, ,

En la niebla


Acabo de terminar La hora de despertarnos juntos de Kirmen Uribe, una novela con estructura de investigación biográfica sobre Karmele Urresti (enfermera) y Txomin Letamendi (trompetista) que sirve al autor de excusa para volver a contar la guerra, el exilio y la vida bajo la dictadura de Franco, en este caso de un grupo de nacionalistas vascos cercanos al lendakari Aguirre.

A pesar de los interesantes datos sobre las actividades del gobierno vasco en el exilio o de su aportación, mediante la prestación de servicios de espionaje, a la victoria de los aliados en la II Guerra Mundial, su tono buenista, costumbrista, rayando lo naif en la construcción de los personajes le resta emoción, solidez y casi me atrevería decir, veracidad.

Sin embargo tengo que agradecerle esta cita de Milan Kundera:

“El hombre es el que avanza en la niebla. Pero, cuando mira hacia atrás para juzgar a la gente del pasado, no ve niebla alguna en su camino. Desde su presente, que fue su lejano porvenir, el camino le parece del todo despejado, visible en toda su extensión. Mirando hacia atrás, el hombre ve el camino, ve la gente que avanza, ve sus errores, pero la niebla ya no está.”

Uribe recurre a este texto, enmarcado en una reflexión del checo sobre la connivencia con los delitos soviéticos, para justificar el apoyo inicial a ETA y la posterior actitud de buena parte del pueblo vasco, pero más allá de la intención de ambos, creo que proyecta una poderosa imagen y abre un interesante debate.

Es cierto que el análisis del pasado es más sencillo que la evaluación del presente, anticipar las consecuencias de nuestras acciones u omisiones no es sencillo, pero convertir en niebla el presente, esconder nuestras responsabilidades, ¿no sería un modo de declararnos incompetentes para la vida o refugiarnos en sus dificultades para resultar absueltos de nuestras decisiones?

20 comentarios :

  1. La pena es que cada uno ve el pasado con sus ojos lo que hace difícil un análisis objetivo, por esa causa la puesta en libros de nuestra guerra civil es tan deficiente, o la escribieron los ganadores, o si la hace un perdedor la escribe con cierta rabia, poca objetiva hay en nuestros libros de historia, es uno de nuestros defectos, la mitad de los españoles somos buenos la otra mitad son malos o viceversa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en este caso no hay rabia, sino un cierto aire naif, inocente, plano, sobre una realidad sin duda compleja, de todos modos no deja de ser interesante.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hubo un tiempo en que lei mucho sobre la guerra, ya lo he dejado de lado, hasta los americanos han dejado de hacer películas del oeste. He pasado página. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que aún no he terminado con el tema, creo que aunque como personas podamos pasar página como país nos falta mucho, empezando por el reconocimiento de quienes aún hoy esperan en cunetas el adiós de sus familiares.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. El estilo buenista no me gusta en ninguna obra de ficción o de no ficción. La vida no es buenista así que acabo por no creerme esas historias. Creo que sobre ese tema se habla mucho del libro de Aramburu.Dicen que es mejor. No sé. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro de Aramburu me ha impactado, aún no puedo escribir sobre él. Este otro sin embargo me ha dejado fría, su modo de narrar no acerca realmente a la realidad sin contraste que quiere contar, queda en una suerte de trabajo de recopilación sin vida ni alma.
      Un beso

      Eliminar
  4. Ya sabes lo que pasa en estos casos. Cada uno cuenta la feria según le va. Y los libros no son la excepción. Según el color del biógrafo o historiador; así lo narra.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no es una cuestión de color, narra una historia pero se le queda muerta entre las manos.
      Un beso

      Eliminar
  5. Cuál es la verdadera historia?
    La oficial?
    Eso no se lo cree nadie.
    La historia oficial silencia los crímenes y las aberraciones cometidas por los vencedores de cualquier guerra o conflicto.
    Y basar los razonamientos en es historia es construir argumentos sobre arenas movedizas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en este caso es como eso, como una historia oficial llena de datos contrastados y nada de vida, sin duda habitamos en los papeles que dejamos atrás pero ¿estuvimos alguna vez en ellos?
      Un beso

      Eliminar
  6. Hola Pilar me gustan tus entradas y con tu permiso me quedo por aquí y te invito a que peses por mi espacio si te apetece. He leído mucho sobre la guerra civil española y dependiendo de la ideología del autor la historia es totalmente diferente. Es mas creíble lo que nos puede narrar un escritor neutral en el tema.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de recibirte, ahora paso a verte.
      Sin duda el posicionamiento inicial marca el sesgo de la historia y ésta no carece de él, pero no es eso lo que le reprocho sino la frialdad, la falta de arrojo, en fin que no se puede gustar a todos.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Pues no hagas el esfuerzo, hay tanto por leer ;)
      Besos vecino

      Eliminar
  8. Creo que el miedo a lo desconocido siempre engendra niebla. Esta desaparece cuando volvemos la vista atrás porque el camino ya está dibujado. Dibujarlo es más complicado, y elegir si lo hacemos con un lápiz borrable o con tinta indeleble....es más complicado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la niebla desaparece cuando se toman las decisiones, pero ¿podemos culparla a ella de lo que hacemos?
      Un beso

      Eliminar
  9. Es una forma de justificar la miopía voluntaria en determinadas ocasiones como otra cualquiera.

    Un fin no justifica cualquier medio para alcanzarlo. Así corremos el riesgo de desacreditar completamente la causa que perseguimos.

    Como decía aquél : "El infierno está lleno de buenas intenciones".

    Mas pedagógico sobre el terrorismo de ETA y sus consecuencias me parece "Patria", de Aramburu.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya le comentaba a Sergio, Patria me ha impactado tanto que necesito leerlo de nuevo y reposar antes de hablar de ella, pero sin duda la recomiendo vivamente. Nada que ver con este libro que tampoco se centra en ETA ni mucho menos.
      Creo que la niebla existe cuando hay muchos caminos a tomar, pero no es la responsable de lo que hacemos.
      Un beso

      Eliminar
  10. Interesante lectura, intentaré echarle un ojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que se lee sin dificultad, sería estupendo que volvieras a contarnos tu opinión.
      Un saludo

      Eliminar