, , , ,

Superluna de miel

El pasado fin de semana celebramos las Bodas de Oro de mis padres con una escapada. A los pies de los Mallos de Riglos nos reunimos hijos, yerno, nueras y nietos para festejar un viaje apasionante.

A su lado revisamos una larga vida reflejada en imágenes, primero en blanco y negro, más tarde en una suerte de color casi desvaído (el proceso de escaneo no mejora mucho el tono amarillento de las fotografías de verdad) para pasar después a una inmensidad casi inabarcable de imágenes digitales con las que quizás creemos retener a nuestro lado los momentos más alegres: bodas, nacimientos, primeros pasos, festivales escolares, fiestas navideñas y viajes. Cincuenta años dan para muchas fotos con las que recorrer la ilusión del noviazgo, el nacimiento de la primera arruga, el brillo de las primeras canas mientras los hijos crecen y antes de darte cuenta se convierten en padres, e incluso el susto de los inevitables achaques.

Gracias a las nuevas tecnologías, incluso nuestros emigrantes australianos pudieron hacerse presentes y velar ojos y palabras. Ha sido un fin de semana hermoso, al que sin duda se apuntaron quienes nos han ido abandonando, puliendo una luna como no volveremos a ver, quizás su manera de contarnos que a pesar de los pesares (y en cincuenta años, quién no ha llorado) la suya ha sido y sigue siendo, una enorme luna de miel, o en palabras de mi madre “visto así; todo seguido, me gusta

12 comentarios :

  1. Qué tierna tu madre...
    Felicidades a toda la familia.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, mis felicidades para todos, las bodas de oro son envidiables. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Mil felicitaciones, Pilar, a tus padres por esa constancia y paciencia
    de tus padres en el amor!. No es fácil convivir 50 años y que,
    a pesar de los altibajos esperables, siga siendo una luna de miel.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  5. ¡Enhorabuena!
    Mis padres las hicieron hace tres y es muy emocionante ver su complicidad.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la frase de tu madre, es bonito poder celebrar algo así. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades, y que sea por muchos años más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Lindo y sentido homenaje a las bodas de oro de tus padres. Por lo demás muy buen titulo, acertado: superluna de miel. ¿Qué mejor?

    Más saludos, Pilar!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos, lo cierto es que disfrutamos mucho

    ResponderEliminar
  10. Hola Pilar: Como hacía tiempo que no pasaba, hoy, (ya casi mejor mañana). te he venido a leer. Pero me encuentro "ésto" y no puedo pasar en silencio.
    Una vez más, gracias, muchísimas gracias. Hicisteis que fuese algo mucho más grande de lo que podíamos imaginar... Nos sentimos queridos, acompañados, unidos, felices y agradecidos por haber podido llegar a esos "50 años juntos". Como bien dices, se apuntaron, cómo no podía ser de otra manera, los que nos han ido abandonando...Logramos recordarlos con cariño y emoción, pero sin dejarnos llevar por ello. Así les habría gustado a todos. Seguro. Podéis estar satisfechos. Fué un verdadero "día feliz". Os queremos.

    ResponderEliminar