ResponderEliminar
  10. Las desgracias raramente vienen del cielo, más bien las construimos los humanos, algunos de forma directa y otros con la indiferencia, el mirar hacia otro lado, la pasividad. Ojalá recuperemos la lucidez y sepamos actuar dentro de lo que cada uno pueda.

    ResponderEliminar