, , , ,

Se armó el belén

De mis pinitos en la democracia participativa me queda el sencillo orgullo de ver a mi Alcalde trabajar duro por hacer una Zaragoza mejor, más abierta, inclusiva y participativa; la información de primera mano de lo que pasa en la sede consistorial, curiosamente alejada de la versión que nos proporciona Heraldo de Aragón día a día, tacita a tacita; y mi inclusión en la lista de correo del plenario de Zaragoza en Común.


Gracias a esta lista mi buzón siempre está saludablemente lleno de información sobre las reuniones de los múltiples grupos de trabajo sectoriales, iniciativas en barrios, propuestas o campañas para apoyar difundiendo en redes, pero a veces, la lista entra en una dinámica acelerada de correos y respuestas (dimes y diretes) que genera polémica (y mal rollo), habitualmente sucede que alguien siente la imperiosa necesidad de compartir su opinión sobre algo (o contra alguien) y como una gripe se va contagiando. La penúltima, que ha provocado la baja de un número significativo de personas hartas de malos modos, pensamientos circulares e incluso ataques personales, ha sido sobre el belén.

Para las fiestas navideñas el Ayuntamiento organiza en la Plaza del Pilar, que como todos los que conocéis Zaragoza (y si aún no habéis venido, cualquier fecha es buena) es una plaza de proporciones ciclópedas, un montón de actividades. 

Ahora mismo hay una ladera para tirarse en trineo, una pista de hielo, un snow park con tirolinas, un tiovivo, un puesto de paseos en ponys ecológicos (sea esto lo que sea), un árbol de los deseos, una treintena de puestos de mercadillo navideño, un par de escenarios para teatro de títeres y música y el tradicional belén gigante, que este año ocupa unos 1.000 metros cuadrados, formado por 56 figuras de tamaño real ambientadas sobre un escenario histórico que incluye el Portal, el palacio de Herodes o el Zoco de mercaderes dónde se representan escenas tradicionales de oficios aragoneses; carpintero, alfarero, matacía, mimbre… así como un huerto en el que este año todos sus productos son hortalizas ecológicas cultivadas en Zaragoza en el marco del proyecto Huertas Life Km0. Es decir que los algo más de 24.000 metros cuadrados de la plaza, 1.000 se han destinado a montar el belén.

Y esta ha sido a juicio de los promotores de la polémica una enorme traición a los principios fundamentales de la plataforma ciudadana que en permanente equilibrio ha convertido a la capital del Ebro en una de las ciudades del cambio, ¿cuál es el argumento? Buceando mucho y con unas dosis de buena voluntad de las que no hacen gala quienes usan este espacio para sus personales batallas con una creciente ausencia de respeto o tolerancia, he concluido que se justifican (o parapetan) en la declaración de laicismo de las instituciones.

Apoyo la idea de que las manifestaciones religiosas con proyección pública se desarrollen bajo el auspicio, responsabilidad y a costa de las iglesias que las promueven y creo sinceramente que los cargos electos no deben prestarse a realzarlas con su presencia institucional, pero no creo que se deba romper con la costumbre y la tradición a golpe de voluntad de una fuerza aún minoritaria y menos desde el desprecio. Si en el espacio público se monta el árbol de los deseos una tradición de ascendencia japonesa o escandinava, por qué no el belén que es nos es más propio, si se apoyan festivales de gospel acaso no es lógico que se canten villancicos, o dicho de otro modo, dejemos a la sociedad evolucionar a su paso y abramos el espacio público a otros modos de celebrar, sin imponer.

No quiero ni imaginar cómo hubiera ardido el correo si hubiese sucedido aquí lo del Hospital Provincial de Fabra Castellón y su belén de 90.000 euros, o quizás no es una cuestión de dinero.

¿cómo lo veis?

19 comentarios :

  1. Coincido en mucho con tu reflexión
    y si a la gente le apetece montar el belen
    pues que lo monte.

    Otra cosa es lo de la democracia llamada participativa.
    No es que esté en contra,que no lo estoy. Sino que mi experiencia igual no ha sido la mejor.
    En nuestra querida ciudad (la tuya y la mia)están proliferando los exitosos foros de decisión asamblearia... a la que acuden 8 vecinos (no es un número al azar)en la que yo fui habia 8, pero 8 contados, sin contarme a mi.
    6 representantes de entidades de variado pelaje pero uniforme interés,
    una señora que yo creo que se confundió de sala y como le hizo gracia se quedó
    y una dimazadora de la reunión que como cobraba por estar allí pues la mujer no tenía más remedio que quedarse.
    Antes de ser una democracia participativa hace un par de años habia acudido a otra sesión del mismo foro. En aquel caso estaban los mismos 6 representantes de entidades variadas que iban a estar dos años después; como variedad ninguna señora se confundió de sala y tampoco habia dinamizadora (eso que se ahorraron).
    Por lo que comprenderas que mi opinión, con ser sesgada y parcial, no es muy proclive a convocatoras asamblearias directas en las que acuden los mismos 6 representantes que cuando no lo eran.

