¿Loteria sin premio?



Que sí, que vale, que será porque soy tan cursi como sensiblera pero a mí me ha gustado.



Quizás porque me porté como una profesional de los eventos y en la celebración de las Bodas de Oro de mis padres no se me escapó más que media lágrima y se me trabó la voz sólo un par de veces (nada que no se pueda ocultar con la excusa de un cigarrillo en el balcón o la inestimable ayuda de un sobrino de tres años dispuesto a gritar a pleno pulmón Viva los novios, cada vez que la emoción amenazaba con desbordar el dique), quizás porque hace años que tengo hecho el reparto, o porque lo que más que gusta es pensar que puede tocarle a mucha gente que lo necesita, no para comer, claro que en esa circunstancia quién tiene para loterías, pero a quien anda peleando con una realidad cada vez más sucia y gris.

Me emociono cuando los veo por la tele, aferrados a ese papelito que no les hará ricos, pero les permitirá mirar el año que se avecina con una sonrisa más abierta, felices porque también les ha tocado a sus compañeros de trabajo, a las chicas de la peluquería, a los del bar de Manuel, a sus hermanos…(y si alguien va a decirme que sobre todo le toca a Fabra y otros seres de su calaña pepera, por favor, hoy no)

Y eso que este año, puede que anticipando los recortes que se avecinan, la emoción no viene de la mano de esa lluvia fina de millones, sino de lo que no tiene precio; la gente que te quiere y que a veces solo necesita un empujón para demostrar cuánto.

14 comentarios :

  1. La locura del anuncio a mi hoy ya me ha saciado.
    Somos asi agarrados a los opios establecidos q nos dan para que aceptemos y agachemos una vez más.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Dejé de creer en la lotería y en los juegos de azar cuando después de un año en Madrid jugando todos los días a los ciegos, hoy la once, no me tocó ni una pedrea, por eso me satisface cien veces más un simple y pequeño beso de mis nietos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ayer me lo enviaron por whasapp
    el mensaje es lindo
    la lotería la mejor son los amigos
    el resto puro azar
    la verdad es que yo no juego hace muuchos años

    un besito

    ResponderEliminar
  4. Vaya "jartá" a llorar.
    Demasiado bonito para ser verdad.

    ResponderEliminar
  5. Al primer visionado,lloré, porque me quedé con eso de que "hay que hacer caso a las madres",pero luego me dio por pensar en el drama de los que gastan/gastaron por encima de sus posibilidades y me dio el bajón.
    Eso sí, yo cada año juego más.

    ResponderEliminar
  6. El anuncio es emotivo pero mejor no pienses en que sucedería si eso pasara en la realidad porque te deprimirás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mi no me gusta.
    Opino como Toro Salvaje. Después de verlo en la tele pensé en la pobre señora cuando se enterara de la movida que han montado.
    Y el final... me imagino a la familia siguiendo con sus vidas y la señora preguntándose por qué, si tienen toda esa pasta, siguen como antes.
    Definitivamente, no me gusta.
    Que vuelva el de la Caballé, Raphael y demás, que me daba vidilla.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo creo que ese anuncio está hecho con toda intención: para que nos conformemos sabiendo que no nos va a tocar...además, este año, menos que nunca, venderán todos los números...con lo cual es probable que les toque todo a ellos y a los de Hacienda...

    Besos, Pili.

    ResponderEliminar
  9. Hace tiempo que vengo diciendo que las mejores pelis son los anuncios, sencillamente porque son en las que más se invierte. Recuerdo la de los zombis de Michael Jackson que costó 800 millones de pesetas de las de entonces. Los juegos son la gran mentira. La verdad es que se juega para perder, no para ganar. Sólo gana el 10 por ciento y pierde el 90 por ciento. Tú me dirás. Un beso

    ResponderEliminar
  10. A mí me ha costado entrar en el anuncio. Los escépticos tenemos este problema. Que nos cuesta más ilusionarnos. Ya no es que no crea en la lotería. Es que tampoco creo que la gente hiciera algo así por una señora. Y lo lacrimógeno me cuesta mucho. Fíjate que si no hubieras colgado el anuncio ni lo habría visto. Sí, yo, el típico hombre que no puedes dejar con un mando a distancia en la mano porque cambia de canal todo el tiempo que sale la publicidad. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hay que seguir soñando. O intentarlo al menos, cada uno como quiera y como mejor pueda.
    Esto de la lotería ya es como el turrón o el Clásico.
    Yo compro el mismo número desde hace años, y un año me tocó un piquito. Para ir de copas...

    Bss, Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Ya sé que los anuncios son cada vez más como pequeños cuentos de hadas y por eso quizás me gustan, no son reales ni lo pretenden, vende una ilusión y a veces están bien hechos, como en este caso. Aunque reconozco que el debate en casa, sobre todo con mi hijo pequeño al que no le gusta nada porque entiende que engañan a la pobre anciana, o el mayor que dice que te venden la lotería sin tan siquiera la esperanza del premio, me ha hecho repensarlo despacio...y lo siento, me parece tierno, irreal y hermoso, como lo que es.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Nunca he comprado un billete de lotería en mi vida,
    Pero me alegro si personas buenas, humildes y generosas
    ganan algún premio.

    Besos

    ResponderEliminar