, , , ,

Cuando acaba el ruido


Este fin de semana todo pasaba por Madrid, ya fuese la Caja Mágica donde el Partido Popular sordo y mudo a la primera de las condenas de la Gürtel seguía alabando la voz de un Rajoy que se sabe ganador desde la poltrona de la indolencia, seguro de que a la derecha no hay nada porque rebosa cualquier extremo; ya se tratase del pabellón de la ONCE desde donde el alcalde de Vigo hacía de anfitrión de alcaldes del PSOE reunidos con expectación para la nopresentación de la candidatura de Susana Díaz que se quedó en un alarde de ganas, fuerza e ilusión; la plaza de Vistalegre donde Podemos celebraba su 2ª Asamblea Ciudadana estatal, como traca final del proceso de votaciones de documentos, listas y candidatos, o como se ha venido a llamar el duelo al sol donde Pablo se ha impuesto a Íñigo,si bien la representación del sacrificio puede que se retrase unos días; o el Palacio de los Deportes donde ella, la tonadillera que pasó de ser la viuda de España a la primera famosa encarcelada por aprovecharse de la corrupción, triunfaba ante sus fans tanto o más entregados que los que vitoreaban (con elegancia y recato) al presidente que anda rápido, los que reclamaban unidad en Podemos (probablemente sedientos de la sangre del adversario) o los que adulaban a la andaluza sin hacer caso a su bases cada día más revueltas.

Ha sido un fin de semana de muchos gritos, de muchos lemas, de mucha frase entregada al clamor de la gente, pero ya ha caído el telón y puede que muchos al acostarse esta noche tengan la incómoda sensación de tener la cabeza caliente y los pies fríos.

En el silencio el lunes se agazapa dispuesto a encararnos con un país que ante la violencia asesina sigue sin poner medios ni remedios, que ante la precariedad mira hacia otro lado, dispuesta a condenar a quienes ganan demasiado (ahora los estibadores, mañana tú), que ante el frío oscuro de quienes no pueden pagar la luz mira al cielo con la esperanza de una lluvia que ni cuando la pertinaz sequía...porque la realidad sigue estando aquí.

5 comentarios :

  1. Hoy, mañana y pasado mañana seguiremos con más de lo mismo. ¡¡Jodido país!!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pasó de todo y no pasó nada. Si el Lunes se parece al resto de Lunes es porque todo ha sido mucho ruido y las mismas pocas nueces habituales. Tú sigues trabajando y no te han subido el sueldo, creo. Nada nuevo bajo el sol. Buen principio de semana en cualquier caso.

    ResponderEliminar
  3. Una falsa catarsis, en todos los aspectos.

    Pasan los dias, semanas, meses, y todo continua igual.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo este fin de semana me la pasé de fiesta, por mi cumpleaños que fue el viernes.

    Ahora me doy cuenta de que la pasé genial, en parte, porque no leí la prensa ni vi noticias esos días.... :-)

    Pero, hay que volvér a la reina, lo sé, no podemos vivir eternamente en el limbo.

    Un abrazo, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo a la realidad, no a la reina. Vale

      Eliminar