    Disculpe el rollete.
    Abrazos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no es un rollo, no te falta razón, nos falta práctica, somos más de no participar y quejarnos, más o menos como en las reuniones de la comunidad de vecinos y la participación online tampoco es lo ideal, en fin seguiremos intentando imaginar un modo mejor.
      un beso entre la niebla

      Eliminar
  2. No sé del tema de Zaragoza, pero me fío de tu buen criterio en todos tus comentarios y también en este.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. imagino que el debate será similar en muchos sitios, replantear la realidad es dificil.
      Un beso

      Eliminar
  3. Me gusta la Navidad y sus tradiciones, los ayuntamientos se deben a los ciudadanos y lo mismo que se acordonan calles cuando un equipo gana una copa, o se corta el trafico para la manifestación del orgullo gay, o para el desfile de carnaval, se puede montar un belén, para unos cuantos. Todos tenemos cabida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el respeto y el reconocimiento de la diversidad son la clave, supongo que tendremos que aprender entre tod@s
      Un beso

      Eliminar
  4. Que el municipio arme un nacimiento de Belén me parece una hipocresía, pues al mismo tiempo esta acogotando a los vecinos que no pagaron sus impuestos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el ayuntamiento hace cuanto puede porque no sean los impuestos municipales los que agraven las situaciones de precariedad, pero entiendo lo que planteas, gracias como siempre por tu presencia.
      Un beso

      Eliminar
  5. Yo creo, el cree, nosotros creemos, solo que me estoy volviendo un descreído.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo si no sobrasen los motivos, un abrazo

      Eliminar
  6. Sin entrar en política yo estoy a favor de que monten el Belén, y por lo que cuentas lo habrán dejado precioso...

    ResponderEliminar
  7. Bien, he llegado recientemente a la conclusión de que haga lo que haga un ayuntamiento con el asunto de los belenes, siempre hay y habrá polémica.

    Años atrás, cuando el ayuntamiento de Barcelona colocaba un belén tradicional en la plaza de San Jaime, las izquierdas anti-sistemas "cargaban" contra la "invasión" del espacio ciudadano con una manifestación religiosa.

    Este año el consistorio de la señora Colau ha "colocado" una especie de anti-belén, con toda una serie de escenas encerradas en burbujas, inspiradas den un poema, que poco o nada tienen que ver con la Navidad.

    Enlace :

    http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20161126/412182752123/belen-barcelona-sant-jaume-a-favor-en-contra.html

    Ahora son los tradicionalistas los que "cargan" contra el ayuntamiento a cuenta del "cristo", digo del no-belen.

    Creo que la mayoria de los ciudadanos estamos cansados de polémicas bizantinas, y que un belén tradicional no hace daño a nadie, y allá cada uno con sus convicciones personales y religiosas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa es como siempre la clave, respeto, pero no parece fácil, quizás si lo religioso volviese al espacio personal... pero roto el huevo o tortilla o mahonesa,

      Un beso

      Eliminar
  8. No acabamos de cogerle punto al respeto mutuo y la tolerancia. No quiero recordar la que se armó el año pasado en Madrid por el traje de los reyes magos a quienes, según parece, todos conocían muy estrechamente para asegurar que así no iban vestidos. Nos portamos de manera adolescente. No creo en ninguna religión pero me gustan los belenes, los hay verdaderamente artísticos. En Ramales de la Victoria el ayuntamiento organiza una exposición de belenes del mundo, que es una preciosidad. Aunque, si he de decirte la verdad, lo del árbol de los deseos me parece lo más de lo más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El árbol es precioso y una idea estupenda, tod@s tenemos un deseo hermoso para el año que entra.
      Un beso

      Eliminar
  9. Yo apoyo toda creencia que no se apoye en mis impuestos. A mí nadie me paga mis festivales no religiosos. Tampoco veo por qué pagar los religiosos. Pero sí, no me manifiesto demasiado en contra de belenes y demás porque a pesar de todo, sé que no puedes cambiar creencias tan firmes de un día para otro. Y costumbres. En ese sentido tengo que ser yo el que ejercite un poco de tolerancia. Tengo poca pero algo me queda. Será que la Navidad es de las pocas fiestas que aún disfruto. Por lo de reunirnos toda la familia, no por las tiendas, claro. Y seamos honestos. Si no hubiera excusas así, a ver cuando nos juntábamos todos. Bueno, que me disperso. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una buena forma de verlo, pero también pagamos las religión futbolera con la seguridad, las vallas... en fin que si es un acto o manifetstación social es fácil verlo pero si tan sólo es una manifestación religiosa... en todo caso es curioso el debate en una ciudad que cada año bate récords en la ofrenda.
      Un beso

      Eliminar
  10. No puedo opinar sobre política española, aunque trate de empaparme de ella,
    pero si he de decirte que aún, de todos los lugares que he recorrido
    de España, no he llegado a visitar Zaragoza, que ganas no me faltan,
    desde luego, en tal caso, te avisaré para tomarnos un café.

    Un abrazo

    ResponderEliminar