, , ,

Rita

Rita Barberá
El fallecimiento de Rita Barberá (que la tierra le sea leve) nos cogió de vacaciones tardías de otoño, así que solo de refilón he estado al tanto de las reacciones, de la polémica sobre si el Congreso le debía un minuto de silencio a la exalcaldesa de Valencia y Senadora del grupo mixto, y sobre todo de la matemática precisión con la que se cumple aquello de que España no hay como morirse para subir a los altares.


Y así he visto las declaraciones del siempre moderado Hernando sobre las causas del fallecimiento por infarto de la anteriormente orgullosa detentadora del carnet número tres del Partido Popular y que curiosamente han sido los medios que difundieron sus actos, que tan buenos y santos eran que llevaron a su encausamiento (junto al resto de sus compañeros de lista electoral) por un presunto delito de blanqueo de capitales y financiación ilegal, eso sí a ella por el Tribunal Supremo porque a pesar de ser apartada del partido, no renunció a su acta de senadora.

Y junto a ellos, los partidos malos y perversos que denunciaron la situación y la vergüenza de tener como representante de las Cortes Valencianas en el Senado a señora de tal calibre. Todos malos, todos hienas, crueles e insensibles con una persona a quien amparaba la presunción de inocencia. Visto de refilón parece incluso que hay quien en Ciudadanos se plantea si no debería esperarse a la sentencia firme antes de reprobar a un político.

¿Quién le iba a decir a Rita que como el Cid prestaría servicio a su partido, aún después de su fallecimiento?

17 comentarios :

  1. Menos mal que la tormenta te ha pillado de vacaciones, porque esto ha sido de un festival de la hipocresía. Espero que las aguas vuelvan a su cauce.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. En la Edad Media España sufrió oleadas sucesivas de epidemias de peste que se llevaron por delante miles y miles de personas. Llevo un tiempo cavilando que los avances científicos han eliminado la mortalidad de la peste que ahora se limita a dejarnos gilipollas. Algunos vienen de serie y cusando se contagian se les queda crónico in excelsius. Eso explica muchas cosas, creo yo.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. En la Edad Media España sufrió oleadas sucesivas de epidemias de peste que se llevaron por delante miles y miles de personas. Llevo un tiempo cavilando que los avances científicos han eliminado la mortalidad de la peste que ahora se limita a dejarnos gilipollas. Algunos vienen de serie y cusando se contagian se les queda crónico in excelsius. Eso explica muchas cosas, creo yo.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Ha sido un circo.
    Hasta de los muertos quieren sacar tajada los peperos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En estas tierras lejanas no sabíamos de su muerte. ¿También se volvió "buena" al morir?


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Así es la vida, querida amiga. El cinismo es capaz de hacer virtud de cualquier defecto. Siempre habrá alguien que lo crea. De tu comentario a mi texto quiero decirte que, por favor, no lamentes nada. Cada uno somos como somos. Eso sí, si has descubierto los abrazos, a por ellos y que no se te escape ninguno. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Les ha fallado la intentona de "utilizarla". Están demasiado recientes las declaraciones de Hernando aclarando que a Rita se la había apartado del partido deprisa y corriendo para evitar salpicaduras.

    Tiene narices el acusar a los periodistas de ser una jauría sedienta de sangre. ¿ Lo es también "La Razón", un periodico de su cuerda ideológica que dedicó bastantes columnas al "asunto Barberá ?.

    Lo que ha hecho el PP a raíz de la muerte de esta señora ha sido un ejercicio de cinismo bastante burdo, e intentar aprovecharlo para revisar sus pactos con Ciudadanos.

    Pero no ha "colado".

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. A mí esto me recuerda a entre todos la mataron y ella sola se murió. De todas maneras, sí que tengo la impresión que a veces los periodistas pasan, de un extremo a otro, sin remordimiento, y que deberíamos ser más exigentes con la información y la forma de tratarla. Para mí, ni todos somos tan buenos ni todos son tan malos.

    ResponderEliminar
  9. A todos los que se mueren, se les suele subir a un pedestal.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. Es que parece que la muerte hace mejores a las personas. Por esa regla de tres no podríamos hablar mal de nadie para herirle. Aunque fuera un pederasta. Si eres un personaje público y te pillan en un asunto turbio... la prensa no va a ser amable contigo. En cualquier caso poco hay que hacer cuando alguien muere. Por malo que sea. Ni cebarse con el muerto porque ya no importa ni se puede defender, ni inventarse virtudes falsas. Estaría bien más sobriedad informativa en los funerales. No pasarse días buscando responsables por la muerte de alguien a quién el corazón le ha fallado. Tanto la prensa como los políticos que lo han usado a su favor han acabado por distorsionar la realidad. Como si no lo hicieran bastante ya. De todas formas este es un asunto que pasará pronto de moda.

    ResponderEliminar
  11. Hipocresía creo que es la palabra clave para explicar todo lo que ha pasado. Y también ridículo. En fin, parece que algunos no se cansan nunca de demostrar lo viles que son.

    ResponderEliminar
  12. A mí me pareció siempre una sinvergüenza absoluta.
    Y sigo pensando lo mismo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pilar, después de leerte, escribí sobre esto (y te menciono, por cierto). Si quieres verlo, ya sabes: http://rafarrojas-lanadaylafuga.blogspot.com.es/2016/11/rita-barbera-y-sobre-los-vivos-y-los.html
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Creo que ya lo he comentado por ahí, el fallecimiento de Rita Barberá, al margen de las cagadas que cometió en Valencia, y de lo que chupó, se la ha cargado su partido. Ya llevaba bastante tiempo, que tenía más mala cara que una puerta descolgada. La han matado los suyos, con expulsarla del partido, que hicieron muy bien, antes la tenían que haber llamado al orden. Pero ahora los sinvergüenzas del PP, están muy apenados.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  15. Está visto que en este país hay que morirse para ser extraordinari@s. Ahora dicen los suyos que hay que archivar todas sus fechorías porque fue una mujer muy buena...
    http://nadatedigotodotelocuento.blogspot.com.es/2013/02/seras-excelente_9093.html

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo. Misteriosamente todo ser una vez muerto, parece que era una buenísima persona. Telita.
    Y luego está lo de las teorías conspiratorias a raíz de su muerte, como si la edad, el tabaco, el frasco carrasco y la bilis no fueran suficiente motivo para llevarte al otro lado. En fin...

    ResponderEliminar