El discurso del Rey

Aunque tras leer (no he podido verlo en directo y no me gusta quedarme con los cortes "interesados") el discurso del Rey Felipe VI ante las Cortes Generales, (AQUÍ el enlace) la tentación de escribir sobre la película del mismo nombre es enorme, el agua del Ebro me hace cabezona y allá vamos.

Siempre he tenido curiosidad por saber quién escribe estos discursos y aunque creo haber leído en alguna parte que las palabras del Rey son supervisadas por el Gobierno, en el caso del joven monarca más parece que el proceso sea a la inversa, al menos esa sensación me quedó tras escucharle en la ONU hablar de los refugiados como si el mismo Fernández Díaz lo hubiese poseído y hoy, salvo porque vocaliza mejor, mucho mejor, podría haberlo pronunciado Mariano Rajoy.
Un discurso que a pesar de reclamar la mirada al futuro, vuelve una y otra vez al pasado (un pasado ideal con el que no hay deudas pendientes, ni memoria histórica por recuperar)  afirmando sin rubor que estamos en el buen camino, creciendo y creando empleo, resulta vacío y hueco cuando no falso e impostado. 
Puede que si la triste historia de la anciana que fallece en su helada casa  por el incendio que provoca la triste vela con la que se alumbra, no fuese tan reciente, hubiese sido menos llamativa la distancia desde la que menciona a quienes más han sufrido, o el silencio sobre lo necesario que resulta que quienes se han enriquecido en la crisis (que, curiosamente, da por terminada) aporten más para aliviar la enorme brecha de desigualdad.
Nuestro Rey no tartamudea, pero está muy lejos de ser emocionante o motivador. 
(sobre cómo ha visto la investidura de Rajoy: "fruto del diálogo, la responsabilidad y la generosidad", ya si eso...)

15 comentarios :

  1. Desde el Palacio de la Zarzuela, la vista no alcanza mucho más allá.
    Si España va bien, la familia real va bien.
    Por lo demás...
    "La política no es ya teatro: es un espectáculo" frase que acabo de oír viendo un capítulo de la serie "House of Cards".

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Eso, lo demás...
    No veo House of cards (la tengo en espera), pero hace no mucho algo parecido decía por aquí, y mucho me temo que vamos a más
    https://abaloriospvv.blogspot.com.es/2016/11/orden-de-los-factores.html

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Te saco de dudas. Los discursos del rey los escribe el gobierno. Siempre. Excepto la felicitación de navidad, que se escribe en Zarzuela y se supervisa en Moncloa. El rey, se supone, no tiene opinión política propia.
    De lo demás, ya si eso, en otro momento, que hoy íbamos con corbata.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Son los mismos y defienden unos mismos intereses, los mismos perros y con distinto collar.
    Respecto al joven rey, me parece frío, distante como un témpano de hielo, con lo cual no puede ser de ninguna forma motivador.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Nos hemos pegado media vida
    poniendo a parir al campechano
    y ahora nos quejamos
    del preparao.
    Soy monarquico
    porque soy constitucionalista
    si la constitución hubiera sido
    republicana,
    probablemente
    también yo lo sería.

    ResponderEliminar
  6. Bueno no voy a decir nada sobre la monarquía esa que no seme ha dado la opción de elegir, pero si la obligación de pagarla...
    Pero que diga que es fruto del dialogo etc etc me ha echo reir a carcajada plena.
    Que penita de verdad.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ni emocionante, ni motivador, ni tan siquiera un poco interesante.

    Repetitivo, y empieza a sonar a hueco.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Finalmente al pobre solo le toca bailar siempre con la mas fea.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues yo tampoco he perdido el tiempo escuchando el discurso pero por las palabras que reseñas no me he perdido nada. Efectivamente le ha poseído el espíritu de Rajoy. Tiene la misma capacidad para ver la realidad que debería ser en lugar de la que realmente es. Aunque no recuerdo ningún discurso de este monarca o el anterior que no sonase a hueco. Vayamos al fin de semana que es lo que importa. Que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  10. Hoy nos hemos enterado en una entrevista que televisión tenía a buen recaudo realizada por Victoria Prego y que pese a la petición de Europa de que se hiciera un referéndum sobre monarquía o república, el presidente Adolfo Suarez no la realizó porque era claro que se perdía la monarquía, como se puede ver, ya empezamos bien y seguimos como el culo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con tu comentarista anterior, es puro protocolo. Por eso son tan aburridos porque están huecos y nunca van a decir nada sincero ni sorprendente ni mucho menos rompedor.

    ResponderEliminar
  12. Fácil: derroquen la monarquía. Siendo España uno de los país con mayor cantidad de ateos, agnósticos y librepensadores del mundo, parece extraño que todavía deban sustentar y tragarse los discursos de sus reyes (siendo que todos saben de la supuesta y privilegiada relación que ellos tienen con Dios; un Dios que no existe).

    Por otro lado, me encantaría redactar discursos. Eso sí, me gustaría elegir al gobernante al cual escribírselos. Por ejemplo, no lo haría ni por Kim Jong Un, ni Bashar al assad; aunque me paguen en oro. Solo les escribiría un discurso, si fuese el discurso donde anuncian su renuncia, su dimisión.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  13. Hay días, la mayoría, en que paso de ponerme de mal humor.
    No me interesa nada lo que diga el rey o Rajoy.
    Para mi solo vale la realidad de lo que pasa en la calle. Lo que vendan ellos, nada.

    Besos, Pilar

    ResponderEliminar
  14. Os leo con retraso y la distancia hace cada aportación aún más sabia. Vivimos en un teatro de variedades venido a menos, a mucho menos y seguimos pagando por la misma función con la absurda ilusión de que cambie o nos acabe gustando.
    Ainsss

    Besos a todas y todos

    ResponderEliminar